Edición Impresa, Política

Compre extranjero

En Santa Fe, la importación de alimentos creció 20% promedio

El gobierno provincial y Fisfe alertaron sobre el impacto que genera la apertura comercial indiscriminada en el mercado local. Un nuevo informe del Observatorio hizo foco en el rubro alimenticio y en las producciones regionales.


El gobierno santafesino hizo una nueva advertencia sobre el impacto de las importaciones en las distintas cadenas productivas locales y reiteró el reclamo a la Nación por una política de protección y fomento del mercado interno. Fue ayer, en la presentación del tercer informe del Observatorio de Importaciones elaborado por el Ministerio de la Producción y la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe).

Del informe se desprende  que la importación de alimentos creció en promedio 20,3 por ciento desde que el gobierno nacional eliminó las restricciones, en diciembre pasado, pero en algunos productos las cifras son mucho mayores: en los primeros siete meses de 2015 ingresaron al país ocho mil kilos; en el mismo período de 2016, más de siete millones. Representa un aumento de más del 90 mil por ciento (ver aparte).

“Necesitamos que el mercado interno esté en agenda del gobierno nacional”, exigió el ministro de la Producción de la provincia, Luis Contigiani, en la presentación del tercer informe de importaciones elaborado por la cartera productiva y la Fisfe, que pone el foco en el rubro alimentos y en las producciones regionales.

Según informó ayer el diario Ámbito Financiero, el gobierno nacional empezará a regular el ritmo de apertura de importaciones para proteger la producción nacional en los sectores más sensibles a la llegada de productos del exterior.

La actividad fue ayer en la Asociación Empresaria de Rosario y participaron el presidente de Fisfe Guillermo Moretti, el presidente de Federación Agraria Argentina Omar Príncipe, los senadores provinciales Miguel Cappiello y Ricardo Kaufmann, autoridades provinciales, locales y regionales y actores ligados a la actividad primaria, industrial y comercial.

“Un rubro en donde los números son significativos es el de la producción de zanahorias, donde el incremento es del 90 mil por ciento”, indicó Contigiani.

“Hay casos muy particulares a destacar: un incremento del 400 por ciento en frutillas, del 200 por ciento en chacinados y bondiolas y del 85 por ciento en cortes frescos de porcino. En el caso de la producción de quesos, materia en la que Santa Fe tiene un desarrollo considerable, hay aumentos interanuales que van del 54 al 238 por ciento”, sostuvo el ministro de la Producción.

Días atrás Contigiani había divulgado datos sobre la suba en las importaciones de frutilla congelada (423 por ciento intearnual). Ayer sumó información sobre otros sectores afectados por el ingreso de productos extranjeros, como los enlatados. La importación de maíz en lata subió un 17 por ciento y las jardineras un 415 por ciento.

“Ante este escenario –señaló el funcionario– nos reunimos con las industrias, el sector primario y el comercial para abordar la situación y alertar sobre esta preocupación”.

Contigiani distinguió: “No estamos hablando de importaciones que tienen como objetivo la baja de precios, que podría ser una política legítima, sino que se trata de productos que no se integran a nuestros procesos productivos, compiten y los destruyen”.

“En un escenario recesivo, con caída del empleo y afectación social, necesitamos que el mercado interno esté en agenda del gobierno nacional. Debemos ayudar a que tengamos un tejido social con más oportunidades, mayor equidad, más trabajo e igualdad”, concluyó el ministro.

Las entidades que reúnen a industriales y productores también manifestaron su preocupación por la política aduanera de la Nación. “No queremos volver a la valorización financiera sino trabajar sobre la valorización productiva, que es la que nos da empresas que funcionan, salarios de calidad y un mercado interno fuerte”, remarcó el presidente de Fisfe Guillermo Moretti.

Por su parte, el titular de la Federación Agraria, Omar Príncipe, señaló: “Como entidad tenemos una gran preocupación por este tema y es algo que venimos planteando desde hace un tiempo. Los números que se presentan aquí dan cuenta que Argentina carece de una política pública a largo plazo que le dé previsibilidad a los distintos sectores de la economía, que involucre a todos y asegure el consumo interno”.

Variaciones

El tercer informe del Observatorio compara datos, a nivel nacional, de los primeros 7 meses del año pasado con igual lapso de 2016. El trabajo hace foco en sectores de la producción santafesina afectados por las importaciones. Las mayores variaciones se dieron en estos alimentos: zanahoria 90.487%; naranja 16.766%; queso azul 4.500%; pollo trozado 1.227%; frutilla congelada 423%; bondiola 404%.

Comentarios