Ciudad

Cambio de ruta

Elisa es rosarina y cumplió el sueño de ser una de las pocas mujeres camioneras

Tiene 38 años y 2019 fue un punto de inflexión. Ella y su familia querían darle otro rumbo a sus vidas, y surgió el concurso de Scania que le posibilitó transformarse en una profesional del volante en los gigantes sobre ruedas. Sólo el 0,7% de las licencias para transporte de cargas son de mujeres


Elisa Else es una de las 12 finalistas del concurso que organizó la automotriz Scania para capacitar a futuras mujeres camioneras. Tiene 38 años y es rosarina. Se inscribió con muchas dudas, rindió un examen y fue seleccionada entre las alrededor de 800 mujeres que se presentaron. Este miércoles se graduó en la Fundación Profesional para el Transporte, en Escobar, y ahora le toca volver a la ciudad con ofertas de trabajo ya en mano y comenzar una nueva etapa en su vida.

Su sueño siempre fue ser camionera. Lo mantuvo en su círculo íntimo, nunca lo intentó concretar. Hasta este año, cuando una suerte de alineamiento de planetas lo hicieron posible.

Elisa vive en Rosario y hace un tiempo, ella y su familia, tenían ganas de darle otro rumbo a sus vidas. Pensaron en un estilo rural: irse a vivir al campo y ganarse el sustento, por ejemplo, vendiendo pan. Entre idas y venidas de planes, un día vio una publicación en la página de Facebook Mujeres al Volante. Allí estaba la publicidad del concurso que lanzó la firma de origen sueco Scania. “Lo ví, pero no me inscribí y a la noche mi marido, que también había visto la publicidad, me cuenta que me anotó sin preguntarme ya que era el último día, así no perdía la oportunidad”, recordó Elisa ante El Ciudadano.

“Para realizar el examen, que fue online, también esperé al último día por diferentes circunstancias. Recuerdo que fue muy difícil. Tenía una hora para responder alrededor de 30 preguntas. Podías utilizar internet, pero no daban los tiempos y si bien había leído mucho había respuestas que me resultaron muy difíciles”, señaló y agregó: “Quería ser camionera, ya tenía claro que quería concretar mi sueño, por eso en medio de esos días de agosto rendí el examen teórico E1 (para conducir camiones) en la Dirección General de Tránsito de Rosario, lo aprobé y luego me presenté al examen psicofísico. En medio de esos exámenes, Scania me envió un mail contándome que había quedado seleccionada entre las 12 suplentes” de su concurso.

El programa de formación fue para 12 mujeres. Elisa quedó entre la docena de suplentes, pero no se resignó a esa posición expectante: “Tuve una corazonada, estaba yendo al examen psicofísico de la Municipalidad y le dije a mi marido que les reenviara a Scania el examen aprobado. Mientras estaba en la Dirección de Tránsito me llaman para informarme que una de las 12 titulares seleccionadas se había dado de baja y yo quedaba en ese lugar para comenzar a capacitarme en la ciudad bonaerense de Escobar”, recuerda a esta altura emocionada.

Un gran reto

Conductoras es el nombre del programa de formación para mujeres que quieran trabajar como camioneras. Fue una capacitación presencial de un mes. El curso tiene un costo de unos 40 mil pesos, pero para las ganadoras del concurso fue gratuito: les cubrieron hospedaje, vestimenta, material de estudio, traslados y comida.

El curso en Escobar comenzó el 20 de octubre, luego de 15 días de capacitación online. Finalizó este miércoles 13 con un acto de graduación muy especial: las mujeres y sus familias reunidas para compartir un paso que puede cambiar sus vidas.

La capacitación la realizaron en la Fundación Profesional para el Transporte, que es el brazo académico de la Fadeeac –Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas– en Escobar.

“Nos capacitaron para las entrevistas de trabajo, sobre leyes de tránsito, nos enseñaron a conducir camiones con caja de cambios automáticas y manuales, nos dieron todas las herramientas para actuar en diferentes casos de emergencias, las maneras de economizar el combustible y producir menor desgaste de motores”, enumeró algunos de los tópicos.

“Somos todas mujeres muy distintas, con diferentes experiencias de vida. Pero nos une el mismo amor: ser camioneras. Todas coincidimos en que a esta altura de la vida ya teníamos el rumbo encaminado pero, por suerte, con esta oportunidad lo podíamos cambiar”, contó Elisa.

Entre las 12 mujeres que completaron el curso, hay otra santafesina, dos de Mendoza, una de Mar del Plata y las restantes de la ciudad de Buenos Aires y Gran Buenos Aires.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una vida marcada sobre ruedas

Hace casi siete años que Elisa tiene con Daniel, su marido, una academia de conductores en bulevar Rondeau al 2900, en barrio La Florida. “Yo no enseño a conducir, trabajo como secretaria, atiendo la agenda, los precios y demás”, aclaró la inminente camionera profesional.

Si bien su trabajo está vinculado con vehículos, la única vez que manejó un camión fue hace unos 17 años. “Fueron unos metros nada más y en línea recta, era el camión del novio de una amiga y la experiencia me encantó”, rememoró.

Lejos de casa pero contenida por su familia

Elisa nunca había estado tantos días lejos de su casa, sin sus dos hijos de 8 y 6 años ni su marido al lado. Sin embargo, todos la alentaron durante la capacitación. “Estuve un año fuera de Rosario, pero con toda mi familia. Fue en 2016, cuando estuve en un voluntariado a cargo de 11 niños en un orfanato en Rurrenabaque, al norte de Bolivia. Esta vez fue diferente. Estaba sola, pero mis hijos son muy inteligentes emocionalmente y me decían que esté tranquila, que me extrañaban pero estaban orgullosos de mí”, dijo Elisa.

Futuro a corto plazo

Luego de aprobar los exámenes teóricos y psicofísicos, Elisa enfrentó una nueva dificultad: tenía que buscar un camión para hacer el examen práctico, y en menos de un año, lapso del que dispone para completar la prueba. “Yo no conozco a nadie y me dijeron que ya no se alquilan para exámenes, pero justo se dio la capacitación y Scania nos informó que nos prestará a cada una de las 12 mujeres un vehículo de gran porte apto para rendir el práctico”, explicó.

Además, hace una semana recibió un llamado de un transportista para una futura entrevista de trabajo en Rosario. “Es una gran oportunidad para las mujeres”, sostuvo.

Mujeres camioneras

Según datos de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, sólo el 0,7% del total de las licencias de conducir para transporte de carga corresponden a mujeres. En términos absolutos, unas 400 licencias.

Conductoras nació como un espacio para generar oportunidades a las mujeres conductoras de camiones. Se anotaron 800, eso demostró que hay muchas mujeres con ganas de tener como trabajo el estar al volante y conducir sobre las rutas.

Hay muchos grupos en Facebook para apoyar, contenerse, informarse y mantenerse comunicadas entre las mujeres. Algunos son Mujeres al Volante y Simplemente Camioneras.

Comentarios