Edición Impresa, Política

Fierros en caída

La empresa Vassalli reduce a la mitad la jornada laboral

La medida afecta a los más de 500 empleados de la fábrica de cosechadoras, aunque garantiza pago de salarios completos.


La histórica fábrica de cosechadoras Vassalli, radicada en la ciudad de Firmat, comenzó a aplicar desde este mes un plan de reducción de la jornada laboral a la mitad para sus más de 500 empleados, que de todos modos continuarán cobrando la totalidad de sus salarios, según confirmaron a este diario desde la seccional firmatense de la Unión Obrera Metalúrgica. El menor volumen de exportaciones, principalmente las ventas a Venezuela, fue el detonante de la decisión empresarial.

En principio, el régimen de achique de horas de trabajo –de ocho a cuatro, es decir que la fábrica trabajará medio día– se aplicaría hasta fin de año. Desde la UOM de Firmat indicaron que en ningún momento la empresa habló de despidos, al tiempo que señalaron que el gobierno nacional, a través del Ministerio de Trabajo, aporta los programas Repro, un subsidio mensual que ayuda a completar los sueldos de cada empleado de empresa en crisis con la condición de que no haya cesantías.

Vassalli Fabril es una empresa de capitales ciento por ciento nacionales, con más de 60 años en la fabricación de cosechadoras de esa marca y también Don Roque. Tiene tres plantas fabriles en Firmat, a unos cien kilómetros al suroeste de Rosario. La empresa, la más grande de la Argentina, tiene una capacidad de producción de 600 cosechadoras al año, aunque en los últimos tiempos el ritmo viene desacelerando.

Si bien el sector de la metalmecánica muestra un panorama heterogéneo en la provincia –de hecho la actividad fabril en su conjunto mostró un repunte en los primeros seis meses del año–, la maquinaria agrícola tuvo una retracción del orden del 15 por ciento. Vassalli muestra importantes recortes de demanda que se agudizaron en 2015.

En rigor, las exportaciones de cosechadoras de origen provincial fueron casi nulas en lo que va del año. La caída de los precios internacionales para los principales productos agrícolas desalienta el nivel de actividad. Si bien Vassalli comenzó a enviar cosechadoras a Angola, la relación comercial con el país africano recién va tomando forma.

A partir de los acuerdos comerciales entre Argentina y Venezuela, la fábrica de cosechadoras tenía en el país caribeño un mercado dinámico. El portal Punto Biz señaló que la interrupción de la cadena de pagos de parte del gobierno de Nicolás Maduro empeoró el panorama en Vassalli.

De acuerdo a información de medios firmatenses, la empresa adeuda a los trabajadores el medio aguinaldo y sumas retroactivas correspondientes a la negociación paritaria que cerró este año el gremio metalúrgico.

Es evidente que la profundización de la crisis internacional, sumada a problemas internos, afecta a determinados sectores. En efecto, la recesión en Brasil impacta de manera directa en industrias automotrices o autopartistas radicadas en el sur provincial, que en los últimos días acusaron problemas y encendieron luces de alarma alrededor de las fuentes de empleo.

La automotriz General Motors anunció hace una semana suspensiones para todo el plantel de la planta de Alvear durante los cuatro lunes de septiembre, aunque la firma de capitales estadounidenses garantizó el pago de sueldos completos. El motivo es la sostenida caída de ventas de autos al mercado brasileño.

Comentarios