Ciudad, Edición Impresa

Pesquisa

La causa Mellizos sigue

La Cámara de Apelaciones en lo penal revocó ayer el sobreseimiento de dos matrimonios de Casilda y ordenó que en los próximos 45 días se realicen pruebas que quedaron pendientes.


El “acá no pasó nada” no corre más. El juez de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Rosario Guillermo Llaudet revocó el sobreseimiento dictado en la causa por la presunta desaparición de dos bebés mellizos en Zavalla, en un fallo que a la par ordena agotar en un plazo de 45 días todas las medidas de investigación solicitadas por la Fiscalía y la querella y que quedaron sin hacerse, como entrecruzamiento de llamadas telefónicas, la determinación sin lugar a dudas de si la supuesta madre estuvo embarazada o no y la profundización de la pesquisa sobre el lugar donde la mujer asegura haber parido a sus bebés, entre otras.

El fallo de Cámara hizo lugar así a la apelación del archivo de la causa, dictado el pasado 9 de diciembre por la jueza Mariel Minetti, junto al sobreseimiento de los dos matrimonios residentes en Casilda que habían sido imputados por el caso.

Las dos parejas habían sido denunciadas por la presunta madre por orquestar la apropiación de los chicos desde que estaban en gestación. Sobre esa hipótesis se comenzó a investigar la presunta sustracción, retención y ocultamiento de los mellizos, que habrían nacido en condiciones de clandestinidad el 13 de julio de 2014. Pero a poco de andar, la pesquisa se empantanó y los peritajes médicos que se realizaron se contradijeron sobre si la mujer que aseguraba haberlos dado a luz había estado embarazada o no recientemente.

La jueza Minetti entendió que la causa no daba para más. Pero las fiscales Marianela Luna y Lorena Aronne y la querella apelaron la decisión. La Fiscalía incluso destacó que un sobreseimiento a cuatro meses de formulada la denuncia “no era pertinente dado que la investigación no estaba agotada y faltaban realizarse múltiples medidas”.

En ese marco, Llaudet entendió que “el dictado del sobreseimiento fue una impropia e improcedente intromisión” en el marco de un proceso que no estaba agotado: “Existiendo medidas por realizarse, la jueza de primera Instancia debió rechazar el pedido de sobreseimiento de la defensa de los imputados”, escribió. Y destacó además que Minetti debería haber procedido así más no fuera “porque no se había agotado la compleja investigación que la Fiscalía válidamente había desplegado en ese momento”.

Con todo, el magistrado dispuso que la Fiscalía, en un plazo de 45 días corridos, “agote las medidas probatorias que no se hallaren cumplidas a la fecha, y/o formule la acusación y/o disponga el archivo fiscal y/o requiera prórroga por igual plazo y por única vez para finalizar las medidas”.

Así, los dos matrimonios que habían obtenido el beneficio del sobreseimiento vuelven a estar involucrados en la causa, aunque sin que pese sobre ellos ninguna medida restrictiva de su libertad.

Apurones

El juez Lllaudet repasó la causa en el fallo de Cámara que en la práctica reabrió la investigación. En ese marco, puntualizó que “la juez de la investigación penal preparatoria”, es decir Minetti, allanó el terreno al sobreseimiento de los acusados “a poco más de la mitad del plazo ya referenciado de 6 meses que el digesto formal prevé como primer paso” para una revisión de la investigación. Y que la magistrada fue informada de que faltaban diligencias clave, pero “pese a tal advertencia, habilitó el debate e hizo lugar al planteo” de la defensa, con “impropias, contradictorias y escuetas afirmaciones dogmáticas de una advertencia de premura”.

Comentarios