Policiales

Investigación de la PFA

Envían a juicio a dos células de Los Monos, lideradas por los convictos Milanesa y Leo Rey

Tras una serie de allanamientos en Rosario, Roldán, Pérez, Reconquista, en un hotel porteño y en dos unidades carcelarias se detuvo a los cabecillas y otras dieciséis personas que integraban las gavillas. Operaban en Villa Banana y en Vía Honda, en la zona sudoeste de la ciudad

Milanesa y Leo Rey, dos gerentes de la monada.

La titular de la Fiscalía Federal N°3 de Rosario, Adriana Saccone, y el fiscal coadyuvante Santiago Alberdi solicitaron al Juzgado Federal N° 3 la elevación a juicio de los dos líderes y de otros dieciséis integrantes de dos organizaciones narcocriminales, acusados por los delitos de tráfico y comercialización de estupefacientes agravado por la cantidad de intervinientes.

La investigación que arribará a la etapa de debate oral y público tuvo origen en una nota de la División Antidrogas Rosario de la Policía Federal Argentina en la que se analizó la intervención telefónica de un abonado, de la que se desprendía la realización de maniobras de tráfico de drogas a través de dos organizaciones dedicadas al tráfico de estupefacientes que operaban en la Villa Banana y en Vía Honda, en la zona oeste de Rosario.

La fiscal Saccone y el fiscal coadyuvante Alberdi acusaron a Leonardo Dalmacio Saravia, alias Leo Rey y sindicado lugarteniente del fundador de Los Monos Ariel “Viejo” Cantero, y Franco Matías Almaraz, apodado Milanesa, en calidad de líderes de ambas bandas, por lo que los acusaron del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, distribución y almacenamiento en forma organizada, en calidad de organizadores.

Imputaron a Leo Rey, el narcogerente de Tartita, como miembro de la banda del Viejo Cantero

Asimismo acusaron por el mismo delito pero en calidad de coautores a Alexis “Tartita” Cantero (hijo del Viejo Cantero), Daiana Gómez, Susana Saldaña, Shelia Suárez, Marcela Olivera, Gabriela Aguilar, Marcela Costas, Luis Velázquez, Darío Pérez, Antonio Galarza, Amelia Carreño, Sofía Almaraz, Rocío Morales, Valeria Pereyra, Verónica Bustamante y Verónica Gutiérrez.

A través de la investigación realizada por la fiscalía se pudo detectar la existencia de las dos estructuras que, más allá de algún eventual contacto, no guardarían vinculación entre sí. La primera de estas empresas criminales estaría liderada por un hombre apodado Milanesa, que resultó ser Almaraz, actualmente detenido en la Unidad Carcelaria N° 11 de Rosario, y que contaba con la asistencia de su hermana y otras seis personas. Desde su lugar de confinamiento, proveería de material estupefaciente a los demás integrantes de la organización mientras otros integrantes se encargaban de recolectar dinero y trasladar indicaciones a los demás participantes.

La segunda banda estaba encabezada por Saravia, apodado Leo Rey o Primo, quien se encontraba en un hotel de la ciudad de Buenos Aires y era asistido por su pareja, siete mujeres y otro hombre. En la división de tareas, siguiendo las instrucciones de Milanesa Almaraz, dos integrantes eran los encargados de proveer drogas y controlar el ingreso y egreso de dinero de la estructura criminal, mientras que otras personas se encargarían del acopio del material estupefaciente en sus domicilios.

De acuerdo a la hipótesis fiscal, esta banda se abastecería de la droga en Caba, donde Saravia -quien se encontraba prófugo para otra causa en trámite ante la Fiscalía Federal N° 1 de Rosario- utilizaba un DNI adulterado para hospedarse primero en un hotel céntrico, y luego en un departamento en el barrio porteño de Caballito.

Condenaron en juicio abreviado a Leo Rey por integrar la banda liderada por el Viejo Cantero

A partir de estos hechos, en marzo la fiscal Saccone solicitó el allanamiento de dieciséis domicilios de la ciudad de Rosario, dos en Roldán, otros tres en la localidad de Pérez y uno en Reconquista. Además, requirió la requisa de dos celdas en la Unidad N°11, otra en la Unidad N°5 de Rosario del Servicio Penitenciario provincial y del cuarto de un hotel porteño. También solicitó interceptar dos vehículos utilizados por una de las organizaciones, la detención de las personas sospechosas y la incautación de documentación y material de interés para la pesquisa.

De esta manera, personal de la Brigada de la División Antidrogas de Rosario interceptó un Toyota Etios y un Ford Focus y detuvo a dos hombres y a dos mujeres cuando transportaban, desde Buenos Aires a Rosario, 21,645 kilos de cocaína acondicionados en veinte panes que estaban ocultos en el interior del Ford Focus. También se incautaron dos kilos de marihuana, precursores químicos, dinero en efectivo, teléfonos celulares y documentación, al tiempo que se aprehendió a otras dieciséis personas. Finalmente, al líder de una de las organizaciones lo detuvieron en el hotel porteño, donde permanecía oculto junto a otros cuatro integrantes de la organización.

Para la fiscalía, tanto Milanesa como Leo Rey desplegaron la acción de organizar estas empresas criminales, “llevando a cabo estas conductas de forma dolosa, ya que en todo momento su accionar apuntó deliberadamente a posibilitar la ejecución de los actos ilícitos, distribuyendo las tareas entre los miembros del grupo, administrando los recursos humanos y materiales, disponiendo y estableciendo las condiciones de trabajo, entre otras”.

Dos décadas de cárcel para un muchacho por homicidio, dos intentos de asesinato y una balacera

Comentarios