El Hincha Mundial

España 82

La Azzurra dio el golpe


El Mundial de España 1982 fue el primero en contar con 24 selecciones y con la presencia de países de cinco continentes. Y ese aumento de participantes obligó a un formato donde primero se armaron 6 zonas de 4 equipos con dos clasificados, y luego otras cuatro zonas de tres selecciones, donde sólo la primera accedería a semifinales.

España consiguió una postergada organización que intentó primero en 1939 y luego en 1966, y se preparó pata la cita mundialista con estadios renovados y una importante inversión en materia televisiva. Un intento de golpe de Estado en 1981 generó algunas dudas a Fifa, pero el apoyo total de la Uefa y el COI, cuyo presidente era el español Antonio Samaranch, permitieron seguir adelante.

El torneo tuvo como gran ausente a Holanda, que arrastraba dos finales perdidas en 1974 y 1978, y que no pudo reemplazar la salida de las grandes figuras de la famosa Naranja Mecánica encabezada por Johan Cruyff. En cambio, fue el regreso de Inglaterra y Unión Soviértica, ausentes desde 1970.

Argentina llegó como defensora del título y para muchos era la gran candidata a partir de un plantel que reunía a los experimentados del 78 como Mario Kempes, Ubaldo Fillol, Daniel Passarella, Osvaldo Ardiles y Américo Gallego, con la nueva generación de estrellas encabezadas por Diego Maradona, y que tenía a Ramón Díaz, Jorge Valdano, Juan Barbas y Gabriel Calderón como compañía.

Pero el equipo de César Luis Menotti decepcionó a todos. Cayó en el estreno ante Bélgica, y si bien se recuperó ante Hungría y El Salvador, en la fase siguiente perdió con Italia y Brasil y quedó eliminado.

Justamente Italia fue la gran sorpresa del torneo. Luego de una primera fase floja, donde avanzó tras conseguir tres empates y apenas superó por diferencia de gol al sorpresivo seleccionado de Camerún, el elenco de Enzo Bearzot impuso su nivel al dejar atrás al último campeón (Argentina) y al candidato Brasil de Zico, Sócrates, Junior y Falcao. El choque ante el equipo de Telé Santana fue sin dudas el mejor del Mundial, con un 3-2 a favor de la Azzurra. Con un esquema defensivo característico y un Dino Zoff como figura a los 40 años, Italia encontró la chispa de Paolo Rossi a la hora del gol y con eso le alcanzó para ser campeón tras derrotar en la final a Alemania por 3-1.

El elenco germano había accedido a la final tras ganarle a Francia en semifinales por penales, en lo que fue la primera definición desde los doce pasos de la historia mundialista, algo que en los certámenes siguientes pasó a ser algo habitual. Para llegar a esta instancia, Alemania protagonizó en la fase previa un partido bochornoso ante Austria.

El elenco alemán, tras perder en el estreno ante Argelia, llegó al tercer cotejo con la necesidad de victoria para avanzar, y un 1-0 a favor de los germanos le daba el pasaje a ambas selecciones y dejaba afuera a los africanos. El “arreglo” fue tan evidente que obligó a la Fifa a partir de México 86 que los partidos de definición de grupos se jueguen a la misma hora para evitar este tipo de suspicacias.

 

El DT: Enzo Bearzot (Italia)


Mantuvo la base de Argentina 78, con mayoría de jugadores de la Juve, y le agregó a algunos futbolistas jóvenes como Conti y Altobelli. Su mayor virtud fue “bancar” a Paolo Rossi a pesar de las críticas y trabajar táctica y anímicamente los partidos decisivos ante Argentina, Brasil y Alemania.

La figura: Dino Zoff (Italia)



En un certamen con estrellas de la talla de Maradona, Zico, Sócrates, Rummenigge, Platini, Boniek, Paolo Rossi o Kempes, el jugador decisivo fue Dino Zoff, quien con 40 años fue decisivo en varios partidos para mantener a Italia con vida en el torneo.

 

El goleador: Paolo Rossi (Italia)



Llegó al Mundial sin ritmo, tras estar suspendido dos años por un problema de apuestas en el Calcio. En los primeros cuatro partidos no anotó y fue muy cuestionado, pero el hat trick a Brasil, el doblete a Polonia en semis y la apertura en la final le dieron el botín de oro.

 

Perla Negra: Diego Maradona (Argentina)



Diego llegó a España como la figura prometedora del fútbol mundial, con un paso millonario de Boca al Barcelona, pero fracasó. Tenía a su alrededor un equipo muy completo, pero no pudo asumir el liderazgo. Gentile lo borró de la cancha contra Italia y se fue expulsado ante Brasil.

 

La curiosidad

El 21 de junio en el estadio José Zorrilla de Valladolid se dio uno de los hechos más insólitos de la historia. Francia derrotaba sin problemas a Kuwait 3 a 1 y Alain Giresse, con toda la defensa árabe parada, anotó el cuarto en un solitario mano a mano. Y ahí comenzó la confusión y el bochorno. Ante la protesta de los jugadores de Kuwait, que reclamaban off side, el jeque Fahid Al-Ahmad Al-Sabah, hermano del emir de su país y presidente de la Federación Kuwaití, empezó a gesticular desde las plateas pidiéndole a su equipo que se retirara. Como no obtenía respuestas, bajó al campo de juego, incluso con protección policial, y portando un sable en su cintura encaró al soviético Miroslav Stupar, árbitro del partido, cuestionándole el fallo. Como resultado, el juez anuló el gol de manera insólita, lo que provocó que Fifa lo sacara del Mundial y le retirara su credencial de árbitro internacional.

 

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios