Mundo, Últimas

Gobierno español conforme con desmentida de Chávez sobre ETA

El gobierno español manifestó hoy su conformidad con las declaraciones del presidente Hugo Chávez que desmienten los supuestos entrenamientos de miembros de ETA en Venezuela, pero también exigió contundencia en relación con la presencia de etarras en el país caribeño.

La vicepresidenta primera del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, valoró positivamente que el presidente Chávez expresara una declaración “muy clara de cooperación” con el Ejecutivo español y “reiterara” su condena a cualquier “manifestación de terrorismo” (…) “Una vez más se han puesto en marcha los mecanismos de cooperación policial y judicial entre España y Venezuela, que tienen suscritos convenios en la lucha antiterrorista”, añadió la funcionaria, en declaraciones a la radio Cope.

Tras la orden de ingreso a prisión de dos etarras dictada ayer por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno y que detalla que ambos miembros de ETA recibieron cursos de formación en julio y agosto de 2008 en Venezuela, Chávez negó cualquier vínculo de su gobierno con la organización separatista.

“No se puede dar crédito a las declaraciones de dos criminales” que buscan “atenuar la severidad de las penas que la justicia hará recaer sobre ellos involucrando a mi gobierno”, aseguró ayer el presidente Chávez.

Por su parte y también en la víspera, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela emitió un comunicado en el que afirma que “el gobierno venezolano no está vinculado de ninguna manera con alguna organización terrorista, especialmente con el grupo vasco Euskadi Ta Askatasuna (ETA)”.

“Nosotros ratificamos nuestra más enérgica condena al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones”, agrega la nota.

No obstante, el embajador de Venezuela en España, Julián Isaías Rodríguez, insinuó hoy que los dos etarras que declararon haber sido adiestrados en el país sudamericano pudieron hacer esa afirmación bajo torturas, amenazas o coacciones de la policía española.

“Aun conscientes de que en estos casos no debe ocurrir la tortura, las amenazas contra seres queridos o bien recompensas para que se pronunciaran en la forma que lo hicieron, Venezuela tiene serias dudas de que estas declaraciones hayan sido totalmente voluntarias”, sostuvo Rodríguez.

El diplomático, sin embargo, suavizó sus palabras al insistir en que Venezuela cree “en el procedimiento legal español” y que, como experto en Derecho Penal, “simplemente hace conjeturas desde el punto de vista teórico, de que no toda confesión puede tenerse como válida”.

De acuerdo con el escrito judicial español, que se basa en supuestas declaraciones de los acusados realizadas a la policía, los etarras Juan Carlos Besance y Xabier Atristain, recibieron cursos de entrenamientos en armas y explosivos en Venezuela que fueron impartidos por otros miembros de ETA.

Uno de ellos, Arturo Cubillas Fontán, quien fue procesado el pasado mes de marzo por el juez Eloy Velasco por ejercer de intermediario entre la organización separatista armada vasca y el gobierno venezolano, es desde 2005 director adscrito a la Oficina de Administración y Servicios del Ministerio de Agricultura y Tierras del gobierno venezolano.

Además, está acusado de ser el responsable desde 1999 del grupo de etarras que viven en Venezuela y de ser el nexo con las FARC (Fuerzas Armada Revolucionarias de Colombia).

En abril de este año Caracas había negado las imputaciones que el juez Velasco hizo a Cubillas Fontán, en las que también se denunciaba a su Ejecutivo por cooperar en la alianza entre ETA y las FARC.

No obstante, la vicepresidenta española precisó hoy que entonces hubo un “pedido de información” pero no una petición formal de extradición respecto a Cubillas Fontán.

“Los terroristas no van a tener ningún rincón en el mundo donde poder refugiarse”, subrayó la vicepresidenta.

También el “número tres” del gobierno español, Manuel Chaves, consideró que el presidente venezolano se pronunció de forma clara, aunque pidió que haga un “esfuerzo por eliminar las dudas que puedan surgir”, en relación con la presencia de etarras en su país.

En tanto, el opositor Partido Popular (PP) consideró insuficientes tanto las declaraciones de Chávez como la respuesta del gobierno español, al que insta a “pedir explicaciones y protestar formalmente” ante las autoridades venezolanas.

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, insistió hoy en la gravedad de los hechos que involucran al gobierno de Chávez con ETA y exigió la comparecencia del ministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos en el Congreso.

Desde Caracas, el canciller venezolano, Nicolás Maduro, dijo hoy que la derecha española “no podrá destruir los lazos que los gobiernos de España y Venezuela nos hemos empeñado en construir”.

En declaraciones al canal de TV privado Venevisión, Maduro insistió en desestimar que etarras se entrenen en Venezuela y dijo que su país y España activaron mecanismos de cooperación para esclarecer los hechos.

“Nosotros hemos actuado con transparencia y activaremos los mecanismos de cooperación en todos los sentidos”, dijo Maduro, quien resaltó que los vínculos con España van más allá del tema de la seguridad.

Comentarios