El Hincha

Fiesta en la sede

El primero y el último en ser campeón: Provincial volvió a coronarse en la Rosarina

El Rojo ganó la novena corona rosarina con el 93 a 80 ante Sportsmen en el Figna para el 3 a 1 en la serie rememorando la conquista del 95. Alejandro Ettore fue goleador con 27, Pablo Fernández hizo 20 y con Adrián Boccia concretaron otro sueño más en el regreso al club de su vida


El festejo del Rojo fue en la sede con pileta incluida. Fotos de Juanjo Cavalcante

El primero y el último. Como en aquel 1926 en el que se inauguró el básquet oficial en Rosario, Provincial grita campeón en la máxima competencia, rompe décadas de abstinencia a nivel local desde el Olivierazo del 95 y consolida en el certamen de entrecasa un proyecto que cumple sus objetivos paso a paso.

El Rojo ganó la novena corona rosarina con el 93 a 80 ante Sportsmen en el Figna para el 3 a 1 en la serie rememorando la conquista del 95. Alejandro Ettore fue goleador con 27, Pablo Fernández hizo 20 y con Adrián Boccia concretaron otro sueño más en el regreso al club de su vida. Subió y ganó en años consecutivos. El festejo fue a pleno en la sede.

En este caso no hay lugar para la épica ni para construir hazañas, sino para hablar la solidez, de la ratificación del dominio de un plantel con abundancia de jerarquía diseñado para una competencia nacional, pero que nunca miró de reojo el éxito local, que deseaba, anhelaba, pero que también sabía que era casi una obligación. Pero atención, también hay que saber manejar esa abundancia, forjar la química, encontrar roles y respetarlos e incluso salir de momentos difíciles. Porque aunque tenga mayor material para manejarla, la presión de tener que ganar es mucho más alta que la de querer ganar. Y en eso Gustavo Lalima fue clave.

En ese apartado, la simbología de tener a Adrián Boccia y Pablo Fernández en el equipo fue de ascendencia plena, para descontracturar a su equipo y guiar como líderes de juego desde su talento y personalidad a un grupo de muy buenos jugadores. Cumplieron otra parte de su sueño, el regreso con gloria agiganta su magnitud.

La Novena llegó ante Sportsmen en una serie final deslucida por lo ríspido del contexto y por momentos del juego, mal maniobrada desde el inicio en todo ámbito y en la que se optó casi siempre por tomar el camino menos indicado.

Sportsmen fue un gran adversario, con su sello intacto a pesar de haber perdido jugadores importantes a lo largo de la campaña y de la final. Jugar ante un desafío tan inmenso te obliga a ser perfecto y a veces ni siquiera con eso alcanza. La dignidad deportiva de la derrota suele valorarse cuando sanan las heridas.

La misma historia

Como en aquel 1995 ya lejano en el tiempo, Provincial pudo festejar un título de la Rosarina y lo hizo nuevamente en Sportsmen Unidos. Los hinchas del Rojo desearán que no deba pasar tanto tiempo para volver a ser protagonistas.

En ascensor

No es novedad que este ciclo de Provincial lleva éxito tras éxito (Copa Santa Fe, ascenso a Liga Argentina, por ejemplo). En este caso consiguió en años consecutivos el título de Primera A para ascender a Superliga y luego el campeonato de la elite. Ya lo había logrado Gimnasia en los dos años anteriores.

Los títulos, el primero y el último

Desde aquel trabajo de Básquet Rosario para la guía publicada años atrás, la Rosarina reconstruyó su historial de campeones que el ente oficial y los medios se encargaron de reproducir. Por eso se sabe que este es el noveno éxito del Rojo tras los obtenidos en 1926 en la primera competencia oficial local, 1972, 1974, 1975, 1986, 1987, 1991 y 1995.

Comentarios