Política

Perfiles de la nueva gestión

Federico Lifschitz: “Pullaro representa los valores y una forma de hacer política como la de Miguel”

El edil valoró las medidas del gobernador en Seguridad y aspira a un Concejo más activo, con mayor presencia en territorio. Dice que la gestión Javkin debe mejorar el transporte público, los servicios, la higiene urbana, el mantenimiento de espacios públicos y el bacheo. Pidió "hacer un esfuerzo"


Hijo del ex gobernador Miguel Lifschitz, Federico saltó a la escena pública en 2023 cuando fue candidato y luego concejal electo de Rosario, aunque su recorrido se inició a partir de la militancia de su padre. Por pedido de él, se formó primero en la actividad privada donde, luego de una serie de emprendimientos y variados rubros, terminó al frente de una empresa de transporte y logística que mantiene hasta la actualidad.

Federico Lifschitz destaca que el gran legado de su padre son los valores que le transmitió y asegura que no pensó encontrar otro referente en la política tras la muerte del último gobernador socialista de Santa Fe. Sin embargo, hoy ve en la figura del radical Maximiliano Pullaro a un líder con quien se identifica. Lo reconoce como un tipo de acción y le atribuye algunas características que le resultan familiares. Lo acompaña en su política de gobierno y hasta se hizo presente en la requisa de presos de la cárcel de Piñero, dando cuenta de un vínculo que trasciende la política y que nació cuando Pullaro era funcionario de su padre. 

Desde su banca en el Concejo busca acompañar las políticas públicas del Ejecutivo local y provincial, y aspira a que la nueva composición del Palacio Vasallo sume presencia en el territorio para conocer la realidad de las vecinas y vecinos de la ciudad.

-¿Cuál será tu aporte a la ciudad como concejal?

-Más allá del rol de concejal, busco dejar una huella, un legado en política. Vengo de ese tipo de escuela. Darle otra impronta al Concejo Municipal y poner en agenda pública y de la política los grandes temas que se tienen que discutir sobre la ciudad. La seguridad ha sido una gran preocupación y lo sigue siendo. Ha sido nuestro compromiso junto al gobernador Pullaro y la prioridad que hemos tomado para la ciudadanía. Es un tema que el Concejo Municipal tiene que poner en agenda, discutir, trabajar y ver de qué manera desde ese ámbito puede generar distintas iniciativas y acciones que permitan al Estado local contribuir a mejorar la seguridad pública, descender los indicadores de violencia y desigualdad en Rosario. Si bien no es competencia directa es necesario que los concejales se involucren, conozcan y puedan incidir en las políticas que está llevando adelante el intendente y el gobernador. 

-En tu campaña fuiste bastante duro con la actividad del Concejo, en particular con el gasto. ¿Cómo ves la institución desde adentro?

-Nunca hice críticas personales. Tuve una fuerte crítica hacia el funcionamiento del Concejo como institución, porque como vecino percibía que había muchos concejales que no estaban discutiendo los temas importantes y prioritarios para la ciudad. Nadie estaba discutiendo sobre seguridad. Recién ahora se empiezan a ver a algunos concejales queriendo hacer algún tipo de comentarios o de sugerir alguna opinión. Fue un Concejo cómplice con su silencio. Y eso fue lo que critiqué. Me parece que eso va a cambiar. Tengo mucha expectativa en la nueva composición del Concejo, en que sea más activo, que se involucre en los problemas que tiene la ciudad y los rosarinos y trabaje para encontrar soluciones. Ése será mi aporte, no sólo al Concejo, sino a la ciudad.

-¿Cómo se materializa este tipo de aporte? 

