Política

Apertura de sobres

La provincia avanza con la licitación del agente financiero

El 30 de junio vence el contrato con el Nuevo Banco de Santa Fe. El pliego establece que el nuevo adjudicatario deberá llevar adelante una expansión del servicio, con más cajeros y sucursales, además de un plan de negocios orientado al desarrollo de las economías locales. No habrá despidos


El banco que gane la licitación de agente financiero de la provincia deberá cumplir un exigente pliego de condiciones. Entre ellas, mantener “como mínimo” la actual planta de trabajadores –unos 1900 cargos–, realizar las inversiones necesarias para prestar servicios en más cantidad de localidades que ahora, llevar adelante un Plan de Negocios que tenga como eje el financiamiento de desarrollos productivos locales y pagar un canon anual que será un porcentaje de la masa salarial que abona la provincia.

Las condiciones figuran en el pliego de la licitación para contratar al futuro agente financiero de la provincia, cuyo costo es 250 mil pesos. La apertura de sobres con las ofertas será el 28 de marzo en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno. La licitación establece que los interesados en participar deberán presentar dos sobres: uno con los antecedentes técnicos y otro con la propuesta económica y financiera.

El contrato del gobierno provincial con el Nuevo Banco de Santa Fe vence el 30 de junio. Tres meses antes se conocerán las ofertas, que serán evaluados por una comisión integrada por cinco miembros designados por el Ministerio de Economía de la provincia. Esa comisión será la encargada de revisar tanto la documentación como las propuestas presentadas por los oferentes.

Las condiciones

El pliego establece que el próximo adjudicatario está obligado a mantener “como mínimo” el mismo número de empleos existentes al momento de la licitación. Además, en caso de que la entidad ganadora de de la licitación fuera no fuese la actual, deberá “asumir la obligación de incorporar y mantener durante el plazo de vigencia del convenio de vinculación, todo aquel empleado que le sea transferido por el actual Agente Financiero, que manifieste expresamente su voluntad en tal sentido y cuyo contrato de trabajo se encuentre vigente”.

El futuro cesionario –siempre en el supuesto que no continúe el Nuevo Banco de Santa Fe– deberá reconocer al personal transferido la totalidad de los conceptos remunerativos, antigüedad, régimen de licencias y demás beneficios que los trabajadores posean a la fecha de la transferencia.

Otra de las cláusulas incluidas en el pliego apunta a generar un plan de inversión que asegure la continuidad del servicio en las condiciones del actual agente y que garantice “la misma cantidad y ubicación por ciudades y comunas de filiales, cajeros automáticos” y otras oficinas de acuerdo a las normas del Banco Central.

En ese sentido, se establece que la entidad adjudicataria deberá realizar una expansión “constante” de su capacidad de atención durante todo el período de vigencia del contrato. Deberá contar con al menos una filial en los distritos de más de 9.500 habitantes para fin del primer año de contrato; 9.000 habitantes para fin del segundo año; y 8500 habitantes para fin del tercer año de contrato. Y deberá asegurar al menos un cajero automático en los distritos de más de 4.750 habitantes para fin del primer año; 4.500 habitantes para fin del segundo; 4.250 habitantes para fin del tercer año; 4.000 habitantes para fin del cuarto año, y 3.750 para fin del quinto.

Financiar el desarrollo

La licitación del nuevo agente financiero se da en paralelo al proyecto presentado por el gobernador Miguel Lifschitz para crear un banco público orientado a impulsar el desarrollo del sistema productivo santafesino. Si ese proyecto prospera, ambas entidades –el banco público y el agente financiero– funcionarán en paralelo, aunque la idea del gobierno es que la nueva entidad pública reasuma las funciones que tuvo en su momento el privatizado Banco Provincial.

En ese sentido, el pliego de la licitación para el agente financiero establece la obligación de llevar adelante un plan de negocios con eje en el financiamiento de la actividad productiva en la provincia y el desarrollo local.

El adjudicatario deberá garantizar el fondeo del Fideicomiso Productivo que forma parte del proyecto enviado por el gobierno a la Legislatura, además de disponer de líneas de crédito a tasas de interés por debajo del promedio del mercado destinadas a pymes, investigación y desarrollo, comercio exterior y estímulo a las exportaciones sector agropecuario, sector industrial, equipamiento del sector público municipal y comunal, situaciones de emergencia por catástrofes naturales y créditos hipotecarios.

Licitación con canon

El pliego fija un canon que el adjudicatario deberá pagar a la provincia como “contraprestación por la renta generada por el capital prestable proveniente de los saldos de las cuentas oficiales y de los haberes, obtenida por ser agente financiero y caja obligada” de la provincia.

Será un canon anual, y deberá estar expresado en “un porcentaje de la masa salarial líquida mensual de la Provincia que se ordena por cronograma de haberes”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios