Policiales

Pasaje Demestri al 6000

Encontraron asesinado a joven en el vestuario de un club

Ocurrió el domingo por la noche y la víctima presentaba tres disparos de arma de fuego en la zona del cráneo. Se llamaba Kevin y vivía a una cuadra y media del lugar donde lo mataron


Foto: Juan José García

La última vez que Gabriel Jara vio con vida a su hijo Kevin fue el domingo por la mañana en los alrededores del Fonavi Rouillón y Seguí, a unas cuadras de su casa. Después de ese momento, el joven de 20 años pareció esfumarse del barrio. No contestó mensajes y la búsqueda en lo de sus amigos y las consultas en la comisaría fueron en vano. La peor noticia llegó pasadas las 9 de la noche: un empleado del club San Cayetano, en Pasaje Demestri y Magallanes, encontró a Kevin Jara fusilado de tres disparos en la cabeza. El cuerpo estaba en un vestuario, en medio de un charco de sangre.

Kevin Jara era hincha de Newell’s y en su Facebook rendía tributo a La Hinchada que Nunca Abandona, la facción liderada por el ex jefe del paravalanchas leproso Roberto “Pimpi” Caminos. El sábado, contó su padre, encaró la noche junto con amigos.

Kevin Jara. Foto: Facebook

 

“Él se iba a todos lados y volvía a las 10, 11 de la mañana. Esta vez no apareció, lo buscamos en la casa de todos los amigos y nadie sabía nada. Yo lo había visto a media mañana con dos pibes y dos chicas que no conocía. Fue la última vez. Por la noche empezamos a buscar. Mi sobrina me avisó. Parece que lo corrieron y en el club no tuvo salida: le dispararon tres veces en la cabeza”, relató Gabriel, quien entre llantos dijo todavía no podía asimilar la trágica noticia.

A las 21.30 un empleado del club San Cayetano que estaba por alquilar la cancha entró al vestuario y encontró el cuerpo con un charco de sangre alrededor. Kevin vivía a una cuadra y media de ese lugar, y la novedad dio por finalizada la búsqueda. Pasadas las 22 y con la escena cercada, llegó al lugar el fiscal de Homicidios Florentino Malaponte, que instruyó las primeras medidas. El personal de Criminalística de la PDI recolectó 3 plomos y una vaina servida.

Desde el área de prensa de Fiscalía indicaron que, como es de rigor, se solicitó autopsia, toma de testimonios y relevamiento de cámaras, aunque según los primeros informes el club no posee registros ni hubo testigos del hecho. “Hay líneas investigativas sobre la posible motivación del hecho que permanecen en reserva a la espera de resultados de medidas en curso”, agregaron.

Según fuentes policiales, familiares de la víctima manifestaron que Jara “tenía antecedentes y robaba en la zona”, pero el padre del joven dijo en declaraciones a la prensa que su hijo no tenía anotaciones penales. “Es un pibe que lo quería todo el mundo. Nadie supo decirme con quién estaba”, expresó.

Gabriel contó que la última vez que vio a Kevin fue cuando por la mañana lo divisó entrando al Fonavi de Rouillón y Seguí con gente que no conocía y después lo encontraron en la canchita. “Él no trabajaba, había dejado el estudio y solamente fumaba marihuana. La culpa es mía por dejarlo hacer lo que él quería”, se lamentó.

Gabriel dijo que su barrio es “el peor de Rosario” y que los vecinos están a merced de delincuentes. De hecho, recordó que frente a la canchita donde encontraron a su hijo en septiembre pasado mataron con fines de robo a Albino Almaráz, un hombre de 70 años que había cobrado una pensión. “Esto pasó por todos los faloperos que viven ahí, está lleno de drogadictos. No hay cámaras, no hay luces. Andan todo el día armados. Esta es la peor parte de Rosario. Te da miedo cuando vas a trabajar, cuando volvés. Alguien vio algo seguro. Espero que declaran”, cerró el hombre.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios