Ciudad

¡Basta de travesticidios!

La comunidad trans, por primera vez organizada en Rosario

"El Día del Orgullo lo celebramos juntes y en la calle”, anunciaron las militantes tras aclarar que más que un festejo es un día para exigir derechos y visibilizar abusos.


“Históricamente tenemos una lucha con la Policía, porque siempre fuimos sujetas de la violencia institucional", dijo Michelle.

“¡Basta de travesticidios! El Día del Orgullo lo celebramos juntes y en la calle”. Así anunciaban su presencia en la movilización de este jueves referentes de la comunidad trans de Rosario, quienes empezaron a marchar los 28 de junio hace tres años en La Plata y este año, por primera vez, lo hacen en Rosario y Santa Fe. Pero más que un festejo es un día para exigir derechos y visibilizar abusos. “Las travas nos hemos organizado hace tres años y tomado este día de lucha para reclamar al Estado la aplicación de políticas públicas que mejoren nuestra calidad de vida”, dijo la militante trans Michelle Vargas, quien recordó que el promedio de vida de una travesti oscila entre los 35 y los 45 años.

“Meramente marchamos por un reclamo de políticas públicas. Tenemos la ley de matrimonio igualitario desde 2010 y la de Identidad de Género desde 2012, que es de vanguardia en el mundo entero. Pero no se cumplen. Todavía hay efectores del sistema, como en Salud que cuando atienden a una travesti en un hospital o una clínica le preguntan cuál es su nombre verdadero, además de otras discriminaciones que hacen que las chicas ante la duda prefieran quedarse en su casa antes de volver a ser humilladas. Lo mismo que pasa en las comisarías. Te piden el nombre verdadero, es prehistórico, además de que cada vez que vamos a hacer una denuncia terminamos presas”, dijo Michelle quien enumeró el flagelo de vivir excluidas del sistema.

“Históricamente tenemos una lucha con la Policía, porque siempre fuimos sujetas de la violencia institucional. No tenemos derecho a hacer una denuncia, terminamos presas y en los calabozos de hombres. La Policía sigue haciendo abuso de poder, nos trata de putos, de enfermos. Generalmente, cuando una compañera cae presa y no nos enteramos, sufre todo tipo de discriminación y violencia por la Policía, que no respeta ni la identidad. Siguen usando los mismos métodos de tortura de la dictadura miliar, no solo picana, también nos hacen correr desnudas, y esto pasa hoy”, confesó Michelle.

 

Fotos: Juan José García

“Otro reclamo histórico es la necesidad de acceder al sistema laboral. El cupo no alcanza, sigue siendo un parche. Queremos inserción verdadera para todas y no estar esperando hasta enero para anotarnos en la Municipalidad a ver si tenemos suerte de quedar seleccionadas entre cinco compañeras”, continuó Michelle, quien siguió por otro derecho fundamental: la vivienda.

“No tenemos la posibilidad de alquilar, porque cuando vamos a ver un lugar que cuesta 5 mil, nos piden 15 o 20 mil y terminamos pagando cuatro veces más porque suponen que vamos a trabajar de la prostitución, otro imaginario de la sociedad. A veces no accedemos y terminamos hacinadas en una pensión. Y tampoco accedemos a las viviendas de la Provincia y la Nación, porque no cumplimos los requisitos de estar casadas y tener hijos. Quedamos por fuera del sistema de viviendas también”, dijo la activista quien lamentó estar en un momento histórico de retroceso en cuanto a derechos: “Este gobierno liberal, de derecha, conservador, patriarcal y machista viene contra las poblaciones más vulneradas, como nosotras. Si una persona de clase media baja la pasa mal, imagínate nosotras que no pertenecemos al sistema y no podemos ni romper con el promedio de vida de entre 35 y 45 años, justamente por la exclusión que vivimos. El Estado es el responsable de esto porque está ausente en todas estas cuestiones”.

Crímenes de odio

En lo que va del año, en la Argentina fueron asesinadas entre 35 y 45 compañeras. Según la cifra que brindó Michelle Vargas quien tildó los homicidios como “crímenes de odio”. Al respecto dijo que por eso hacen la separación. En los femicidios, el hombre mata a la mujer biológica. A nosotras no. cuando matan a una travesti lo hacen porque construimos nuestra identidad por fuera de la norma. Por eso hablamos de travesticidios. Y el principal homicida es el Estado por no poner políticas públicas”, concluyó.

Según las cifras de la organización Casa del Encuentro, entre el 3 de junio de 2015 y el 29 de mayo de 2018 hubo 871 femicidios (109 vinculados) y 24 travesticidios. Hay 114 femicidios de enero a marzo y cuatro travesticidios en lo que va de 2018, una cifra que resulta discutible dada la falta de visibilidad de estos crímenes para la Justicia y los medios.

En sintonía con el día internacional del orgullo, que se conmemora cada 28 de junio luego de que un grupo de personas del LGBT se resistiera a maltratos y detenciones arbitrarias en la discoteca neoyorquina Stonewall Inn, la comunidad trans de la Argentina se sumó hace tres años a las marchas.

 

 

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios