El Hincha

Adiós, Profesor

Falleció el ex entrenador de la Selección Argentina Alejandro Sabella

Símbolo de Estudiantes y la Selección, el ex jugador y DT falleció este martes a los 66 años en la clínica de Belgrano, ciudad de Buenos Aires, donde estaba internado desde el 25 de noviembre por una insuficiencia cardíaca. En las redes comenzó la despedida, con respeto y admiración


El ex entrenador Alejandro Sabella, DT del seleccionado argentino subcampeón del mundo en Brasil 2014, falleció este martes a los 66 años en la clínica de Belgrano, ciudad de Buenos Aires, donde estaba internado desde el pasado 25 de noviembre por una insuficiencia cardíaca.

Noble maestro: de la zurda de oro típica de potrero a la claridad conceptual de un DT exitoso

Pronto en las redes sociales comenzaron a despedirlo con admiración y respeto.

Sabella estaba internado en el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires, donde había ingresado para hacerse unos chequeos, pero en el interior del nosocomio contrajo un virus hospitalario.

Pachorra, también apodado Profesor, padecía una “cardiopatía dilatada secundaria a enfermedad coronaria y cardiotoxicidad”, según había informado el centro médico, que aclaró que cuando ingresó tenía un “shock cardiogénico e infección previa”.

https://twitter.com/fcbden_/status/1336387534763347968

El ex entrenador de la Selección argentina consiguió el subcampeonato en el Mundial de Brasil 2014, y también dirigió a Estudiantes de La Plata, con el que logró la Copa Libertadores 2009 y el torneo Apertura 2010.

Como jugador, debutó en primera división en River, donde le tocó ser suplente de Norberto Alonso en aquel año 1975, cuando el Millo salió campeón después de 18 años.

Pronto Sabella emigró: fue a jugar a Inglaterra, al Sheffield United y al Leeds, y al volver lideró el mediocampo del Pincha, donde se convirtió en ídolo al obtener dos torneos con Carlos Bilardo como técnico.

En la Selección, jugó apenas 8 partidos, en un puesto en que eran habitualmente titulares Diego Maradona, Ricardo Bochini, Marcelo Trobbiani y Carlos Tapia.

 

Comentarios