Política, Últimas

Inician búsqueda de desaparecidos en la Quinta de los Comandantes y Campo San Pedro

Esta semana empieza el escaneo del centro clandestino al sur de la ciudad y en Laguna Paiva, al norte de Santa Fe. Los aviones con equipos de alta tecnología parten desde Morón. Luego, el Equipo Argentino de Antropología Forense analizará los resultados.


El miércoles y jueves de esta semana, unos aviones con equipos de alta tecnología realizarán un trabajo de escaneo sobre los terrenos de la Quinta de los Comandantes (Ayacucho y Circunvalación) y Campo San Pedro, a 12 kilómetros de Laguna Paiva, al norte de la provincia de Santa Fe.

Ambos lugares fueron centros clandestinos de detención -CCD- y tortura durante la última dictadura entre 1976 y 1983. Se trata de un estudio aéreo que permite verificar la existencia de enterramientos clandestinos de cuerpos de personas desaparecidas.

Juan Nóbile, integrante del Eaaf, habló con El Ciudadano para contar de qué se trata este trabajo que, si las condiciones meteorológicas -lluvias, nubosidad- lo permiten, se realizará el miércoles 21 y jueves 22 de julio con vuelos que parten desde Morón, provincia de Buenos Aires.

Nóbile adelantó que ya se inició el trabajo previo a estos escaneos: el relevamiento de toda la documentación que haya sobre estos lugares, sobre todo de la Quinta de los Comandantes que fue reconocida como centro clandestino de detención recién en agosto de 2020. El predio perteneció al Segundo Cuerpo del Ejército y durante la dictadura lo utilizaron los generales Ramón Díaz Bessone y Leopoldo Fortunato Galtieri para reunirse con empresarios, dirigentes políticos, sindicales y autoridades eclesiásticas de la zona de Rosario.

Si bien ya había sido descripto ante la Justicia en 1984, hasta el año pasado nunca se había determinado cuál era este CDD.

Por otra parte, desde 2007 el Eaaf trabaja en Campo San Pedro donde hasta el momento encontraron ocho cuerpos de los cuales seis fueron identificados. Sobre el terreno también trabajaron geólogos que generan datos a través del relevamiento del campo y toma de muestras.

Las tareas de prospección se realizan con una tecnología denominada Lidar (Light Detection and Ranging o Laser Imaging Detection an Ranging, en inglés), que permite la evaluación del terreno mediante trabajos no intrusivos. Los puntos láser con los que trabaja penetran sobre las capas de vegetación que tienen los terrenos y permiten hacer una lectura de la superficie.

“Podemos observar todo el terreno, aunque tenga bosques y árboles, y nos permite observar qué rastros hay que puedan llegar a responder a alteraciones hechas por el hombre”, explicó Nóbile.

Esta tecnología, entonces, tiene un emisor láser que se ejecuta desde un avión y que permite -con apoyo de otros instrumentos- obtener las coordenadas precisas donde se pudieran encontrar restos óseos. Si no fuera por este dispositivo se tendría que hacer a pie, lo que en predios tan extensos podría llevar años.

“El sistema se apoya en un sistema GPS diferencial y un sistema de navegación inercial (INS)”, explicó el Eaaf en febrero de este año ante la Justicia.

Esta misma modalidad es la que se está desarrollando en el predio de la guarnición militar de Campo de Mayo, en el distrito bonaerense de San Martín. Los datos obtenidos con esta tecnología luego son volcados a imágenes.

Más adelante, el Eaaf estudiará las imágenes con base en los testimonios judiciales y las evidencias obtenidas las causas pertinentes. Una vez localizados sectores de interés, promoverá la realización de tareas de búsqueda con el georradar, la sonda electromagnética y/o un dron equipado con cámara multiespectral, tecnología que ya se viene utilizando en diferentes lugares.

Todo este trabajo es lo que permitirá determinar si se necesitan realizar excavaciones o no.

Sobre la Quinta de los Comandantes, los querellantes y organismos de derechos humanos estiman que en esos terrenos pueden encontrarse los restos de víctimas de los delitos de lesa humanidad que se investigan en la denominada causa Klotzman, cuyo juicio espera una sentencia en Rosario el próximo 29 de julio.

En este proceso oral y público se analiza la desaparición de 29 personas, de las cuales sólo una sobrevivió, y entre las víctimas se encuentra la beba presuntamente apropiada de Cecilia Beatriz Barral y Ricardo Klotzman.

Comentarios