Espectáculos

Lugar de encuentro

La Casa de Pandora, un multiespacio que aloja desde el encuentro con la cultura

El espacio ubicado en San Lorenzo al 1400 es un hostel, un bar cultural y un lugar en el que rosarinos y turistas pueden disfrutar de una amplia variedad de talleres y propuestas de la cultura local alternativa, entre las que aparece “Experiencia Páez” que se presenta este jueves


La escalera es la puerta de acceso. Es una tarde más en La Casa de Pandora. El salón está repleto de pequeños y pequeñas equilibristas que suben y bajan de sus telas. El bar está tranquilo como así también las habitaciones. Hace frío pero el patio sigue siendo un espacio acogedor con grandes murales pintados a mano y las plantas que sobreviven al duro frío rosarino que parece no querer irse. Laura Domínguez invita a pasar, a recorrer la historia de un espacio que aloja.

El hostel La Casa de Pandora, actualmente emplazado en pleno centro de la ciudad en San Lorenzo 1455 echó a andar hace ya siete años en principio en la esquina de Entre Ríos y San Lorenzo. Quien lo ideó y le da vida es Laura, una joven que recorrió el mundo de la hotelería local y decidió generar su propio espacio.

Domínguez estudió administración hotelera. Trabajó en varios hostels y hoteles pero se dio cuenta que no eran sus lugares, que no tenían nada que ver con ella. “La idea siempre fue tener un hostel pero como vivo mucho la cultura de la ciudad, a la idea de tener un alojamiento se le sumó algo adicional: que la persona que llegue no sólo encuentre un alojamiento sino que tenga algo que lo conecte con Rosario”, contó a El Ciudadano.

“Para mí es muy importante sentirse alojado cuando uno va a otra ciudad. Siempre, desde chica, me gustó recibir amigos. Entonces la idea era armar una casa en la que la gente que llegue a la ciudad se sienta como en su propia casa. Me parece interesante que una persona que llega a la ciudad, que se venga a alojar, pueda encontrarse con lo que pasa en Rosario, contado por el mismo rosarino. Y no tanto por una visita guiada sino experimentarlo por la gente que lo está haciendo”, explicó.
“Los hostels suelen ser internacionales”, aseguró Domínguez. Y confesó: “Decidimos hacer todo lo contrario”.

Dada su conexión con el ambiente de la cultura local, la joven decidió ligar a los viajeros con lo rosarino. Para Laura, quien también da clases de yoga, “alojar es desde adentro hacían afuera, alojarse primero a uno para después salir”.

“Por eso todo el mundo que viene nos dice que se siente como en su casa; nos dicen que se quieren quedar. Siento que es porque está construido desde ese lugar. Me costó mucho verlo como negocio. Era como mi casa ampliada pero con esfuerzo y trabajo nos mudamos, abrimos el bar, primero sólo como bar de comidas y bebidas, y después de mucho trabajo e insistencia conseguimos la habilitación como bar cultural. Al principio por un mes y después por un año. Con eso se amplió mucho la propuesta. Se hacen eventos, despedidas, cumpleaños”, contó la joven que también puntualizó que en el espacio, durante el día, se realizan varios talleres. “Trapecio y tela para niñes y adolescentes. Elongación. Yoga para adultos y niños. Y danza afro”, repasó.

“En un momento éramos medio caja de pandora”, dijo entre risas sobre la cantidad de actividades que se realizaban en el espacio que también funciona como sala de ensayo para algunas bandas locales. “Después empezó a encontrar una onda más definida a los acústicos, a la música en vivo; vienen muchos cantautores. La idea es unir el bar y la sala con el alojamiento. A los huéspedes les avisamos antes y pueden acceder sin cargo”.

Para vivir una “Experiencia Páez”

Este jueves y el 7 de noviembre a partir de las 21, y el domingo 10 a partir de las 20.30 se podrá disfrutar en La Casa de Pandora del espectáculo Experiencia Páez, una puesta despojada que reversiona las canciones de Fito Páez donde el desafío está en el cambio: si una canción es estilo fogón, llevarla al punk, si es indie llevarla al gospel y así jugar a partir del formato original. Las presentaciones son con entrada limitada y reserva previa. Con idea y arreglos de Vanesa Baccelliere, Experiencia Páez surgió en un espacio de aprendizaje de canto. “Hace tres años cerramos el año con un trabajo sobre canciones de Fito y quedamos enamorados de su obra. Vanesa comenzó a trabajar en los arreglos para ensamblar las voces, para correr las canciones del registro en el que estaban. Por ejemplo: si era muy del estilo fogón, llevarla al punk, si era indie llevarla al gospel y así jugar, un poco irreverentemente”, contó la actriz Florencia Sanfilippo, quien integra el grupo junto a Alejandro y Diego Bonifacio, Luciana Chiabrando, Agustín Crosio, Mónica Ricciardi y Bianca Sarchi, acompañados por los músicos Facundo Abdo y Mariano Uzin.  El show está integrado por trece canciones donde se resignifican sin descuidar, en su interpretación, el contexto en el que fueron escritas.

Comentarios