Gremiales

En Entre Ríos al 1200

Explotó interna Municipal: peleas, caos e incidentes

Esta tarde la facción opositora a la conducción de Antonio Ratner intentó copar el sindicato. Hubo enfrentamiento con la Policía y hasta los efectivos debieron usar gases lacrimógenos y balas de goma. Hubo gran caos vehicular en la zona de Entre Ríos al 1200


La Policía debió intervenir para frenar a una de las facciones. Foto: Pablo Soria

Caos. Incidentes. Balas de goma. Gases lacrimógenes. Dos facciones. Bien podría ser la interna de una hinchada de fútbol. Pero no. Lo que explotó este martes por la tarde fue la interna del Sindicato de Municipales. Y en pleno centro rosarino. Es que un grupo de trabajadores del municipio opositores a la actual conducción del gremio se apostó en el frente del edificio enclavado en Entre Ríos al 1200 antes del inicio de la asamblea de la Junta Electoral, que deberá poner fecha a la elección de cargos electivos.

El clima fue mutando en el microcentro de la ciudad en la calurosa tarde de este martes. Es que un nutrido grupo de trabajadores envueltos en remeras rojas y pertenecientes a la facción que lidera David “Colo” Sánchez, ex director de Control Urbano de la Municipalidad, se apostó en el frente del edificio tratando de impedir el ingreso a los demás afiliados.

David Sánchez, ex director de Control Urbano, lidera la oposición en el gremio. Foto: Pablo Soria

La situación fue levantando temperatura y los móviles policiales fueron llegando en cadena. Es más, en minutos la Guardia de Infantería copó el lugar. Allí se produjeron los primeros incidentes entre los presentes y los efectivos policiales. Volaron botellas de plásticos, piedras, bombras de estruendo que terminaron rompiendo vidrios del sindicato y hasta gases lacrimógenos y bajas de goma para dispersar a los más revoltosos.

Los representantes de Sánchez fueron corridos hacia la esquina de Entre Ríos y 3 de Febrero, mientras que la facción que responde a Antonio Ratner, actual secretario general de los Municipales, fue avanzando y ya se ubicó en el frente del gremio.

A todo esto, el tránsito en las calles del microcentro fue caótico, mucho más del que se ve habitualmente. Calles cortadas, bocinazos, discusiones y protestas, la postal que se veía en las adyacencias de Entre Ríos al 1200, donde una interna sindical desató una verdadera batalla en pleno centro.

Si te gustó esta nota, compartila