El Hincha, Rosario Central

Panorama auriazul

Gaspar Servio y Mauricio Martínez están muy cerca de arribar a Arroyito

El próximo 5 de enero el plantel auriazul iniciará los trabajos de pretemporada y quizás el Kily González pueda contar para ese día con un par de refuerzos. El arquero y el volante/defensor pueden ser los primeros jugadores en sumarse al Canalla


El arquero Gaspar Servio está muy cerca de Arroyito

El próximo 5 de enero el plantel de Rosario Central iniciará los trabajos de pretemporada y quizás el Kily González pueda contar para ese día con un par de refuerzos. Es que el arquero Gaspar Servio y Mauricio Martínez con los nombres que están más cerca de sumarse al Canalla por estas horas.

El arquero se encuentra en Paraguay para desvincularse de Guaraní, su último club. Y ya tiene todo acordado con al dirigencia auriazul para pelear el puesto con Juan Pablo Romero, Josué Ayala y Fernando Miño, quien regresa tras su préstamo a Ferro.

La lesión de Jorge Broun en el partido con Colón (rotura de ligamentos cruzados) obligó al Kily a pensar en un arquero y el primero que estaba en la lista era el de Servio.

El jugador surgido de la cantera de Banfield fue capitán y una de las figuras del Dorados de Sinaloa cuando Diego Maradona era el técnico.

“Servio ya presentó a Guaraní una oferta del club Rosario Central para salir a préstamo. El arquero y el club argentino ya están de acuerdo en todo, solo queda llegar a un acuerdo entre la directiva aborigen y el arquero, por la deuda existente”, deslizaron los diarios paraguayos con respecto a la situación del arquero.

En caso de que Servio logre desvincularse de manera rápida de Guaraní, es muy posible que antes de fin de año se transforme en jugador de Central y convertirse en el primer refuerzo para el Kily.

Otro que puede correr la misma suerte es Mauricio Martinez, que conoce los que es jugar en Central. El volante, que también se puede desempeñar como defensor central, no será tenido en cuenta por Fernando Gago en Racing y quiere pegar la vuelta para Arroyito.

Con el visto bueno del jugador, la misión pasa por arreglar un préstamo con la institución de Avellaneda. Caramelo tiene contrato hasta junio de 2022 y el monto a abonar sería cercano a los 300 mil dólares. Y si bien hay algunos ajustes por hacer, la realidad indica que Martínez, tarde o temprano, se sumará al plantel auriazul.

El ex Unión defendió la camiseta auriazul entre junio de 2016 y julio de 2018. En ese lapso jugó 47 partidos y marcó 4 tantos. Quizás el más recordado es el que le convirtió a Boca por los octavos de final de la Copa Argentina en la edición 2016/17 con Paolo Montero como técnico del Canalla.

En tanto, el nombre que el Kily está esperando es el de Walter Montoya. Las novedades de los últimos días despiertan una sensación de mayor factibilidad para un arribo tras cinco años de ausencia ya que el futbolista tiene el pase en su poder y, de no existir propuestas fuertes, podría activarse.

El futbolista de 28 años finaliza su vínculo con Cruz Azul y sus representantes aguardan alguna negociación que se pudiese hacer del exterior, algo que sugeriría una limitación por el factor económico para competir para la tesorería canalla. De no ser así, las chances de los auriazules se aumentarían a tal punto que, algunos sostienen, podría comenzar la pretemporada con el plantel que conduce Kily González.

Por otra parte, la situación de Juan Cruz Komar no es imposible de darse, pero es complicada desde su inicio.

El defensor, confeso hincha de Central, ya avisó a la dirigencia de Talleres que quiere cumplir su sueño y jugar con la camisera auriazul, pero tiene contrato vigente con la T. Ahí radica el problema ya que la intención de los cordobeses es obtener algo de dinero o bien el porcentaje restante de Rodrigo Villagra que tiene el Canalla.  Las negociaciones por Komar se iniciaron, resta saber cuándo van a terminar.

Marco Ruben y Emiliano Vecchio siguen. El Kily busca dar el salto de calidad con los refuerzos que solicitó. Ahora será el turno de la dirigencia y de Raúl Gordillo, el secretario deportivo, de acordar los nombres y cumplirle al técnico para que no pase en los anteriores mercados, que apenas fueron meras incorporaciones y nunca se transformaron en refuerzos reales.

Comentarios