Ciudad, Edición Impresa

anuncio del ministro contigiani

La provincia analiza alivio en la tarifa eléctrica para empresas

Así lo anunció el ministro Contigiani. Se subsidiará el costo del servicio a las que les supere el 5 por ciento de su facturación.


El ministro de la Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, se reunió ayer en Rosario con varios gremios en el marco de la crisis del sector industrial en la provincia. El funcionario anunció que desde la provincia trabajan en un plan para amortiguar la tarifa eléctrica para el sector industrial electrointensivo de la provincia, entre ellos los hoteles y los locales comerciales y gastronómicos.

“Estamos haciendo un cruce de datos y estudios, pero la idea es detectar en aquellos electrointensivos donde la facturación de la EPE producto del tarifazo supera el 5 por ciento de la facturación de la empresa y que esta empresa no puede trasladar al producto ese aumento. Intervenir mediante una devolución con esquemas de subsidio para permitirle a estas empresas electrointensivas industriales, hoteleras, comerciales, gastronómicas, tener un amortiguamiento del impacto del tarifazo en su facturación”, explicó .

“Estamos cruzando datos, queremos detectar quiénes están en el rango superior al 5 por ciento de impacto, quiénes no están trasladando al producto y ayudar a las pymes industriales porque lo que nos interesa es defender el trabajo”, añadió Contigiani.

El anuncio tuvo como escenario una reunión con los gremios que integran la Asociación de Sindicatos Industriales de Santa Fe (Asisfe), una formación que tiene apenas seis meses de existencia. Lo integran sindicatos que forman parte de distintas cadenas productivas –mecánicos, madereros, ladrilleros, ceramistas, metalúrgicos, trabajadores del vidrio, del plástico, del calzado, de la alimentación, entre otros– y que tienen en común haber quedado contra las cuerdas por la apertura de importaciones, la disminución del consumo interno, la inflación y los aumentos de tarifas.

“Hemos convocado al equipo industrial del Ministerio a que presente el plan industrial que venimos desarrollando y lo que estamos por anunciar que es el nuevo plan industrial 2017 y 2018”, les refirió Contigiani.

El ministro describió el plan: como “un conjunto de programas y herramientas que intentan desarrollar políticas públicas contracíclica, de apuntalamiento a las pymes industriales” de la provincia. Según marcó eso le permitirá a los trabajadores “ganar tiempo” y a los empresarios “invertir en bienes de capital” para “resolver el costo de producción”.

La intención es que el plan se lleve adelante sin despidos –la idea es precisamente para evitarlos– pero también sin flexibilizar las condiciones laborales: “Se trata de estrategias de organización e integración. Hemos monetizado 500 millones de pesos a 400 pymes resolviendo la inclusión financiera de muchas que no podían pasar por un banco. Eso ayudó a sostener el empleo y empresas en crisis”, destacó. Y  recordó que desarrollaron un programa de asistencia a empresas en crisis donde llevan invertidos 49 millones de pesos que beneficiaron a más de 115 empresas en crisis, donde intervinieron “para defender producción y trabajo”.

Pero desacoplar a la provincia de políticas nacionales que arrinconan la producción no es fácil. Contigiani no ahorró cuestionamientos al gobierno de Cambiemos.: “Nos hemos enfrentado a un cuadro nacional macroeconómico muy adverso, manejado por variables en contra al mercado interno”. Y detalló que el primero de los problemas es el derrumbe del poder adquisitivo de la población. “La Argentina sufrió una caída muy importante y eso se traduce en menos mercado interno. Y éste representa el 74 por ciento el consumo del producto bruto interno, es una economía en sí misma, lo que implica que los empresarios Pymes vendan menos”, destacó.  La segunda variable es el aumento de costos de producción vía tarifazos. “Aranguren (Juan José, ministro de Energía de Cambiemos) quiere llevar la energía a valores de mercado en un cuadro económico recesivo, poniendo a las pymes en una situación económica de extrema delicadeza en cuanto costos de producción directos e indirectos. Pequeños comercios, hoteles, gastronomía, pymes industriales venden menos, y aumentan sus costos. Y la tercer variables es la apertura de importaciones”, completó el cóctel

A modo de ejemplo el ministro explicó que en el primer cuatrimestre aumentaron las importaciones de silos de Brasil a Santa Fe un 250 por ciento. Y que el calzado tuvo un aumento interanual de las importaciones de capellada, la parte que más trabajo tiene, y se contabilizan 11 millones de pares de zapatos importados sólo en este cuatrimestre. “Es un cuadro recesivo donde el empresario no puede trasladar al precio los mayores costos, vende menos y tiene el mercado interno divido por importaciones, porque lo que aumenta en el país son las importaciones de bienes de consumo final”, describió.

Para Contigiani, las políticas de Cambiemos no sólo generaron pérdida de empleo, sino que hubo ajustes en las horas trabajadas. “Ayer se resolvió en Alcorta la suspensión de turnos y reducción de horarios para evitar el desempleo. Ya llevamos cerca de 60 procedimientos de crisis en cuatro meses”, advirtió con gravedad. Y distinguió: “En 2016 hubo 70, y en 2015, 57 ó 58. Los brotes verdes están lejos de ser realidad”, sostuvo. En ese esquema, Contigiani ofreció a los gremios un compromiso: “Santa Fe está dispuesta a dar batalla con nuestro plan industrial y nuestra visión de políticas productivas contracíclicas”, sostuvo. Y arrancó con la electricidad.

“Más cooperativa que nunca”

“Mientras el mundo tiende a manejar la lechería por modelos cooperativos eficientes, parecería que en el país la visión es discutir cuántos gerentes hay en Sancor, cuánto cobran. Están mintiendo en los datos para desprestigiar la cooperativa seguramente con intenciones de que alguien la compre y se quede con la marca Sancor, usufructuada quizás el día de mañana por alguna multinacional o capital privado”, advirtió el ministro Contigiani. La firma debe discutir en asamblea un plan de reestructuración, exigencia del gobierno nacional para dar luz verde al plan de asistencia por 450 millones de pesos.

En ese marco, el jefe de la cartera productiva marcó la cancha: “No es lo que queremos nosotros, queremos más y mejor cooperativa. Resolver el problema de la lechería en Argentina, porque lo que está en crisis es la lechería. Una cadena láctea darwinista sin reglas de juego, donde el damnificado es el tambero, donde le pagan lo que se les ocurre, donde tenemos pérdida de tambos, y el consumidor en las góndolas lácteas paga precios cada vez más altos”.

Destacó que los empleados de la cooperativa ganan por igual, y que desde el gerente al empleado están cobrando lo mismo. “Empezaron con 6 mil pesos, después 8 mil, ahora creo que empezaron con 13 mil. Quedan muchos salarios adentro. Con eso están sobrellevando la crisis. Están haciendo acuerdos con proveedores e insumos para empezar la rueda. Toda el área de dulce de leche ya empezó a producir de nuevo. Van rumbo a la asamblea para el plan de restructuración”, describió.

Telegrama a Agrana

El gobernador Miguel Lifschitz envió ayer una nota al CEO del grupo Agrana Fruit, dueño de la planta procesadora de frutas que bajó las persianas en Coronda para mudarse a Corrientes. El contacto lo facilitó el embajador de Austria, país de origen de la firma. “Vamos a esperar a partir de mañana para tratar de sentarnos en una mesa a revertir la decisión trabajando en alternativas para hacer viable la planta con los 53 trabajadores”, dijo el ministro Contigiani.

Comentarios