Ciudad

Es alumna de la Gurruchaga

Estudiante local creó una aplicación sobre educación sexual

Pensó la app porque “quería derribar prejuicios” y que todos pudiesen consultar los contenidos en cualquier momento. Será de descarga gratuita y estará lista a fin de mes. 


 

A comienzos de año la escuela secundaria Gurruchaga estaba revolucionada por el debate de la legalización del aborto. Las y los adolescentes seguían atentos la discusión del Congreso Nacional y escuchaban repetir de uno y otro lado el argumento de que era necesaria la educación sexual en las escuelas. Por eso, cuando en la clase de Proyecto Tecnológico de sexto año el profesor propuso trabajar en una idea durante todo el año, Lara Ramos pensó en hacer una aplicación de celular para derribar prejuicios. Se llama SOX (Sexualidad Orientada y la X del lenguaje inclusivo) y tiene todos los contenidos de la ley de Educación Sexual Integral (ESI) para que estudiantes y docentes puedan consultarlos cuando quieran. Lo que empezó como un trabajo práctico se convirtió en un proyecto que acompañaron docentes de todas las materias, preceptores, estudiantes de distintos cursos y el equipo de ESI del Ministerio de Educación de Santa Fe. La aplicación será de descarga gratuita y estará lista a fin de mes.

Lara Ramos tiene 20 años y está a punto de terminar los estudios en la escuela técnica del barrio Luís Agote de Rosario. Pensó la aplicación SOX como una forma de acceder a los contenidos de ESI en cualquier momento y no sólo en las jornadas especiales que hacen en la escuela durante el año. “Tenemos el espacio de Escuela Abierta pero los estudiantes sentimos que necesitamos más frecuencia. Con una aplicación podés consultar cuando quieras. Es informativa y didáctica y sirve para sacarse dudas y romper prejuicios. Están todos los contenidos de la ley que trabajé con el equipo de ESI del Ministerio de Educación. Aparece el aborto, la diversidad sexual, la homofobia, el abuso. También puse los métodos anticonceptivos y de cuidado tanto de parejas heterosexuales como homosexuales, que no siempre suelen hablarse”, contó en diálogo con El Ciudadano.

Apenas presentó el proyecto la directora de la escuela la apoyó y pidió a los docentes del resto de las materias que la acompañaran para desarrollarlo de manera integral. En las clases de arte pensó los colores, las texturas y el logo. En Lengua corrigió los textos. En Programación y Software eligió y desarrolló la plataforma. Además, armó una producción de fotos con estudiantes de distintos cursos y tomó a la diversidad sexual como tema. Los fotografió en el patio de la escuela y en las aulas con la bandera multicolor y las imágenes ilustran los contenidos en la aplicación. También se sumaron los preceptores que la ayudaron a buscar convocatorias provinciales donde presentar la iniciativa. El mes pasado participó de Edufest, el festival de la educación innovadora que organiza el Ministerio de Educación con más de 500 proyectos de estudiantes de toda la provincia.

Al equipo de ESI del Ministerio de Educación llegó a través de las capacitaciones que dan a integrantes de los centros de estudiantes de toda la provincia. Lara es delegada en la Gurruchaga y participó de una jornada. Cuando les contó el proyecto, el equipo la ayudó facilitando los contenidos que aplican en todos los niveles escolares de la provincia. La ayudaron a diferenciar la ley de los prejuicios e incluso le propusieron promover SOX y seguir trabajando el año que viene en el desarrollo de otras aplicaciones. Lara aceptó y contó que se anotó en la especialidad de informática de la escuela técnica porque era la que menos carga horaria tenía. Cuando empezó a cursar se dio cuenta que le gustaba. “Igual, el año que viene voy a estudiar psicología. Me gustaría poder vincularlo con la educación sexual porque quiero profundizar en todo lo que aprendí este año. Pensaba que iba a ser una materia y listo. No esperaba tener tantos apoyos”, contó.

 

La ley en debate

La ley de ESI es de 2006 y fue pensada de manera integral para que atraviese a todas las materias desde el jardín hasta los estudios terciarios. No se reduce a las clases de biología ni se trata sólo de que chicas y chicos sepan cómo prevenir un embarazo o cuidarse de las enfermedades de transmisión sexual. Busca pensar y construir vínculos libres de todo tipo de violencia a partir del respeto a la diversidad sexual y a las mujeres. También sirve para que puedan diferenciar el cariño del abuso sexual. La provincia de Santa Fe empezó a implementarla desde 2008 a través de la capacitación de docentes. Hace cuatro años incluyó a integrantes de los centros de estudiantes, quienes fueron los principales demandantes de educación sexual en la escuela.

Durante el debate por la legalización del aborto en el Congreso Nacional las voces a favor y en contra coincidieron en que era importante avanzar en la implementación efectiva de la ESI porque la mayoría de las provincias no la aplican. Tras el rechazo en el Senado, un grupo de diputados y diputadas impulsó la modificación y actualización del texto. El principal cambio es que sea declarada de orden público para que todas provincias la apliquen de manera obligatoria en las escuelas públicas y privadas. También elimina el artículo 5 que dice que cada institución puede dar educación sexual según su ideario. Y actualiza conceptos incluyendo las leyes de ampliación de derechos sancionadas en la última década, como identidad de género, matrimonio igualitario y protección integral de niños, niñas y adolescentes.
La posible modificación de la ley generó la oposición de sectores religiosos evangelistas y católicos bajo la campaña “Con mis hijos no te metas”. La cruzada con los colores celeste y rosa surgió en Perú y llegó a la Argentina para oponerse a la perspectiva de género y diversidad sexual.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios