Coronavirus, Mundo

Cadena de contagios

La pandemia golpea a la primera línea de la dirigencia política en Bolivia

La titular del Senado y número dos en la línea de sucesión presidencial, la masista Eva Copa, se sumó a la larga lista de funcionarios contagiados de coronavirus. La noticia se conoció apenas un día después de que la presidente de facto, Jeanine Añez anunciara que también dio positivo


La titular del Senado de Bolivia y número dos en la línea de sucesión presidencial, Eva Copa, se sumó este viernes a la cada vez más larga lista de funcionarios de primera línea contagiados de coronavirus, encabezada por la presidenta de facto, Jeanine Áñez.

“Informo a Bolivia que los resultados de las pruebas han dado positivo a covid-19. Sigo los protocolos sanitarios y mantendré el aislamiento por el tiempo necesario, me encuentro estable y no me alejaré de mis funciones en la Asamblea Legislativa Plurinacional, seguiré trabajando vía plataformas virtuales”, anunció Copa, dirigente del Movimiento al Socialismo (MAS) del ex presidente Evo Morales, a través de su Twitter.

La noticia se conoció apenas un día después de que Añez anunciara que también dio positivo por coronavirus, una noticia que terminó de confirmar el brote que azota al gobierno, donde cuatro ministros y el presidente del Banco Central también están enfermos, y al Poder Legislativo, donde varios miembros están infectados y uno falleció, aunque aún no se confirmó si fue directamente por covid-19.

El número de bajas en el gobierno de facto es tan importante que este viernes el ministro de Defensa fue designado temporalmente también a cargo de la cartera de Salud, para reemplazar a uno de los miembros del gabinete infectados.

“En estos momentos por un tema de norma, por estos días, también voy a fungir como ministro de Salud interino”, informó a la prensa Luis Fernando López, un militar de carrera retirado y experto en marketing, sin experiencia en el sistema sanitario, pese a la profundización de la pandemia en el país.

López reemplazará de forma interina a Eidy Roca, una de los cuatro ministros contagiados de coronavirus hasta ahora, y entre sus prioridades estará continuar con sus recorridos a las zonas más afectadas por la pandemia, en un momento especialmente difícil porque hospitales de las principales ciudades denuncian escasez de recursos y el país registra cifras de contagios diarios récords.

Según las últimas cifras oficiales, Bolivia ya suma 44.113 infectados y 1.638 muertos por coronavirus.

La transmisión del virus tomó tal velocidad y el sistema hospitalario es tan frágil que el alcalde de la capital, La Paz, Luis Revilla, informó que la ciudad retornará a la cuarentena rígida hasta el domingo 19, para evitar masivos movimientos de personas durante las celebraciones religiosas de las Fiestas Julias.

“De tal manera que tengamos cuatro días, jueves, viernes, sábado y domingo para que el sistema de salud se reorganice, para que podamos tener un espacio para evitar la cadena de contagios en nuestros municipios. Se va a hacer el planteamiento formal, junto al Ministerio de Trabajo”, anunció el alcalde después de la reunión del Centro de Operaciones de Emergencia.

En medio de este clima de creciente preocupación, el médico personal de Añez informó este viernes que la mandataria de facto está asintomática, por lo que continuará trabajando desde su residencia oficial, lo que significa que no deberá activarse la línea sucesoria, como analizaban este miércoles algunos constitucionalistas que señalaban a la masista Copa como la funcionaria que quedaría a cargo.

Añez salió este viernes al balcón de la residencia presidencial y utilizando un barbijo blanco, saludó a las cámaras de la prensa que hacían guardia, según la agencia de noticias nacional ABI.

En un intento similar por llevar tranquilidad, la ministra de Salud también difundió un video en las redes sociales para aclarar que está “en buen estado, en franca recuperación”.

Sin embargo, la preocupación crece con cada cifra récord de contagios diarios, denuncias de hospitales y morgues al borde del colapso y, últimamente, con los test positivos de algunas de las máximas autoridades políticas del país.

Comentarios