Espectáculos

Tradición y renovación

Género vivo y en movimiento

El Quinteto Negro La Boca llega a Rosario en el marco del Encuentro Metropolitano de Tango para presentar su último disco, “Cruces urbanos”, material en el que realizaron, junto a sus autores, versiones tangueras de reconocidos temas del rock, la cumbia y el folclore.


Pablo Bernaba es rosarino, se fue a vivir a Buenos Aires hace ya varios años y hace diez formó el Quinteto Negro La Boca. El nombre de la formación tanguera hace referencia al barrio en el que sus músicos se asentaron. En el caso de Bernaba, atraído por la pasión futbolera. “Más allá de que soy de Rosario, soy de Boca”, confesó. El QNLB, siglas por las que se conoce a la agrupación, “nació con la idea de que sea una formación milonguera y que represente al barrio; empezamos a hacer nuestros propios arreglos dentro de lo «pugliesoso»”, contó el músico a El Ciudadano en relación a la impronta del maestro Pugliese.

Con el paso del tiempo, la formación fue mutando; empezaron a plasmarse en el proyecto nuevas ideas y otros conceptos. “Trabajamos con Osvaldo Bayer, algo que se vio plasmado en el tercer disco y en un DVD. Tango libertario es un homenaje a los anarquistas que militaban en la Argentina. Sin darnos cuenta, hicimos un disco conceptual que es algo muy raro en el tango. Todo empezó como un homenaje a Severino Di Giovanni. Para que él (Bayer) escribiera la letra y yo la música. Ahí empezó una relación de amistad con Osvaldo que es una especie de padrino para nosotros”, relató el bandoneonista.

Algunos temas de aquel disco sonarán esta noche en Rosario cuando el quinteto se presente en el marco del Encuentro Metropolitano de Tango que viene desarrollándose en la ciudad hace algunos días. Pero el concierto será la presentación oficial de Cruces urbanos, un material más reciente y un nuevo desafío para la formación. “Con Tango libertario empezamos a ver que el público iba variando. Es un público poco tanguero el que nos viene a ver, es más punk, de izquierda, más politizado, más anarco”, confesó Bernaba.

Cruces urbanos tiene diez temas. Abre con “Ruido”, una canción de QNLB, y continúa con versiones tangueras de temas provenientes de otros géneros trabajados por el quinteto junto al autor de la letra en cuestión. Así figuran “Nunca me faltes” de Antonio Ríos, “El Olvidau” del Duende Garnica, “Piñas van piñas vienen” de 2 Minutos y “El Camino” del Chango Spasiuk, entre otros. “Cada música tiene su condimento, su preparación. Lo que hicimos con este disco fue nutrirnos. Sobre todo, porque no invitamos a alguien a grabar, sino que les propusimos un trabajo de feedback. Nos comprometimos con las obras de los otros y les pedimos que se comprometan también”, contó Bernaba sobre el proceso destacando el aporte de cada uno de los músicos. “Nos interesaba que ellos pongan su pinceladas al cuadro. El Chango, por ejemplo, estuvo hasta en la mezcla; fue muy enriquecedor”, agregó.

El material también contiene “Cambios de tiempo” de Las Pastillas del Abuelo, “Pisos de madera” de La Mississippi y “Los Nadies” de Eduardo Galeano. “Es un escrito que Eduardo me permitió musicalizar hace tiempo. Me permitió el honor de ser el creador de la versión tanguera. Pero el quinteto nunca lo había grabado. Eduardo murió en 2015 y grabarlo fue, sobre todo, un homenaje a él”, contó el músico.

La voz de QNLB

Más allá de los cruces, el disco, contiene dos temas del quinteto, el que abre y el que cierra el material. “El tema que abre el disco (“Ruido”) tiene un cruce con el rock y con el blues, una potencia con batería, coros y saxo. Era una forma de marcar la cancha de entrada”, contó. El que cierra es “Oxidada Argentina”. “Veníamos de hacer un trabajo muy comprometido ideológicamente y buscamos no desprendernos de eso. Por eso está «Los Nadies», «El Olvidado», que es un tema que grabó Mercedes Sosa, y está con lo anarco-telúrico y nuestros temas”, explicó.

“«Oxidada Argentina» trata de hacer una síntesis de la argentinidad. Ahí se menciona al fútbol y al box, también a Eva y al Che, como personajes, no como una reivindicación sino como parte de la cultura. También plasma la dictadura”, dijo el músico, aunque aclaró que los temas no tienen un concepto cerrado sino que buscan que sean completados por quién los escucha.

“Cruces urbanos es un disco conceptual aunque más experimental que el anterior. El concepto es el cruce del tango con otros géneros y con los referentes de esos géneros. Hasta la portada la hizo un hombre que viene del rock”, dijo, haciendo referencia a que el arte de tapa es un diseño original de Rocambole.

Tango, un género vivo

Muchas veces el concepto del tango “for export” nubla la visión sobre la escena tanguera. Se lo piensa como algo estanco, del pasado. “Hay un estigma sobre el tango, un reduccionismo basado en tres o cuatro tópicos desde los que se piensa que el tango es eso y ya está. Pero el tango es hoy tan heterogéneo como lo era antes. Los que hacen tango con algún sentido de la honestidad, hacen un tango súmamente heterogéneo. Parte de la idea de los cruces y de la militancia de una generación es, justamente, poder contrarrestar eso para llegar a que el tango sea visto como lo que es, un género vivo y en movimiento”, aseguró Bernaba.

El nuevo disco de QNLB salió por la discográfica Sony Music algo que no condicionó su producción pero que les permitió mayor visibilidad. “Ojalá que abra puertas a muchos del movimiento tanguero del que nosotros venimos”.

“Hay un campo del tango que es amplio, no es masivo, pero es amplio y está creciendo. Y Rosario es una de las ciudades que más creció. Tengo muchos amigos ahí como Leonel Capitano y Carlos Quilici. Y pibes mucho más jóvenes. Lo mismo pasa en Buenos Aires. Es una movida creciente, y nosotros somos parte de ese movimiento”.

La conciencia del arte

Consultado sobre el rol del arte en la sociedad y la política, Bernaba destacó: “El arte es parte y es necesario; nosotros nos posicionamos en determinado lugar estético-político como hacen las personas en cualquier ámbito laboral o de desarrollo. Tomamos la decisión de llevar al tango a una tensión más política que a veces está mal vista dentro del prejuicio del género. Se piensa que un buen tango tiene que cumplir un determinado mandato dentro de lo cual lo político no suma. Nosotros nos revelamos a ese estilo”.

Trazo Rocambole

La tapa de Cruces urbanos es un diseño original de Ricardo Cohen, más conocido como Rocambole, quien supo diseñar las tapas más emblemáticas del rock, fundamentalmente de Los Redondos de Ricota. La presencia de Rocambole también es un cruce con el rock y la continuidad de la decisión de que las tapas de los discos del QNLB sean hechas por un artista. De hecho, la tapa de Tangos libertarios fue diseñada por Miguel Rep.

Para agendar

QNLB se presentará este miércoles, a partir de las 21.30, en el Centro Cultural Roberto  Fontanarrosa de San Martín 1080 (Plaza Montenegro).

Si te gustó esta nota, compartila