Policiales, Política

Francia y Acevedo

Familiares del joven asesinado en barrio Acindar esperaron en vano un encuentro con Sain

“Vinimos para que nos escuche. Nos dijeron que esperemos porque nos iba a atender. Nos enteramos que se fue por un costado. Es un dolor muy profundo. Es feo no tener una respuesta”, dijo un allegado en la puerta del Distrito donde el ministro de Seguridad se reunió con funcionarios municipales


Fuera del lugar de la reunión de la Mesa de Seguridad local en el Centro Municipal de Distrito Sudoeste, en Francia y Acevedo, estaban en el mediodía de este viernes los familiares de Luciano Nahuel “Chano” Gómez, el joven de 23 años asesinado en la plaza del Triángulo de barrio Acindar frente a su hijo de cuatro. Esperaban poder hablar con el ministro de Seguridad Marcelo Sain, quien tras el encuentro con jefes policiales y funcionarios municipales, al ser consultado sobre este caso, dijo: “Los chicos no quedan en medio de las balaceras. Los sicarios van y tiran a todo”. Y evaluó que “cambió mucho la cultura criminal” atento a que “no tienen problemas en llevarse puesta a una persona con menores adelante y a cualquier hora”.

Sin embargo, los familiares de Chano Gómez esperaron en vano: Sain se fue por otra puerta, lejos de la mirada de los allegados a la víctima. “Nos enteramos que iba a estar acá y vinimos para que nos escuche. Nos dijeron que esperemos a un costado porque nos iba a atender. Nos enteramos que se fue por un costado. Es un dolor muy profundo. Es feo no tener una respuesta”, dijo un pariente del joven ultimado.

Los familiares se enfocaron en pedir justicia por Chano pero además por dejar asentado que no tenía vínculos delictivos. En este sentido, dijeron que era cierta la versión de que un primo del muchacho tiene una moto roja muy parecida que la de la víctima y también un hijo casi de la misma edad, lo que pudo haber llevado a los sicarios a equivocar el blanco.

Añadieron que las casas tanto de Chano como de su primo están en la zona, a pocas cuadras de la plaza. “Él llevo a su pareja a la casa de sus suegros donde trabaja en un almacén y se fue un rato con el hijo a jugar a la plaza”, relataron.

Tampoco negaron la versión que indicó que el primo de Chano dejó la ciudad y que, según un rumor que corre por el barrio y que dijeron no haber podido confirmar por no tener vínculos con este joven, tenía cuentas pendientes “con unos colombianos”.

“Lo único que queremos es Justicia y limpiar el nombre de mi hermano. Somos una familia trabajadores”, remarcó Yamil en la puerta del Distrito Sudoeste.

Mesa de Seguridad: refuerzan presencia policial en las zonas donde las balaceras son más frecuentes

Comentarios