Espectáculos

La aparente civilidad de “Un Dios Salvaje”

Precedida por excelentes críticas llega la obra de Yazmina Reza, con las actuaciones de Florencia Peña, Gabriel Goity, María Onetto y Fernán Mirás. Viernes y sábado, Fundación Astengo.

Luego de un año de funciones y convertido en uno de los números fuertes de la última temporada porteña tras ganar el premio ACE a la mejor obra del año, llega hoy a Rosario Un dios salvaje, de la dramaturga francesa Yasmina Reza (Art), con las actuaciones de Florencia Peña, Puma Goity, María Onetto y Fernán Mirás, bajo la dirección de Javier Daulte (Baraka).

En la obra, dos matrimonios adultos y civilizados (al menos en apariencia) se encuentran para resolver un incidente protagonizado por sus hijos pequeños: uno de ellos le partió dos dientes al otro en una pelea en la plaza. Sin embargo, la supuesta civilidad de los padres dejará entrever el origen de la violencia de los niños.

“Un chico de once años le pega con un palo en la cara a otro chico de once años. La herida que le abre es sin duda profunda y grave: es casi seguro que Bruno perderá definitivamente uno de sus incisivos. Sin embargo, la herida que en verdad no puede cicatrizar es la que queda en la conciencia de los respectivos padres de esos chicos. Una reunión formal y conciliadora entre matrimonios se celebra en casa de los padres de la víctima. Pero la civilizada y sensata charla no tarda en verse alterada por susceptibilidades diversas, la culpa, el cinismo, y la brutal embestida del afán de venganza que los adultos no pueden reprimir ni dominar”, escribió el director Javier Daulte acerca de la obra, quien agregó: “La pieza plantea algunas preguntas incómodas, poniendo a prueba los preceptos morales e ideológicos de sus personajes. ¿Es realmente posible la tolerancia, o ésta choca y estalla cuando determinadas situaciones nos tocan de manera directa? El semblante progresista y bienpensante queda desdibujado, o más precisamente, desfigurado, por los mandatos de una primitiva e impiadosa pulsión que, como un dios salvaje, viene a recordar que él fue el primero en regir el alma de los hombres”.

Por su parte, la directora Yasmina Reza reflexionó respecto de su obra: “No creo que el ser humano sea pacífico. Pienso que no evolucionó desde la Edad de Piedra y que el barniz social que nos protege del salvajismo es inquietantemente suave y siempre a punto de estallar. Yo escribo un teatro de tensiones, porque las tensiones nos gobiernan. Mis personajes son gente educada que pretende mantener la compostura. Pero como también son impulsivos, no consiguen mantener las reglas que se impusieron a sí mismos. Y precisamente es esta lucha contra sí mismos lo que me interesa. Mis obras siempre fueron consideradas comedias pero pienso que son tragedias divertidas, pero tragedias al fin”.

Un dios salvaje, que en poco tiempo llegará a los cines de todo el mundo de la mano de una versión que acaba de terminar de rodar el talentoso Roman Polanski (se llamará Carnage, y estará protagonizada por Christoph Waltz, Kate Winslet, John C. Reilly y Jodie Foster), se estrenó originalmente en el Schauspielhaus de Zurich el 8 de diciembre de 2006. Posteriormente, llegó al teatro Antoine de París, dirigida por su autora, Yasmina Reza, y con Isabelle Huppert en el personaje de Verónica. Su primera versión en inglés (adaptada por Christopher Hampton) se estrenó el 25 de marzo de 2008, con un elenco integrado por Ralph Fiennes, Tamsing Greig, Ken Scott y Janet Mcteer, dirigidos por Matthew Warchus (Art). Luego, el 22 de marzo de 2009, llegó a Broadway, con un elenco integrado por James Gandolfini, Jeff Daniels, Hope Davis y Marcia Gay Harden, con Matthew Warchus nuevamente en la dirección. Otras producciones internacionales incluyen a España (con un elenco integrado por Maribel Verdú, Pepe Ponce, Aitana Sánchez-Gijón y Antonio Molero), Portugal, Australia, Colombia y Uruguay.

Comentarios