-Le pedí al resto de los concejales conducir la comisión de control, convivencia y seguridad. Venimos trabajando en muchos proyectos de manera coordinada con el Ministerio de Seguridad de Santa Fe para acompañar y formalizar muchas instancias que el Ejecutivo provincial quiere implementar en Rosario, pero que necesita de un anclaje local, de la mirada de los concejales y de la participación de los funcionarios municipales. También hay una cuestión actitudinal. No vamos a resolver los problemas sólo discutiendo en el Concejo Municipal, sino involucrándose y poniendo el cuerpo y es lo que venimos haciendo. Me hice presente en la cárcel de Piñero, estuve cara a cara con los presos de alto perfil cuando fueron reubicados, me expuse, estuve en un lugar incómodo, elegí estar ahí aunque no fue lo que muchos sugerían, pero me parece que es necesario. La gente está esperando ejemplaridad de los funcionarios, que realmente puedan estar en el día a día y que pueden estar cerca de esa realidad que muchos desconocen. Yo no vengo a relatarte o a opinar acerca de lo que está haciendo uno u otro. Lo estoy viviendo en primera persona porque es la manera de entender qué es lo que se está haciendo, qué es lo que está pasando en la ciudad de Rosario para cambiarlo y mejorarlo. 

-¿Cómo analizás el impacto de esas medidas? 

-El impacto es positivo. Hay un gobierno que está preparado, que tiene un plan de acción, con un programa y un gran equipo enfocado en resolver la crítica situación que tiene Rosario en materia de seguridad. Desde el primer día después de asumir se hizo un gran esfuerzo por recuperar la operatividad policial, por sacar la mayor cantidad de patrulleros y efectivos policiales a las calles para hacer tareas de prevención. Se ha reubicado a los presos de alto perfil, se ha propuesto reordenar y refuncionalizar el sistema penitenciario de la provincia porque desde ahí se cometían los delitos y se ordenaban las muertes que después se producían en las calles de Rosario. ¿Cómo un concejal no va a estar en un procedimiento tan importante como fue la requisa de Piñero? Desde el Concejo Municipal no vamos a cambiar eso con ningún proyecto, pero sí podemos acompañar y promover muchas iniciativas que los Ejecutivos llevan adelante. Necesitamos que los 28 concejales le pongan el cuerpo, todas sus energías, empeño y trabajo para que las cosas puedan mejorar. La única manera es estando presente para conocer de primera mano lo que se está haciendo y el estado de situación para trabajar coordinadamente.

-¿Cómo es tu vínculo con el gobernador Pullaro? 

-Con Maxi tengo una relación personal que trasciende lo político. Él fue funcionario durante la gestión de mi viejo, con quien también construyó una relación de muchísima confianza. La política nos volvió a encontrar más adelante. Desde el fallecimiento de mi viejo no creí que iba a encontrar una nueva referencia en la política. Esa referencia política la encontré en un dirigente de la Unión Cívica Radical en quien identifiqué valores que me representan y en quien identifiqué también una manera de entender y de hacer política muy similar a la de mi viejo. Maxi Pullaro representa los valores y una manera de hacer política que fue la de Miguel Lifschitz y no tengo dudas que hoy representa la continuidad de lo que fue el mejor gobierno de la provincia de Santa Fe.

-¿En qué aspectos lo ves representado?

-Es un tipo de acción. Yo también me considero un tipo de acción. Fue lo que mamé de mi viejo y es lo que también veo en Maxi. Él tiene claro qué es lo que hay que hacer. Tiene una firme decisión, voluntad política y determinación. Va al frente y trabaja incansablemente para dejar una mejor provincia. Es un tipo que realmente ha venido a entregar absolutamente todo de sí para que las cosas mejoren. Fue lo que hizo mi viejo hasta el último día de su vida. 

-¿Cuál fue el principal legado de tu papá?

-Los valores. Más allá de los aprendizajes en términos políticos que me puede haber dejado el estar toda una vida al lado de él, que inconscientemente habré ido incorporando, mi viejo me deja una base de valores: honestidad, trabajo, esfuerzo, el compromiso con esta ciudad y con los vecinos que son la guía para no perder el rumbo en contextos difíciles. Fue también lo que me llevó en su momento a tomar la compleja y difícil decisión de acompañar a un hombre que no era el candidato del Partido Socialista pero con quien sentía una fuerte identificación.  

-¿Cómo viviste ese momento?

