Policiales

Ataque en Capitán Bermúdez

En busca de quienes balearon a tres pibes en un boliche

Incautan un arma, demoran a una mujer y hallan un auto que presentaba un impacto de bala en allanamientos que buscan dar con los tiradores que en la madrugada del domingo pasado atacaron a tres adolescentes frente al boliche Cheeka en la zona norte del cordón industrial


El domingo pasado un demencial ataque a balazos sobre el frente del boliche Cheeka, en Capitán Bermúdez, dejó a tres jóvenes heridos. La mecánica fue la misma que en 2014 se cobró la vida de la promotora Any Rivero en esa misma localidad del Gran Rosario: tiros desde un auto que hacen blanco sobre las personas que salen de la disco. En esta ocasión, los adolescentes Briton C., Agustín L. y Alejandro S. resultaron heridos. El primero se llevó la peor parte al recibir un plomo en el estómago e intenta recuperarse en la sala de terapia intensiva del hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. El caso quedó a cargo del fiscal de San Lorenzo Aquiles Balbis, quien este jueves ordenó cinco allanamientos en la zona norte de Rosario para lograr dar con los tiratiros. El saldo fue la detención de una mujer de 64 años, el secuestro de un vehículo, armas, municiones, celulares y computadoras, indicaron fuentes policiales y judiciales.

Con órdenes de allanamiento, la Policía de Investigaciones irrumpió en cinco domicilios de barrio Casiano Casas, en el norte rosarino. En una vivienda de pasaje 1357 al 2000, secuestraron un viejo pistolón, dos computadoras, ropas, un tambor de un revólver calibre 38, celulares. También, los efectivos demoraron a Graciela G., de 64 años. La redada continuó en sendos domicilios de Larrechea al 1500 y Castagnino a la misma altura, donde la PDI se incautó de celulares, una munición y computadoras.

No muy lejos de allí, en las cocheras del Fonavi de Casiano Casas y Ghiraldo, los pesquisas dieron con un Fiat Punto color gris que tenía una luneta rota y presentaba un agujero de bala en la parte baja. “Se trata de un vehículo de interés en la causa”, confió una fuente del caso.

El domingo, alrededor de las 6, los tres adolescentes estaban en la puerta del complejo bermudense Fulana, que en invierno adopta el nombre de Cheeka. Los disparos partieron de un vehículo en movimiento. El trío sufrió heridas de arma de fuego. El que se llevó la peor parte fue Briton C., quien permanece internado en estado reservado. Los otros dos, Agustín y Alejandro, resultaron con lesiones menores.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios