Edición Impresa, Política

Empleo

General Motors descartó despidos

Aclaró que no habrá reducción de personal en la planta de Alvear, cuando a fin de año finalice la producción de dos modelos.


La automotriz General Motors aseguró ayer que su planta de Alvear “se encuentra estable y trabajando” en dos turnos y descartó que vaya a efectuar despidos cuando ponga fin a la producción de los modelos Chevrolet Classic y Ágile antes de fin de año.

La firma de origen estadounidense salió así al cruce de los voceros rosarinos del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), quienes habían expresado preocupación por unos 800 empleos. Marcelo Barros, secretario general de Smata Rosario, había dicho el lunes pasado que el gremio seguía con preocupación la posibilidad de que se produzcan despidos en las líneas de producción de los dos modelos de la marca este año.

En un comunicado, la empresa descartó “comentarios vertidos en algunos medios sobre los puestos de trabajo” y señaló que los operarios que actualmente trabajan en las líneas del Classic y del Ágile serán afectados a la fabricación del Cruze 5 puertas, que se sumará al actual Cruze sedán.

“La producción de General Motors Argentina en su planta de Alvear, Rosario, Santa Fe, se encuentra estable y trabajando en dos turnos sin contratiempos”, señaló la firma por medio de un comunicado. En respuesta al secretario general de Smata, General Motors afirmó: “Los puestos de trabajo serán mantenidos como informamos desde un principio de la inversión”.

Barros había dicho que existían dudas sobre la capacidad de la firma para mantener los 2.300 puestos de trabajo cuando la firma deje de fabricar el Chevrolet Corsa en noviembre y el Ágile en diciembre. “Se lo hemos planteado a la empresa y ellos nos dicen que está todo bien, pero nosotros estamos visibilizando el problema a futuro”, agregó Barros y advirtió: “Si no viene un nuevo producto para fabricar acá en Alvear, vemos un panorama complicado”.

Puma adelanta vacaciones

Unos 900 trabajadores de la firma Puma, que fabrica calzado deportivo, fueron suspendidos en La Rioja a raíz de la crítica situación por la que atraviesa esa compañía ante la apertura de las importaciones y la caída de sus ventas. El secretario general del Sindicato de Trabajadores del Calzado, Agustín Amicone, explicó ayer que Puma “atraviesa una situación compleja, que derivó en el adelantamiento de vacaciones de su personal”.

Comentarios