Ciudad, Edición Impresa

Encuentro

Gremios unidos y en alerta

Referentes del Movimiento Sindical Rosarino se reunieron con Lifschitz para evaluar el impacto de los incrementos generalizados en los servicios y la retracción del mercado interno. La provincia prometió gestiones frente a la situación.


Los referentes del Movimiento Sindical Rosarino se reunieron ayer con el gobernador Miguel Lifschitz para evaluar –entre otras cosas– cómo está impactando en los trabajadores de los distintos gremios tanto la suba generalizada en todos los servicios como la retracción del mercado interno. La situación, que preocupa a la Casa Gris y al sector obrero por las dificultades que se vienen presentando –y que afecta además y con particular saña a las pymes–, seguirá siendo planteada ante el gobierno nacional.

Del encuentro participaron representantes de la Asociación Bancaria, Asociación Empleados de Comercio, Luz y Fuerza, Sindicato Argentino de Docentes Privados, Unión Obrera Metalúrgica, Judiciales, Peluqueros, Sindicato de Amas de Casa, Sindicato Trabajadores del Sistema Bursátil, Asociación del Personal de Organismos de Prevención Social, Trabajadores Madereros y Sindicato de Recolección y Barrido.

“Fue una reunión importante con un sector muy representativo de las organizaciones gremiales de la provincia y de la ciudad de Rosario, con quienes comparto la preocupación por la situación económica y por el impacto que tiene sobre el bolsillo de los trabajadores”, explicó el mandatario provincial.

“En cada una de las actividades estamos viendo dificultades como caída de la actividad, del consumo interno, aumento de las tarifas de luz, de gas y de los combustibles. Es importante contar con el apoyo de los trabajadores. En estos días estaremos insistiendo algún tipo de solución, aunque sea algún paliativo para los problemas que se están planteando”, añadió.

En ese sentido, Lifschitz explicó que en el encuentro “se pudo analizar la situación de los trabajadores de la región quienes ven afectados sus bolsillo de manera importante”.

“También repasamos la situación de cada uno de los sectores, que están con mucha dificultades y en situación de crisis”, remarcó.

“Pero esta preocupación no es particular de la provincia de Santa Fe. Esta es una preocupación a nivel país, por eso nosotros estamos planteando estas dificultades al gobierno nacional y también de la necesidad de atender con urgencia la situación de los sectores de las economías regionales, del interior y del pequeño y mediano empresario. Seguiremos en contacto permanente con el movimiento sindical, ya que necesitamos encontrar salida transitorias a las problemas más urgentes”, añadió.

Por su parte, el secretario general de la Asociación Bancaria de Rosario, Matías Layús, contó que uno de los temas que se planteó en la reunión fue “la preocupación por la eliminación del subsidio energético que impactó en las tarifas”. “No sólo afecta a los ciudadanos sino a las pymes que corren serios riesgos los puestos laborales. Lo que hicimos fue ponernos a disposición para exigir a la Nación una compensación”, indicó.

El titular del gremio local de los Judiciales, Juan Nucci, señaló que “se está ante un problema que afecta a todos los trabajadores”. “Es buena la coincidencia en el ajuste brutal que se está llevando a cabo en el país. Planteamos que le vamos a poner el hombro a todas las políticas de defensa de los intereses de los santafesinos”, afirmó.

Desde Luz y Fuerza, su representante, Alberto Botto, sostuvo que “tanto el aumento de las tarifas eléctricas como la baja del consumo está teniendo un impacto devastador sobre los usuarios comunes y sobre la pequeña y mediana industria”.

El referente de los metalúrgicos, Antonio Donello, subrayó tras la reunión que “de acá a 90 o 120 días si no hay un cambio la industria rosarina va a sufrir una seria crisis”. “Y si no hay soluciones vamos a salir a la calle a defender los puestos de trabajo. No vamos a regalar las conquistas que nos llevó doce años lograr”, concluyó.

Comentarios