Ciudad

Programa Nueva Oportunidad

Jóvenes que se capacitaron en El Ciudadano recibieron sus diplomas

De junio a diciembre hicieron un taller de escritura en el espacio de formación de la Cooperativa La Cigarra. Fue a través del programa provincial que en 6 años incluyó a 18 mil chicas y chicos de entre 16 y 30 años


Escribir y publicar en un diario. Todos los lunes de los últimos meses un grupo de 16 jóvenes de Norte y Noroeste llenó de historias la página 6 de la edición impresa de El Ciudadano con textos que produjeron en un taller de escritura. El espacio de formación estuvo a cargo de periodistas del diario. Fue en el marco del programa Nueva Oportunidad, una política pública que entre 2013 y 2019 capacitó e incluyó a 18 mil jóvenes en situación de vulnerabilidad social de toda la provincia. Ayer las y los jóvenes recibieron sus diplomas y una sorpresa: la producción literaria que hicieron este año está disponible en un sitio multimedia elaborado por el equipo de El Ciudadano.

La entrega de diplomas fue a las 18.30 en el Centro de Formación Pichincha, del Sindicato de Prensa de Rosario (SPR). Estuvieron las y los jóvenes, sus familiares y acompañantes, el coordinador del Nueva Oportunidad, Luciano Vigoni, y el secretario de Desarrollo Humano y Hábitat, Nicolás Gianelloni.

Autores

Alan Aranda es del barrio Ludueña y llegó al taller a través del club Reflejos. “Tuve la oportunidad de salir en el diario. Escribí un texto sobre mi hermano, pero la idea era que cualquiera se pudiese sentir identificado con su vida. Fue una experiencia muy linda porque conocí chicos de otros lugares. Me gustaría que siga porque yo no sabía que podía escribir. Fue algo nuevo. Estoy muy contento de aprender cosas, el conocimiento nunca está de más” , dijo antes de recibir el diploma.

Jaquelina Orellano tiene 26 años y es del barrio Empalme Graneros. También llegó al taller a través del Club Reflejos, donde empezó a participar del Nueva Oportunidad en un taller de radio y comunicación. “ Me gustó mucho porque aprendí a escribir historias. Me gustaría trabajar de escribir, aprendí mucho, descubrí una parte de mí que no sabía que tenía” , contó.

Responsables

Negui Delbianco, una de las talleristas, contó que el taller del Nueva Oportunidad generó muchas expectativas en el diario. Al principio iba a ser de periodismo, pero con los primeros ejercicios se dieron cuenta que las y los participantes querían contar sus emociones. Fue entonces cuando decidieron ir por el camino literario. Durante meses, leyeron en conjunto distintos autores e hicieron ejercicios. “ Nos encontramos con 16 chicos que venían de realidades diferentes. Vimos que cuando escribían descripciones había una intención de hacer literatura y crónica. Les hicimos conocer autores para que pudieran desarrollar técnicas y soltarse. La idea es que continúe y que hagamos un taller de periodismo en territorio. Lo que nos gustó es que pudieron poner en palabra emociones que al principio no podían” , explicó.

Para Luciano Vigoni, la entrega de diplomas es la celebración de un vínculo. Planteó que una de las dificultades que tuvo el Nueva Oportunidad fue cómo contar lo que significaba. “La primera vez que hicimos una nota fue en el diario de mayor tirada en 2014 y fue muy estigmatizante. Decidimos no salir más por 4 años. El vínculo con El Ciudadano aparece en cómo contar lo que hacíamos. Y no lo queríamos hacer con cualquier medio, sino con un medio gestionado por sus trabajadores y que tiene una perspectiva ideológica de contar lo que pasa de una manera profunda que refleja la realidad. Ese vínculo creció en un espacio para que los pibes y pibas puedan escribir y publicar” , dijo.

