Opinión Mundial

Opina Franco Scala

Hay que ser cauteloso, pero no miedoso

Argentina viene entonado tras ganarle a Nigeria, pero no debe subestimar a un Francia que tiene mucho talento


Sin dudas que el triunfo argentino frente a Nigeria elevó muchísimo el ánimo en el bunker albiceleste de cara al duelo ante Francia por los octavos de final. Pero ojo, no agrandarse, ni dar el partido ante los galos ganado de antemano porque sería un error gravísimo.

Argentina mejoró notablemente su actuación frente a los africanos, especialmente en la primera media hora de juego. Y seguramente ese tipo de presión alta que ejerció le puede dar resultado ante Griezmann y compañía. Pero hay que ser cautelosos, no miedosos. Francia cuenta con grandes individualidades, que aún, al menos en los tres partidos que jugó, no se acoplaron de la mejor manera en lo colectivo.

El equipo de Sampaoli deberá copar la parada. Ser preciso en cada avance. No dejar crecer al rival.  Ser ambicioso durante todo el partido, no sólo un ratito. El propio técnico de la selección afirmó que es un partido para jugar “con el cuchillo entre los dientes”. Una frase que patentó en su momento el Cholo Simeone y grafica de algún modo cómo se tiene que jugar en una instancia como esta.

Claro que hoy por hoy sólo con la garra no se ganan partidos. Y ahí entra en escena Messi. El rosarino tuvo momentos mágicos contra Nigeria y en uno de ellos anotó un gol. El equipo necesita de la Pulga en la misma proporción que Lio precisa de sus compañeros.

En esta clase de encuentros donde no hay mañana para el que pierde, es cuestión de achicar el margen de error, aprovechar los momentos y ser conscientes, en el caso de la Argentina, que hay 40 millones de personas esperando una alegría, al menos una, entre tanta zozobra económica, social y política.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios