Edición Impresa, Espectáculos, Teatro

Teatro de títeres y objetos

La potencia del objeto como “sujeto escénico”

Desde mañana a las 21, todos los viernes de septiembre, en Plataforma Lavardén, de Sarmiento y Mendoza, cinco grupos del Colectivo de Titiriteros Rosarinos muestran sus propuestas pensadas para adultos.


Pensar al objeto como un sujeto escénico. Es decir: darle al objeto, se trate de un títere o no, un lugar que resignifique su sentido en el contexto de una obra teatral en la que el objeto traspasa su rango “objetual” para convertirse en personaje. En parte con esa premisa, un grupo de creadores agrupados dentro del Colectivo de Titiriteros Rosarinos dio forma al Ciclo de Teatro de Títeres y Objetos para Adultos que comenzará mañana en la ciudad y que agrupará cinco montajes en el Subsuelo de la Plataforma Lavardén (Mendoza y Sarmiento), todos los viernes de septiembre, a las 21, con una entrada única y muy accesible de 50 pesos.

“El teatro de objetos es un lenguaje que tiene una gran diversidad de expresiones estéticas con propuestas no sólo para niños sino también para público adolescente y adulto”, adelantan desde el colectivo local en un parte de prensa que agrega: “Rompiendo con viejos preconceptos acerca de la consideración del teatro de títeres como un «arte menor», sólo destinado al público infantil y como un entretenimiento, algunos creadores toman la potencia del títere como objeto y el mundo metafórico de los objetos en general como un elemento o signo escénico portador de múltiples sentidos, como un generador de ideas”.

“Este ciclo es un viejo anhelo que tenemos algunos grupos que venimos trabajando en la ciudad con estos lenguajes; buscamos instalar, como pasa con el circuito infantil desde 2001, otros espacios en los que podamos mostrar la producción para adultos ya sea la propia como la de otros grupos del país y ojalá en algún momento podamos invitar a grupos del extranjero, poder traer maestros, generar formación e información para el público acerca de nuestro trabajo y de esta estética”, adelantó la directora Mónica Martínez, que se suma al ciclo con La transformación permanente del tabú en tótem, y que integra la grilla junto con Tenue, Siempre fuimos todos clowns, Las otras piernas de Elvira y La cocina retratos (ver aparte).

Objetos en escena

Hay en el teatro contemporáneo una particular concepción de los objetos en escena que propician la creación de obras donde se ponen en juego la circulación de temas como la vida y la muerte, lo animado, inanimado, o problemáticas del mundo adulto, política, género, diversidad cultural, sociedad, entre otras, “como así también la expectación y el puro goce estético que se da a través de poéticas que investigan sobre la materialidad del objeto, el espacio, el cuerpo”, sostienen los creadores del ciclo, a lo que Martínez agrega: “Vivimos un momento de enorme experimentación en el cual los objetos se vuelven un lugar de cruce para tantos lenguajes que el fenómeno no se comprende hasta que no se ve, por eso planteamos este ciclo”.

No sólo para chicos

La estética del teatro con objetos, desde finales de los años 80, encontró en la Argentina una enorme caja de resonancia e incluso un camino a seguir en la producción del recordado grupo porteño El Periférico de Objetos, que supo abrir una puerta a un lenguaje que parecía vedado a los adultos y que rompió con el canon de “teatro de títeres sólo para niños”. “Hay algo que digo siempre: los títeres son objetos, independientemente de que a los títeres, por una cuestión de recepción mayor, se los asocie con el público infantil. Pero si pensamos a los objetos como recursos estéticos, son recursos muy potentes en escena, los objetos son generadores de sentido, y por lo tanto los objetos pueden ser usados como sujetos escénicos, con un protagonismo que parece estar siempre asociado a los actores”, detalló Martínez. Y agregó: “Por eso, digo que tenemos como punto de contacto la idea de pensar al objeto como un sujeto en escena, incluso al cuerpo como un objeto más. Y desde lo temático, el ciclo está destinado al público adulto por las problemáticas que se instalan: desde un objeto, desde una instalación o desde la tecnología que hoy podría considerarse un recurso objetual más, hay un lugar de contacto con el público actual”.

Diálogo

Además de las pasadas de las cinco obras todos los viernes del mes, después de cada función se realizará un desmontaje de las propuestas con el objetivo de intercambiar ideas sobre el proceso creativo. “Buscamos generar, después de cada función, un encuentro entre el público y los artistas; poder proponer una especie de juego para empezar a conocer estos mundos del teatro con objetos desde otro lugar”, explicó Mónica Martínez.

Programación

Viernes 2. Tenue, de La Hormiga. Los personajes reflejan los defectos o cualidades que aparecen en los vínculos.Actúan: Cecilia Piazza y Diego Percik. Dirección: Valeria Folini.

Viernes 9. Siempre fuimos todos clowns, del Grupo Luces. Espectáculo para adultos donde la premisa es despojarse de la solemnidad. Actúan: Mario Herrero y Analía Ojunian. Dirección: Grupo Luces.

Viernes 16. Las otras piernas de Elvira, de Sotavento. La obra muestra lo que sucede cuando una mujer necesita otras piernas con las cuales inventar nuevos rumbos. Actúa: María Celia Fernández. Dirección: Cecilia Andrés y Axel Siebenrock.

Viernes 23. La transformación permanente del tabú en tótem, de BBLQ Teatro Asociado. Unipersonal que, a  través del humor y la ironía, plantea una autorreflexión del personaje como sujeto-sujetado por la cultura. Actúa: Leandro Martine. Dirección: Mónica Martínez.

Viernes 30. La cocina retratos, de Cronología del Juguete. Obra que toma como elemento constructivo el cuento “La gallina degollada”, de Horacio Quiroga. Actúan: Marcelo Pascale, Facundo Principiano, Hernán Russo, María Barile, Elizabeth Almará y Vanesa Gutiérrez, también directora.

Comentarios