“Es muy difícil trabajar sobre las desigualdades y las violencias y a su vez transmitir que pasan otras cosas. Porque el deseo, la utopía, la posibilidad de crear no tiene sectores y clases sociales, sino que es una construcción colectiva” , agregó Vigoni, que ahora se desempeñará en el gobierno municipal.

Sobre el taller

Entre junio y diciembre de este año, 16 jóvenes de los distritos Norte y Noroeste de Rosario eligieron formar parte de un taller de escritura en el área de capacitación de El Ciudadano, a cargo de las y los periodistas Carina Ortiz, Negui Delbianco y Franco Trillini, bajo la coordinación de Silvina Tamous. Cada semana conocieron autores y técnicas y se animaron a escribir por primera vez. Recorrieron escritores que sirvieron de inspiración para darle forma a sus emociones y contar sus historias. Hablaron de su barrio y su familia, de aventuras con amigos, recuerdos de la infancia y muchos temas más que surgieron al conocer distintos autores como Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Abelardo Castillo, Mauricio Rosencof, Osvaldo Soriano o Eduardo Sacheri.

Los textos salieron publicados en la edición impresa y digital de El Ciudadano, que gestiona la Cooperativa de Trabajo La Cigarra Ltda. Desde ayer también están en un micrositio multimedia especial, otro producto desarrollado por el equipo de La Cigarra.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Qué es el Nueva Oportunidad?

El programa fue una política provincial que entre 2013 y 2019 convocó a 17.745 jóvenes de 28 localidades santafesinas. Estuvo apuntado a chicas y chicos de entre 16 y 30 años que habían dejado la escuela o no tenían empleo ni formación en oficios. Les permitió capacitarse y participar de espacios de intercambio y reflexión para que adquirieran herramientas de inserción laboral.

El programa fue una bandera de la gestión del Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) en la provincia, pero el nivel de alcance que tuvo llevó a distintos espacios sociales y políticos a pedir su continuidad. Este año la Legislatura de Santa Fe intentó convertirlo en ley, pero finalmente no obtuvo los consensos para ser tratado.

Las capacitaciones se dictaron en centros comunitarios, cooperativas, centros de convivencia barrial, centros de salud, clubes, vecinales, organizaciones sociales y políticas, centros productivos de la Municipalidad, escuelas técnicas y primarias nocturnas.
En 6 años tuvo 930 centros de capacitación. El Estado trabajó en coordinación con 262 organizaciones políticas, religiosas, deportivas y culturales de Rosario, Villa Gobernador Gálvez, Pérez, Santa Fe, Rafaela y Calchaquí.

Además, 54 unidades productivas con 513 jóvenes trabajando en ellas. Son una alternativa a la intermediación laboral clásica. Trata de generar un vínculo de carácter cooperativo y solidario para que las y los jóvenes puedan producir bienes y servicios en su territorio.

Otra de las estrategias de inserción laboral fueron las ferias. En Rosario la iniciativa se llevó adelante en la Feria del Encuentro de la Plaza Montenegro. Todas las semanas, de miércoles a sábado, de 10 a 18, rotan por seis stands 28 grupos, que abarcan a 300 jóvenes. En Reconquista, desde octubre de 2018, tres grupos de jóvenes participan una vez por mes en stands del Mercado Regional.

El Nueva Oportunidad también llegó a las cárceles, con 427 presos y presas de hasta 35 años de 9 unidades penitenciarias en el sur, centro y norte de la provincia que han sido condenados y se encuentra próximos a salir en libertad. Recibieron una beca como los participantes del Nueva Oportunidad.

En educación también fue un avance porque la mayoría de los y las jóvenes que asistían no habían terminado sus estudios. Se recurrió al Programa Vuelvo Estudiar del Ministerio de Educación de la provincia y, tras analizar los resultados de esta experiencia, se dobló la apuesta con el Bachiller del Nueva Oportunidad. Esta secundaria plantea el tránsito hacia un nuevo tipo de educación que incluye al joven, que lo pone en el centro, que lo respeta y que tiene en cuenta las diferentes condiciones socioculturales.

Comentarios