Edición Impresa, El Hincha

Alto costo

El muleto de Central puso actitud pero no pudo con el Granate

El equipo alternativo cayó y así el Canalla sumó su octavo partido sin victoria. Apuesta todo al jueves frente al Millonario.


No hay caso. Central volvió a pagar el costo de tener todo apostado a la Copa Argentina. Ayer volvió a perder. Esta vez, el verdugo fue Lanús, que estiró a ocho la racha de partidos del Canalla sin triunfos en el torneo local. El equipo alternativo de los auriazules, integrado por suplentes y algunos juveniles, aportó entusiasmo. No mucho más que eso. Y terminó cayendo ante un rival superior que no se esforzó demasiado para lograr su cometido. Fue 2 a 1 para el Granate, que cuando aceleró en el segundo tiempo revirtió sin problemas la desventaja inicial.

Durante el primer tiempo casi no hubo emociones. Fue muy pobre. Central mostró tanto entusiasmo como falta de ideas para llegar hasta Monetti. Mientras que Lanús lo jugó a ritmo de entrenamiento. El Granate no aceleró casi nunca.

El Canalla apenas sí contó con una corrida de Migone, un disparo de lejos de Musto y un puñado de tiros de esquina.

El único aviso de Lanús fue a los 10 minutos. Central falló en la presión alta, la pelota le llegó a Sand, que pivoteó en el borde del área para que Silva saque un remate a colocar que dio en el poste derecho del Ruso Rodríguez.

Lo cierto es que ninguno de los dos hizo los méritos necesarios durante todo la primera parte como para merecer algo más que el cero.

Para el complemento, Coudet apostó por el ingreso del pibe Lovera en lugar de Pereyra; delantero por volante. ¿La idea? Agregar un punta para que Herrera no quede tan solo y aislado en ataque.

Y a los 3 minutos, en la primera que le quedó a Lovera, metió un zurdazo desde el borde del área que se metió abajo, contra un palo: 1-0.

Sorprendido, Lanús se adelantó en el terreno, y fue por el empate.

Con más empuje que fútbol, y sacando réditos de errores ajenos y de la floja respuesta de la defensa canalla, el Granate dio vuelta la historia en dos minutos. Fue una ráfaga fatal, entre los 14 y los 16: primero Acosta, y después Silva; ninguno de los dos desaprovechó las claras opciones que dispusieron para que Lanús pase a ganador.

Comentarios