-Con mucha seguridad. Yo no especulé. Simplemente tomé una decisión en base a esos valores, a lo que representaba cada uno de los candidatos y a lo que yo entendía que necesitaba la provincia y la ciudad. Rosario necesitaba un tipo preparado, con decisión política, determinado, con un plan de acción, con los equipos para dar respuesta en materia de seguridad, para combatir el delito, la narcocriminalidad y descender los niveles de violencia. Un tipo que pudiese ponerse por encima de las diferencias ideológicas y los sesgos políticos y dar respuesta a los problemas concretos que tenemos acá. Y no me equivoqué y eso me lo demostró el millón de votos que sacó Pullaro. Pudimos dejar las especulaciones y los egos políticos y partidarios, entender cuál era la preocupación y la demanda de la ciudad de Rosario y de la provincia de Santa Fe, armar la mejor propuesta no sólo electoral, sino de gobierno, que fue acompañada y ratificada por más de un millón de santafesinos.      

-¿Cuáles son los principales desafíos en este contexto nacional? 

-La política tiene que dar respuestas. Tengo mucha expectativa en la gestión que ha iniciado Pullaro, que nosotros venimos acompañando, y mucha expectativa en la labor que vamos a hacer desde el Concejo Municipal, sobre todo en el territorio para mejorar con acciones y hechos concretos la realidad y los problemas de cada uno de los rosarinos. La gente necesita recuperar la credibilidad. Eso se va a lograr a partir de gestiones que sean exitosas, que nos permitan estar mejor. Un Estado austero, eficiente, capaz de dar respuesta a los problemas que hoy tenemos. Ése es el camino. Yo lo vi mucho con mi viejo. Era un tipo que pudo ponerse por encima de las diferencias ideológicas o partidarias. Tenía un electorado transversal que no lo votaba por simpatía o por afiliación partidaria, sino porque era un gestor, porque resolvía y porque la ciudad estaba mejor. En este contexto de falta de credibilidad y de legitimación, de desesperanza de parte de la población y de la sociedad hacia la dirigencia política, lo mejor que puede hacer la política es demostrar con hechos y acciones concretas que se puede trabajar en serio con compromiso, responsabilidad y austeridad para solucionar los problemas y que Rosario y Santa Fe estén mejor.

-¿Cómo analizás la última gestión de Pablo Javkin? ¿Cuáles son las deudas de cara al periodo que comenzó en diciembre? 

-Creo que las cosas siempre se pueden hacer mejor. Pablo inició su primera gestión en un contexto sanitario y humanitario difícil. Una pandemia mundial, desconocida, que nos tomó por sorpresa, donde el Estado pudo dar respuesta en materia de salud pública y estuvo a la altura. También frente a una gran crisis de seguridad por la falta de acción de un gobierno provincial que dejó totalmente abandonada a la ciudad de Rosario. En ese contexto, Pablo tuvo serias dificultades que no le permitieron explotar todo lo que quería hacer. Tengo y espero que en este segundo periodo pueda concretar lo que tenía en mente y que por falta de acompañamiento del gobierno provincial de Perotti, y por algunas otras situaciones coyunturales, no pudo hacer. Hoy hay un gobierno provincial que tiene un proyecto claro para Rosario y viene llevando adelante acciones para que la ciudad recupere su tranquilidad y vuelva a ser un modelo. Tiene un Concejo que lo va a estar acompañando para que pueda llevar adelante su plan de gobierno. 

-¿Qué aspectos se podrían mejorar? 

-Todo se puede mejorar. El transporte público en la ciudad hay que mejorarlo porque es uno de los reclamos más importantes de la ciudadanía, los servicios, la higiene urbana, el mantenimiento de espacios públicos, el bacheo. Tenemos que hacer un esfuerzo para que mejoren. También recuperar proyectos de jerarquía y volver a discutir cuál es la ciudad que queremos. Rosario tiene que recuperar esa impronta, ese rumbo, ese norte. Tenemos que tener claro qué Rosario queremos para nosotros, para nuestros hijos, para quienes la visitan y, en ese sentido, tenemos que volver a discutir proyectos importantes para una ciudad como Rosario que es de las más importantes de la zona. 

Comentarios