Ciudad, Edición Impresa

la fiscalía archivó el caso

La culpa la tuvo el muerto

La Fiscalía archivó un caso donde un hombre que iba en moto fue chocado por un auto, pero como iba a mayor velocidad que la permitida entendieron que no podían ir a juicio. Sucedió en enero de 2016 y hoy familiares volverán a protestar en Tribunales.


Hoy desde las 8 Liliana Pavón acampará por tiempo indeterminado en las puertas de Tribunales provinciales. Reclamará al fiscal general Jorge Baclini que desarchive la causa donde se investiga la muerte de su hijo, David Peralta. El joven de 20 años murió cuatro días después de que un Renault 12 conducido por Brian V., de 28 años, lo chocara en bulevar Seguí y Crespo. Peralta iba en moto y, según los fiscales, tuvo responsabilidad en su final: iba a más de 90 kilómetros por hora en una zona que tiene como velocidad máxima 60. La madre, amigos y familiares protestarán porque entienden que el fiscal del caso, Walter Jurado, no trabajó bien. Dicen que no peritaron el auto ni si pude ver a la moto venir. Brian V., que se fugó tras el siniestro, cumplía una condena condicional de tres años por robo al momento del choque. “El exceso de velocidad de la moto no quita la responsabilidad al que manejaba el auto”, explicó a El Ciudadano el abogado de la familia de la víctima, Santiago Bereciartúa.

La vencida

Hoy será la tercera vez que Liliana Pavón proteste públicamente en la zona de tribunales por la muerte de su hijo. La primera fue en junio, cuando se encadenó a las puertas del palacio de justicia santafesino. La segunda fue hace 10 días cuando llevó el reclamo a las puertas del Ministerio Público de la Acusación (MPA). Hoy volverá con un acampe y el pedido de justicia. “Vemos muy raro que no lo hayan imputado. No sabemos qué paso, ni qué pensó el conductor del auto, ni por qué violó la domiciliaria”, agregó el abogado de la familia.

El 19 de enero de 2016 Peralta iba en moto por Seguí hacia el este cuando chocó con un Renault 12 que venía por Crespo. El conductor del auto se fugó y Peralta fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), donde murió por los golpes. De acuerdo con los peritos, la moto iba a 92 kilómetros por hora, más de 30 kilómetros de lo permitido en la zona. El fiscal Jurado entendió que el conductor del Renault no tuvo responsabilidad en el siniestro y archivó la causa semanas antes de la feria judicial.

La familia de Peralta pidió revisar el caso. El fiscal regional Patricio Serjal lo rechazó. Ahora la familia pide que el fiscal general, Jorge Baclini, lo revea. “La pericia, que no tuvo control de parte, arrojó que la moto iba a 30 kilómetros más de lo permitido. No justifica el atropello del conductor. Si pudo ver a David tiene responsabilidad aun con el exceso de velocidad de la moto. En caso contrario significa que una persona le puede tirar el auto a cualquiera que vaya rápido y no es responsable”, explicó Bereciartúa.

El abogado cuestionó que la Fiscalía no haya imputado al conductor después de un año y medio del siniestro. “Los testigos dijeron que iba sin luces. No tenía papeles y ni estaba a nombre del conductor. Tampoco se tuvo en cuenta que la moto iba por la derecha y tenía prioridad de paso”, dijo Bereciartúa y señaló que sólo se consideró el testimonio de los testigos.

El abogado dijo que pidió al fiscal informes técnicos para determinar si Brian V. pudo divisar a Peralta al llegar a la esquina de Crespo y Seguí. “Hay 30 metros antes de cruzar y es imposible que no haya visto la moto. No se solicitaron informes. Si a David lo vieron, el otro conductor tiene responsabilidad”, explicó y pidió imputar a Brian V. por homicidio culposo.

Desde el Ministerio Público de la Acusación dijeron que la causa fue archivada y revieron la libertad condicional de Brian V.

Justicia

Lucila es la hermana mayor de David y también la madrina. Es 17 años mayor. “Era la persona más dulce del mundo. Nos sacaron un montón”, dijo a El Ciudadano. La hermana dijo que desde la muerte de David tiene ataques de pánico igual que la mamá. No quieren salir de la casa y tienen miedo de cruzarse con quien lo atropelló. Lucila ya no espera una condena, pero insiste que una imputación los ayudará a encontrar justicia. “Mi hermano no se mató solo. Me lo mataron y esa persona tiene que pagar. La Justicia está encubriendo al asesino”, concluyó.