Región

VIDEOS DE LAS PROTESTAS

Trabajadores de General Motors piden que se revoque el acuerdo entre el Sindicato y la empresa

Los empleados se encontraron que debían presentar su credencial y DNI para poder ingresar a la planta. Lo que figuraban en la lista de suspendidos quedaban afuera.


Los trabajadores de General Motors fueron a trabajar este lunes a la planta ubicada en localidad de Alvear, donde se encontraron con la sorpresa que para ingresar había un riguroso control por parte de personal de seguridad que tenía una lista con cerca de 200 empleados suspendidos, a los cuales no les habían llegado las correspondientes notificaciones a sus domicilios. Piden que se revoque el acuerdo entre el Sindicato de Mecánicos y Afines de Transporte Automotor (Smata) y la empresa.

En la puerta de ingreso a la planta, los trabajadores debieron presentar sus credenciales para saber si estaban o no en la lista de los 350 operarios suspendidos. Según aseguró a El Ciudadano un operario de la planta, “cerca de 200 empleados del turno de la mañana estaban en la lista de suspendidos pero que aún no habían recibido los correspondientes telegramas de notificación a sus domicilios”.

“Solamente nos dieron una fotocopia del telegrama. A Algunos compañeros les notificaron de la suspensión en forma telefónica. En el telegrama, además, figura que la suspensión rige desde el 1º de marzo hasta el 30 de noviembre, cuando nosotros trabajamos el 1º y el 2 de este mes”, agregó el trabajador.

Ante la negativa de los empleados de seguridad de GM permitirles el ingreso a los empleados que figuraban en la lista de suspendidos, los trabajadores radicaron la denuncia en la comisaría de Alvear y luego regresaron a la puerta de la fábrica en donde  llevaron a cabo una mini asamblea en la que participó gente del Sindicato. “Pero se tuvo que interrumpir porque todo lo que nos decían era una mentira y una tomada de pelo”, aseguró.

Antes de llegar al molinete electrónico, debieron pasar rejas y vallados que estaban en ingreso al establecimiento.

“Smata no nos representa”

En la puerta de la planta de Alvear, un trabajador le preguntó a los referentes de Smata “de qué lado están”.

“No nos contestaron y se mantenían en la postura de que agotaron todas las instancias posibles de diálogo con la patronal y que además no se pueden hacer rotación de suspensiones, lo que no es así porque yo hace más de 15 años que trabajo acá (en GM) y cuando se dieron casos de suspensiones, se hizo un plan de rotación”, enfatizó el operario.

Entre las irregularidades que efectuó la empresa multinacional, según refirió a El Ciudadano el empleado de la planta, mencionó que “las suspensiones se debe elegir con orden de prioridad, es decir, los primeros que deberían ser suspendidos son los de menor antigüedad, como también aquellos que tienen mayor cantidad de hijos que otros”, concluyó.

Tras la fallida asamblea en en ingreso a la fábrica, los trabajadores se movilizaron hasta la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación, en el centro de la ciudad en donde cientos de empleados marchaban cargando pancartas con distintas leyendas sobre las acciones llevadas a cabo por GM al grito de “Olelé, olalá, no queremos acuerdo queremos trabajar”.

En Sarmiento y Rioja, otro empelado dijo a El Ciudadano: “Smata no nos representa. Los muchachos están firmando un acuerdo para revocar el acuerdo entre Smata y la empresa. Queremos que se tire abajo ese acuerdo porque no hay firma legible y tampoco acuerdo nacional. Estamos seguros que el Sindicato negoció los despidos de los 350 trabajadores. Ahora fabrican un auto menos, pero el de ahora es más caro y hay más ganancia. La empresa está automatizando la planta de carrocería, ponen robot para sacar empleados”.

Tras reiterados intentos, El Ciudadano no consiguió dar con los referentes de Smata para contar su versión sobre el conflicto.

Trabajadores de General Motors en estado de alerta

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios