Edición Impresa, Policiales

Encuentran dos cuerpos en el interior de una camioneta

El conductor tenía cuatro impactos de bala y su acompañante uno. Investigan venganza o ajuste de cuentas.

Los dos hombres aparecieron asesinados en el interior de una camioneta en Castelar.
Los dos hombres aparecieron asesinados en el interior de una camioneta en Castelar.

Dos hombres fueron hallados en la madrugada de ayer asesinados a balazos en el interior de una camioneta 4×4 que estaba estacionada y con el motor encendido en un cruce de calles de Castelar, al oeste del Gran Buenos Aires. Los pesquisas descartaron que el hecho haya sido durante un intento de robo, ya que las víctimas tenían dinero, relojes, anillos y cadenitas de oro, por lo que investigan si se trató de una venganza o un ajuste de cuentas.

Según fuentes policiales, el hombre que fue hallado al volante de la camioneta tenía cuatro balazos, mientras que el acompañante uno, y en base al análisis de la escena de los crímenes, el ataque se habría cometido dentro del mismo rodado.

El jefe de la Departamental de Morón, Pedro Bianchi, informó a la agencia Télam que el hallazgo de produjo cerca de las 0.15 de ayer, luego que varios vecinos escucharan detonaciones de armas de fuego en las inmediaciones y llamaran al 911.

   Unos minutos más tarde al menos dos patrulleros llegaron al cruce de las calles Hidalgo y Lobos, de Castelar Norte, donde encontraron una camioneta 4×4 Dodge Ram de color negra, con el motor en marcha y dos cadáveres en el interior.

Los pesquisas que trabajaron en el lugar determinaron que las víctimas acababan de ser asesinadas a quemarropa, una de ellas de un tiro y la otra de cuatro.

Desde el inicio la Policía descartó el homicidio con fines de robo, ya que en poder de una de las víctimas se encontraron 600 pesos y la otra tenía más de 100, al tiempo que ambas llevaban puestos relojes, anillos y cadenitas de oro.

En poder del hombre que se hallaba sentado en el asiento del acompañante, identificado por la policía como José Antonio Sevilla, de 32 años, los investigadores encontraron una pistola calibre 9 milímetros, y en el portaobjetos de su lado un cargador de pistola.

En tanto, en uno de los bolsillos de la otra víctima, identificada como Jorge Julio Coquean, de 35, la policía encontró un oficio del Patronato de Liberados de Quilmes.

Del análisis de ese documento surgió que Coquean había salido en el año 2006 de la cárcel de Florencio Varela, tras purgar una condena de cinco años y tres meses de prisión por robo calificado, detallaron voceros de la investigación.

Las fuentes añadieron que tanto Coquean como Sevilla poseían antecedentes por distintos delitos.

Los hombres asesinados no eran de la zona de Morón, sino que uno se domiciliaba en el partido de La Matanza y otro en el de Esteban Echeverría, agregaron los informantes.

Sobre la camioneta, las fuentes informaron que pesaba sobre ella una prohibición para circular debido a una denuncia de venta.

Según los rastros detectados a simple vista por los expertos, se cree que los crímenes fueron cometidos por dos personas que iban junto a las víctimas, sentadas en el asiento trasero de la camioneta y que, tras efectuar los disparos, huyeron del auto aparentemente a bordo de otro rodado.

Por tal motivo, los investigadores buscaban en la zona del hallazgo eventuales testigos de la huida de al menos dos sospechosos con el fin de poder identificarlos.

Una de las hipótesis que manejaban los investigadores es que el doble crimen pudo surgir de una discusión por el reparto de algún botín, ya que todo hace presumir que las víctimas integraban una banda de delincuentes.

La investigación está en manos de efectivos de la Jefatura Departamental y de la DDI de Morón, que trabajan bajo las órdenes de la fiscalía de turno de ese distrito.

Comentarios