Edición Impresa, Policiales

Justicia

La investigación de Pichón está “paralizada”

No hay fecha para definir la competencia en la investigación por el crimen de Gerardo Escobar, el joven que apareció muerto en el río Paraná en agosto de 2015.


Familiares y amigos de Gerardo “Pichón” Escobar, el joven que apareció muerto en el río Paraná tras permanecer una semana desaparecido, manifestaron ayer su preocupación por la “paralización” de la causa que se encuentra hace casi un mes en la Cámara de Casación, a la espera de que se fije fecha de audiencia para definir si la investigación es de competencia federal o provincial. Uno de los abogados querellantes, Salvador Vera, explicó a El Ciudadano que la extensa demora mantiene suspendidas varias medidas tendientes a esclarecer el crimen, por el que hay cinco personas detenidas, entre ellas dos policías.

Pichón fue visto por última vez el 14 de agosto pasado cuando salía del alter céntrico La Tienda, donde tiene jurisdicción la seccional 3ª. Registros fílmicos lo muestran salir del boliche nocturno y cómo uno de los patovicas lo golpea a media cuadra del lugar. Tras una búsqueda desesperada de su familia, su cadáver apareció una semana después flotando en las aguas del Paraná.

Luego de que la Justicia provincial se declarase incompetente por considerar que se trata de un caso de “desaparición forzada de persona” –a raíz de un testigo que dijo que escuchó gritos de tortura de Pichón dentro de la seccional 3ª, donde no hay actas de su detención– la pesquisa pasó al fuero federal y quedó a cargo del juez Marcelo Bailaque, quien también se declaró incompetente. Los argumentos del magistrado fueron rechazados tanto por la querella como por la Fiscalía, y la causa pasó a la Cámara de Casación, donde quedó estancada.

Comentarios