Edición Impresa, País, Últimas

Fuerte interés por acciones de YPF

Venden en más de mil millones de dólares el 6,67% de la filial argentina.

El Grupo Repsol vendió el 6,67 por ciento del capital de su filial YPF por 1.075 millones de dólares, lo que constituye la colocación más grande en una empresa argentina en los últimos 18 años.

Esa colocación se realizó en el marco de la oferta pública de venta que había anunciado este mes el presidente del grupo, Antonio Brufau, informó ayer la compañía española en Madrid.

“La operación muestra la importancia de YPF para el mercado de capitales internacionales. También demuestra la confianza de los inversores en el potencial de YPF y su management”, confió una fuente del mercado el mismo día en que se conocía el sobreseimiento del ex presidente Carlos Menem y su ministro Domingo Cavallo por la privatización de la petrolera de bandera (recuadro).

Dicha fuente consideró que esto es también “muy importante para el país, pues al haberse casi duplicado la oferta por los papeles de la petrolera, indica que los inversores confían en la Argentina”.

La empresa presidida por Brufau colocó 26,21 millones de acciones de YPF, en la forma de ADS, a 41 dólares por cada una, y ante la elevada demanda decidió ampliar hasta el 7,67 por ciento de YPF esa oferta pública de venta (OPV), que inicialmente fijó en un tope de 7,1 por ciento.

Así, Repsol incrementó el tamaño de la transacción en 1.944.694 de acciones por la alta demanda recibida.

“La empresa recibió ofertas por más de 53 millones de acciones, más del doble del volumen inicialmente previsto para colocar”, precisó la fuente consultada.

El precio de la OPV supone valuar a la filial argentina en algo más de 16.000 millones de dólares, puntualizó el comunicado oficial distribuido ayer en la capital española por el grupo petrolero español.

Repsol ya había expresado tiempo atrás su intención de desinvertir en YPF, con el objetivo de reequilibrar su portafolio de activos. En esa línea, el mes pasado su presidente anunció que pretende rebajar su participación en la empresa argentina hasta un mínimo del 51 por ciento.

Con ese objetivo, en los últimos tiempos la petrolera española desinvirtió en YPF situando su participación en 68,2 por ciento, que mantendrá al concluir la OPV del 7,67 por ciento. El grupo argentino Petersen, con un 15,46 por ciento del capital, es el segundo accionista, mientras que el resto del capital es “free float” (capital flotante).

Comentarios