El Hincha, Rosario Central

Panorama auriazul

Falta la firma y el anuncio oficial, pero es un hecho que Walter Montoya será refuerzo del Canalla

El chaqueño quedó libre de Cruzl Azul de México y tiene todo arreglado para su regreso a Arroyito por un año a préstamo. De esta manera el Kily contará con un jugador de jerarquía y así cubrirá la banda derecha del mediocampo, una posición a la cual el DT no pudo encontrar el jugador ideal


La cuenta regresiva para el inicio de la pretemporada de Central ya arrancó. Será el próximo 5 de enero cuando el plantel se junte en Arroyo Seco y ahí el Kily González podrá estar cara a cara con un refuerzo que pidió. Se trata de Walter Montoya, quien tiene todo arreglado para su regreso a Arroyito. Resta solamente la firma y el anuncio oficial que seguramente se concretará en los primeros días de 2022.

De esta manera el DT auriazul contará con un jugador de jerarquía y con pasado canalla. Y así cubrirá la banda derecha del mediocampo, una posición a la cual el Kily no pudo encontrarle la vuelta.

No hay detalles aún de la operación pero su vuelta a Central sería a préstamo por un año. El jugador quedó libre hoy de Cruz Azul.

Montoya debutó en el Canalla en 2014 y explotó bajo la conducción de Chacho Coudet, siendo una pieza clave en el equipo que peleó hasta al final el Torneo 2015.

En le verano de 2017 tanto River como Boca querían al jugador, pero el chaqueño eligió irse a Sevilla, que en ese entonces era dirigido por Jorge Sampaoli. Pero el casildense no duró demasiado en el club español y perdió terreno.

Al volante lo adquirió Cruz Azul, luego pasó a préstamo a Gremio y en 2019 recaló en Racing para reencontrarse con Coudet. Volvió a México y ahora tiene la chance de regresar a Central con 28 años.

Con la camiseta auriazul disputó un total de 67 partidos y anotó 7 goles, muchos de ellos desde afuera del área, uno de sus virtudes. El más recordado es el que le convirtió a Atlético Nacional por Copa Libertadores 2016 en el triunfo en la ida de los cuartos de final por 1-0.

En cuanto al resto de las negociaciones más importantes hay dos que están encaminadas y otra que se frenó.

El arquero Gaspar Servio no logró desvincularse de Guaraní y ahora la dirigencia canalla tendrá que negociar un préstamo por el jugador. El ex Banfield ya tiene todo acordado con respecto a su contrato con Central.

La lesión de Jorge Broun en el partido con Colón (rotura de ligamentos cruzados) obligó al Kily a pensar en un arquero y el primero que estaba en la lista era el de Servio.

Por el lado de Mauricio Martínez, quien no será tenido en cuenta en Racing por Fernando Gago, el presidente Víctor Blanco pidió 500 mil dólares por un préstamo, ya que el jugador tiene contrato con el club de Avellaneda. Central ofertó la mitad de ese dinero, pero fuentes cercanas aducen que es muy factible que Caramelo regresa a Arroyito en los primeros días de enero.

El ex Unión defendió la camiseta auriazul entre junio de 2016 y julio de 2018. En ese lapso jugó 47 partidos y marcó 4 tantos. Quizás el más recordado es el que le convirtió a Boca por los octavos de final de la Copa Argentina en la edición 2016/17 con Paolo Montero como técnico del Canalla.

Por otra parte, la situación de Juan Cruz Komar no es imposible de darse, pero es complicada desde su inicio.

El defensor, confeso hincha de Central, ya avisó a la dirigencia de Talleres que quiere cumplir su sueño y jugar con la camisera auriazul, pero tiene contrato vigente con la T. Ahí radica el problema ya que la intención de los cordobeses cuando el Canalla preguntó por el defensor es obtener el porcentaje restante de Rodrigo Villagra que tiene Central, más porcentajes de Gino Infantino y Lautaro Blanco, algo que los dirigentes auriazules descartaron de pleno. Las negociaciones por Komar se iniciaron, resta saber cuándo van a terminar.

En tanto, otra operación en marcha es el sondeo de Central por Santiago Montiel, lateral izquierdo de la reserva de River, primo de Gonzalo, que hoy está en el Sevilla de España.

Marco Ruben y Emiliano Vecchio siguen. El Kily busca dar el salto de calidad con los refuerzos que solicitó y con la llegada de Montoya dio un paso enrome. Ahora será el turno de la dirigencia y de Raúl Gordillo, el secretario deportivo, de acordar los nombres y cumplirle al técnico para que no pase en los anteriores mercados, que apenas fueron meras incorporaciones y nunca se transformaron en refuerzos reales.

Comentarios