Ciudad

Educación Sexual Integral

ESI: titularizan a los equipos de capacitación de docentes

Son 36 profesionales de Santa Fe que desde 2008 asisten a educadores de todos los niveles. Tenían contratos anuales y celebraron que se institucionalice como política de Estado. Llegó luego de dos años de lucha gremial


ARTE EL CIUDADANO

Desde hace una década Marina Salomón capacita a docentes de nivel inicial y superior para que trasmitan contenidos de Educación Sexual Integral (ESI) en el aula. Empezó cuando las leyes de Matrimonio Igualitario y de Identidad Sexual aún no existían en el país. Fue testigo de cómo pasaron del temor de hablar de que haya dos papás en un hogar a conversar sobre diversidad en los salones; sobre violencia en los noviazgos; y de cómo cuidarse antes de tener relaciones sexuales. Para ella, es importante que docentes se apropien de los contenidos para que las niñas, niños y adolescentes tengan acceso a información y no sufran discriminación ni violencia. Salomón es una de las 36 profesionales del Ministerio de Educación que este lunes titularizaron el cargo del que tomarán posesión este jueves. El logro llegó luego de dos años de lucha de los equipos de capacitación de ESI para formalizar los cargos. Desde 2008 trabajaban con contratos anuales. La reivindicación llegó un año después de la oposición de sectores religiosos evangelistas y católicos embanderados en la campaña “Con mis hijos no te metas”, que en Rosario encabezó el pastor Walter Ghione. El religioso ocupará en diciembre una banca como diputado provincial.

“Es un logro que culmina una lucha colectiva de muchos años. Estamos convencidas que hay que sostenerla. La ESI es importante para que las infancias puedan transitar la escolaridad de una manera más libre y feliz. La titularización permite institucionalizar la ESI y que forme parte de la estructura ministerial. Es muy alentador”, dijo Salomón a El Ciudadano.

Poner el cuerpo

La primera vez que Salomón escuchó hablar de ESI fue en 2009 en una jornada de capacitación que compartió con otros 250 docentes. El contexto era otro: no existían leyes que garantizaran los derechos como el Matrimonio Igualitario (2010) o Identidad de Género (2012). Poner el cuerpo y hablar de sexualidad generaba resistencia en algunos sectores que preguntaban cómo explicar si un estudiante tenía dos papás. “Hoy los chicos hablan de familias diversas, nos hacen preguntas y nos desafían todo el tiempo. Fue una experiencia maravillosa. Prioricé ese trabajo y vi el crecimiento. No me arrepiento. Ojalá me pueda jubilar en el equipo”, contó Salomón, quien también integra el colectivo feminista Las Pauluzzi, en honor a Liliana Pauluzzi, docente y referente de la lucha por la ESI en las escuelas de Santa Fe.

El equipo de capacitación de ESI trabaja desde 2008 en toda la provincia dando clases a docentes de todos los niveles en formato presencial y virtual. También acompañan a docentes y estudiantes en debates que se dan dentro de las aulas. Para quienes integran el equipo es importante que los docentes sean sensibles a la temática y puedan apropiarse de los contenidos. “Al ser una política pública que implica cuestiones de género, diversidad y violencia, te interpela y te atraviesa. Es importante que esté por encima de una política partidaria y que forme parte de una línea de formación del Ministerio de Educación”, señaló Salomón.

Desde 2018 con la campaña lanzada por la agrupación “Con mis hijos no te metas” el equipo de capacitación de ESI tuvo que redoblar esfuerzos. Tuvieron que lidiar con los audios de WhatsApp que circulaban con falsa información sobre los contenidos enseñados, y con las cartas que repudiaban el dictado en las escuelas. Respondieron hablando con las familias y explicándoles cómo trabajan en las escuelas. “No hubo familias oponiéndose, pero las pocas que tomaron la bandera en contra, hicieron mucho ruido. Les explicamos de qué se trata. Y que los contenidos se dan de forma gradual y buscan el respeto y el cuidado del cuerpo”, agregó la docente y aseguró que las familias agradecieron que en las escuelas enseñen temas que muchas veces cuesta charlar en el interior de cada hogar.

“Tuvimos que salir a sostenerla y a poner en palabras cómo trabajamos en las escuelas. Hay que defenderla. Celebro su crecimiento y espero que los grupos antiderechos no avancen en contra”, concluyó Salomón.

Para decidir

La ley de ESI fue sancionada en 2006. Pensada de manera integral atraviesa a todas las materias desde el jardín hasta los estudios terciarios o universitarios. No se reduce a las clases de biología ni se trata sólo de que chicas y chicas sepan cómo prevenir un embarazo o cuidarse de las enfermedades de transmisión sexual. Busca pensar y construir vínculos libres de todo tipo de violencia a partir del respeto a la diversidad sexual y a las mujeres. También sirve para que puedan diferenciar el cariño del abuso sexual. La provincia empezó a implementarla desde 2008 a través de la capacitación de docentes. Hace cuatro años incorporó a integrantes de los centros de estudiantes, quienes fueron los principales demandantes de educación sexual en la escuela.

Durante el debate por la legalización del aborto en el Congreso Nacional las voces a favor y en contra coincidieron en que era importante avanzar en la implementación efectiva de la ESI porque la mayoría de las provincias no la aplican. Tras el rechazo en el Senado, un grupo de diputados y diputadas impulsó la modificación y actualización del texto. El principal cambio era que sea declarada de orden público para que todas provincias la apliquen de manera obligatoria en las escuelas públicas y privadas. También eliminaba el artículo 5 que dice que cada institución puede dar educación sexual según su ideario. Y actualizaron conceptos incluyendo las leyes de ampliación de derechos sancionadas en la última década, como identidad de género, matrimonio igualitario y la protección integral de niños, niñas y adolescentes.

La posible modificación de la ley generó la oposición de sectores religiosos evangelistas y católicos bajo la campaña “Con mis hijos no te metas”. La cruzada con los colores celeste y rosa surgió en Perú y llegó a la Argentina para oponerse a la perspectiva de género y de diversidad sexual. El encargado del entramado local es el pastor evangélico Walter Ghione. Ocupó el segundo lugar detrás de Amalia Granata en la lista de candidatos a diputados provinciales por el Frente Unite por la Vida y la Familia. Bajo la bandera de los autodenominados “próvida” y con una clara postura contra el derecho al aborto libre, seguro y gratuito, el Frente obtuvo seis bancas en la Legislatura provincial en las elecciones del 16 de abril.

Comentarios