Ciudad, Edición Impresa

La fiesta para los amantes del vinilo arrancó con todo

Más de tres mil personas fueron ayer al playón del parque España. La muestra continúa hasta mañana.

La primera Feria del Coleccionismo Discográfico Rosario arrancó a full. La actividad, que comenzó ayer y se realizará durante todo este fin de semana en los playones del parque España, recibió ya el día de su inauguración a más de tres mil amantes de la música. La iniciativa reúne a coleccionistas y fanáticos nacionales e internacionales para compartir, intercambiar y vender desde vinilos hasta objetos históricos, hecho que incluye remeras de diseño exclusivo y pósters originales, por ejemplo. La entrada es libre y gratuita y el evento también cuenta con shows de músicos locales e internacionales. La organización de las jornadas está a cargo del gobierno provincial y una productora privada.

Promediando la jornada, que ayer se inició a las 16 y concluyó alrededor de la medianoche, los más grandes y melancólicos se entremezclaban en el remolino de gente que iba y venía con los jóvenes, que también se hicieron presentes en buen número en el lugar.  Un recorrido por la carpa blanca que le da cobijo al evento ubicada en el playón recientemente remodelado del parque España es algo así como un viaje momentáneo al pasado. En el lugar hay unas 200 mil piezas, de las cuales el 80 por ciento son de vinilo y el 20 por ciento restante son CDs. El resto de los materiales se divide entre pósters, remeras, viejas revistas y hasta una muestra de cine y antiguos programas  musicales. La feria estará abierta hoy de 11 a 22 y mañana de 11 a 20.

Por ejemplo, en el stand de los viejos pósters, hay reliquias originales de primera categoría que ubican a la feria al nivel de “cualquier otra que se realice en el mundo”, según Mikel Barsa, integrante de la productora que, junto al gobierno provincial, está a cargo de las jornadas. En concreto, allí puede encontrarse un póster original del disco “Submarino Amarillo”, de Los Beatles, valuado en unos 3 mil pesos. También allí se destaca otro de la película “Elvis 69”. “Esa lámina es única en el mundo, sólo existe en la Argentina”, explicó el organizador.

Otro espacio para el asombro es el del stand con viejos discos de vinilo pintados (“picture disc”, en inglés). En ese lugar hay varias ediciones limitadas, que van desde producciones del propio Elvis hasta trabajos de Iron Maiden. Todo para el regocijo de coleccionistas. Eso sí: como cualquier pieza de valor histórico y casi exclusiva, tiene su precio. Hay materiales a 80 pesos, pero también los hay de mil dólares.

En tanto, bajo la carpa además se ofrecen remeras con diseños especiales de un grupo de jóvenes que llegó de Mar del Plata. Allí se pueden adquirir, por ejemplo, algunas de Julio Cortázar o Mark David Chapman (el asesino de John Lennon) a 80 pesos. En otro rincón de la carpa el stand High Remix ofrece discos de música electrónica y House. Ese espacio es “atendido” por DJs y especialistas en la materia.

“Yo lo que más destaco es la heterogeneidad de los visitantes. Han venido padres con sus hijos de 15 y 10 años a mostrarles la tecnología y la música que ellos escuchaban. Y mucha gente que aprecia el arte de las tapas”, describió Barsa con su inconfundible tono español. El organizador reveló que lo que más buscan los asistentes, y especialmente los coleccionistas, son los autores clásicos, por ejemplo, Los Beatles y Elvis. “Quién no tiene en su casa todavía algún viejo combinado Winco que haya sido de su abuelo y que lo conserve. Queremos mostrar a la gente que lo original suena mejor”, sostuvo el organizador.

Barsa explicó que desde la primera feria, en Buenos Aires, hace dos años y medio, notó que “mucha gente” acudía desde Rosario. “Allí vimos que la gente de esta ciudad tiene una afición bastante grande por la conservación del vinilo y el coleccionismo de las diversas tribus culturales musicales, ya sea jazz, rock duro o punk”. Por eso, dijo, decidió “bajar” a la ciudad.

Barsa está involucrado con el mundo de la música desde principios de los 80, cuando participó de la primera Feria del Coleccionismo Discográfico en Londres. Madrid, Nápoles, Oporto y luego el continente americano fueron sede de las ediciones siguientes. “La expectativa era mucha y ya comenzó a colmar. Esperemos que termine bien y que la ciudad se sume al gran circuito internacional de ahora en más”, concluyó.

Comentarios