Edición Impresa

Crisis y autodesarrollo

Emprendedor de economía social hace juguetes para jardines

Fabián Ponce, creador de Rambar Kids, diseña y produce entretenimientos inclusivos, no sexistas y educativos. El programa Rosario Emprende lo ayudó a convertir una mala situación laboral y económica en una pyme con futuro


Fabián Ponce es un emprendedor rosarino que participa todos los viernes en la muestra del distrito Oeste y cada fin de semana largo en la megaferia del Biomercado mostrando y comercializando su producción de juegos y juguetes para niñas y niños, diseñados a partir de una visión inclusiva y no sexista, y pensados para que puedan desarrollar la motricidad y aprender. Además, a partir del crecimiento de Rambar Kids, como se llama su emprendimiento, se transformó en un proveedor de juguetes para jardines de infantes de la ciudad.

“Mi visión es que Rambar Kids sea una pyme rosarina que se dedique a la producción de juguetes para la educación, motricidad y rehabilitación, abasteciendo y reparando los juguetes, porque es importante recalcar el esfuerzo de los padres y las maestras para que los niños tengan la posibilidad de jugar y no perder la inocencia”, explicó Fabián, quien hizo el recorrido con el apoyo del municipio para lograr tener un emprendimiento sostenible.

“Mi idea es que el emprendimiento crezca pero no abusar con los precios, siempre tenemos una charla previa con los espacios para que sea justo”, aclaró.

Rambar Kids comenzó en 2016, cuando Fabián había quedado sin trabajo y atravesaba una crisis económica. Para salir adelante, se refugió en lo que sabía hacer: “Al principio hacía artesanías en troncos, maderas, cuadros calados, sin un objetivo o fin determinado. Lo hacía como hobby o para regalar”, contó.

Pero el talento comenzó a transformarse en una fuente de sustento cuando se sumó a la propuesta de formación “El ABC del Emprendimiento”, un ciclo que dicta la Secretaría de Economía Social municipal como parte del programa Rosario Emprende.

El artesano se especializó así en juguetería y se sumó a los emprendedores de la economía social. “Encontré una guía para continuar. Allí fui coordinando varias ideas y cuando finalicé la capacitación, con el aporte que recibí de la Municipalidad pude comprar mi primera herramienta, un taladro de banco”, relató.

Fabián accedió por primera vez a la comercialización abierta al público en la Feria especial del Día del Niño, y desde entonces participar de las distintas ferias: “Con la nueva máquina pude hacer unos trompos; entonces, en ese Día del Niño, frente a la plaza del distrito Oeste, llevé una serie de juguetes a bajo costo y dio muy buen resultado. A partir de ese momento vi cuál era el objetivo y cambié el nombre de Artesanías Rambar a Rambar Kids, una marca especialmente para niños”.

Con esa nueva visión del emprendimiento, decidió continuar capacitándose y participó de la Fase 2 del programa Rosario Emprende. “Desde esa instancia aprendí mucho sobre el estudio del mercado y comencé a observar las necesidades. A partir de algunas experiencias en el Biomercado, llega la idea de producir juguetes para educación, y también para infantes con problemas de motricidad, otros juegos que incluyen el braille y además con lenguaje de señas”, recordó.

La línea incluyó así juguetes adaptados para ser utilizados por niñas y niños con distintas dificultades. Hoy, a dos años de aquel comienzo con muchas incertidumbres y pocas certezas, Rambar Kids es proveedor de juguetes para instituciones, como es el caso del Jardín de infantes Dolores Dabat Nº 41, ubicado en Bella Vista Oeste. Este año, desde la institución decidieron invertir en la compra de elementos lúdicos desarrollados por este emprendedor y equiparon las salas para 140 niñas y niños que asisten al lugar. El estreno de los flamantes juegos fue durante el último festejo por el día de la niñez, que confluyó con un nuevo cumpleaños del jardín.

“Elegimos este tipo de juguetes por la durabilidad que tienen y para que este sea un lugar acogedor, cómodo y que sea un jardín como cualquier otro”, señaló Lorena, directora de la institución estatal que cuenta con 40 años de vida.

 

Autogeestión

Rosario Emprende es un programa de intervención territorial que busca garantizar la formación y el apoyo a emprendedores, vinculándolos con todas las herramientas para personas que necesiten desarrollar espacios laborales autogestionados. El área de Comercialización de la Secretaría de Economía Social se ocupa de la organización de cada feria de la ciudad y acompaña a cada emprendedor feriante a desarrollar estrategias de venta de sus productos, con acciones responsables, sustentables y enmarcadas en el concepto del comercio justo. “Creemos que los valores como el cooperativismo y el asociativismo son fundamentales para la creación de una nueva economía, ya que son mecanismos de crecimiento en el ámbito local”, señaló el secretario del área, Nicolás Gianelloni.

 

Apuesta al futuro

El emprendimiento de Fabián experimentó un vertiginoso crecimiento en apenas dos años de vida. Además de producir los juguetes y proveer a varios jardines de la ciudad, Rambar Kids ofrece mantenimiento y reparación de roturas de los juguetes que produce.

También la idea de Fabián es incorporar a María del Lujan, su esposa, que también es emprendedora y prontamente se instruirá en moldería en una capacitación también ofrecida por la Municipalidad para confeccionar delantales para las maestras y bolsos de jardín para los niños.

Y también apunta a asociarse con otro emprendimiento, Sublimados Claudia, iniciativa de dos emprendedoras de economía social que harán sublimación –estampado de imágenes– en los juguetes.

 

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios