El Hincha, Newell's Old Boys

Panorama rojinegro

Entre lesiones y suspensiones, Gamboa todavía no pudo poner en cancha su equipo ideal

Decir el once de memoria es una apuesta de cualquier entrenador. Saber qué jugadores son los titulares es beneficioso incluso para los propios futbolistas, que sienten más confianza y menos presión. En eso está el Negro Gamboa, y ya tiene una base bastante importante


El empate ante Patronato en Paraná mostró un Newell’s que sigue en construcción, con puntos altos y bajos, aunque respetando una idea de juego que Fernando Gamboa pregona e impone. La Lepra busca ser un equipo con vocación ofensiva, con un esquema 4-3-3 casi inmodificable y una entrega al límite en cuanto a lo físico. A veces sale mejor, como con Talleres y Estudiantes; otras no tanto, como sucedió con Argentinos; o muestra buenas y malas, algo que se vio con Patronato.

Más allá de la idea de juego, el otro desafío de Gamboa es encontrar el once ideal, o al menos una base importante de jugadores que sepan que son titulares. Y en eso está, aunque las lesiones, las suspensiones y la demora en la llegada de algunos refuerzos aún no le permite probar con su versión ideal.

En defensa empieza a acomodarse. La lesión de Franco Escobar lo dejará varios partidos afuera y Gabriel Compagnucci se asentó como lateral derecho. Por características, potencia física, vocación ofensiva y buen juego aéreo, el ex Tigre cierra perfecto con la idea de Gamboa. La buena es que Cristian Lema empieza a parecerse al de otros buenos tiempos, algo que va a ayudar a acomodar la última línea.

Como lateral izquierdo Franco Negri le ganó la pulseada a Mariano Bíttolo, y mientras espera por el paraguayo José Canale –llegaría en estos días-, el juvenil Facundo Mansilla se afirma como una buena alternativa.

En el medio es donde aún hay dudas y ausencias que pesan. Gamboa no puede contar con Julián Fernández y Pablo Pérez, por momento el equipo lo siente. Juan Sforza no está tan cómodo de cinco, y Jero Cacciabue alterna momento de gran lucidez y despliegue con otros donde le cuesta acomodarse. Y lo peor es que ambos jugadores lesionados tienen para algunos días más hasta tener el alta, los que los pone en duda incluso para jugar el Clásico.

La gran noticia para Gamboa es que Nicolás Castro responde como él creía. El entrenador con-fiaba en el juvenil mediocampista para trabajar como enganche por izquierda, un puesto clave en la estructura de su equipo. Y ante Patronato hizo entrar unos minutos a Maxi en ese lugar, por lo que la Fiera aparece por ahora como una alternativa como volante ofensivo.

Arriba el DT tiene dos titulares; Cristaldo y Scocco, y entre Justo Giani y Juan Garro definirá el tercero de los atacantes. La idea original era que ese puesto fuera de Garro, pero el partidazo de Giani ante Estudiantes lo puso en una pelea mano a mano para ser titular, algo que incluso puede definir el entrenador partido a partido.

Por ahora Pablo Sabbag es suplente y Gamboa lo usó poco, pero no hay que descartar que con el correr de los partidos tenga más minutos desde el banco. Y hay pibes como alternativas como Ramiro Sordo, Luciano Cingolani, Guillermo Balzi (es enganche) y Panchito González, quien ya tiene el alta médica tras una ruptura de ligamentos, pero antes de ir al banco jugará algún partido en reserva.

Decir el once de memoria es una apuesta de cualquier entrenador. Saber qué jugadores son los titulares es beneficioso incluso para los propios futbolistas, que sienten más confianza y menos presión. En eso está el Negro Gamboa, y ya tiene una base bastante importante.

Comentarios