Espectáculos

Cine y tevé

El joven Jorge Bergoglio, según el actor Juan Minujin

Con su personaje en “Los dos papas”, de Fernando Meirelles, aún en cartel en los cines locales y que desde este viernes se podrá ver en Netflix, el actor de “100 Días para enamorarse” y “El Marginal” comienza a transitar su carrera internacional


El talentoso actor y bailarín argentino Juan Minujín, que encarna al joven Jorge Bergoglio en Los dos papas, film de Fernando Meirelles que se puede ver en el Complejo Monumental y que desde este viernes estará en la plataforma de contenidos streaming Netflix, propone una mirada íntima sobre la relación de Benedicto XVI y Francisco.

Respecto de su trabajo en esta gran producción internacional que abrió un puente entre el director de Ciudad de Dios y Netflix que los tendrá trabajando juntos nuevamente (ver aparte), Minujín aseguró que el papel no le presentó “una responsabilidad mayor que con otros personajes”.

“Creo que es un personaje muy carismático, muy apasionado, muy estricto también. Muy temperamental”, dijo Minujín, uno de los protagonistas de la exitosa tira 100 Días para enamorarse en diálogo con la agencia de noticias Télam, acerca del rol que le tocó interpretar y que en el film puede verse a través de una serie de recuerdos del Bergoglio al que le da cuerpo el galés Jonathan Pryce.

Minujín vive, a sus 44 años, lo que probablemente sea el pasaje más exitoso de su carrera, con un presente laboral que incluye teatro (La Verdad, que regresa al porteño Paseo La Plaza en enero), televisión (una nueva tira para Telefé en 2020 y su regreso en el El Marginal 4 por la Televisión Pública) y el estreno en cines hace un par de semanas de la elogiada película independiente Las buenas intenciones, en la que también actúan sus hijas.

Su versatilidad para componer personajes de diferentes estilos y para manejarse con soltura en distintos géneros logró llamar la atención de Meirelles, también director de la elogiada El jardinero fiel, para un papel que llevará la exposición del actor a una escala internacional.

El film del director brasileño, con guión de Anthony McCarten y el coprotagónico de Anthony Hopkins como el papa alemán Joseph Ratzinger, viene acumulando nominaciones para la venidera temporada de premios y con seguridad tendrá presencia en los Oscar, en febrero próximo.

“Más allá de la historia, me interesaba trabajar con Fernando Meirelles, es un director que admiro mucho desde hace mucho tiempo”, explicó Minujín sobre uno de los motivos por los que se acercó al proyecto. Y afirmó que le parecía “muy lindo” que el director brasileño “sigue filmando con el entusiasmo y el nivel de detalle de un chico que está haciendo su primer cortometraje”.

Además, el intérprete y también director del film Vaquero (2011) manifestó que le había resultado muy interesante el modo en que está narrada la parte de la trama en la que interviene.

“Yo aparezco en flashbacks, pero no son cualquier flashback, sino en un recorte de la reposición que están haciendo Ratzinger con Bergoglio antes de que Bergoglio sea papa”, relató el actor.

Construida alrededor de una serie de encuentros imaginarios durante un fin de semana entre el papa Benedicto y el por entonces arzobispo de Buenos Aires, los flashbacks para contar la historia de juventud de Bergoglio exponen la pesada carga con la que asumiría poco después como sumo pontífice.

Su rol como líder de los jesuitas en Argentina en los 70 y su confuso papel durante el secuestro y tortura por el lapso de cinco meses de los sacerdotes Francisco Jalics y Orlando Yorio, que militaban en el Bajo Flores porteño en 1976, no son eludidos en la película, sino utilizados para explicar la culpa y la duda de Bergoglio al tener ante sí la posibilidad de ser papa.

“Es el recorte que hace el mismo Francisco recordando su historia. Con lo cual no es que trabajamos sobre una mirada objetiva de esos episodios, es el recuerdo de lo que él hizo y la culpa o remordimientos que puede tener sobre algunas situaciones”, dijo Minujín en defensa de la propuesta del film y sin querer pronunciarse sobre aquel episodio, en el que periodistas como Horacio Verbitsky llegaron a acusar a Bergoglio de haber tenido responsabilidad.

“Yo me comprometo al cien por ciento al hacer este personaje y a veces comparto más o menos las miradas de las películas que hago”, agregó el actor, sobrino de la emblemática artista plástica Marta Minujín.

Con respecto a la presión de representar a Bergoglio, el actor afirmó que no sentía “que haya una responsabilidad mayor que con otros personajes”.

“No estamos inventando un personaje de cero, es una persona pública que todo el mundo conoce, pero después las situaciones se atraviesan tanto si uno está haciendo de Bergoglio o de un personaje completamente ficcional”, evaluó.

El trabajo de composición, según contó, “consistió en ver prácticamente todo el material que hay en YouTube sobre Bergoglio”, y en un proceso que realizó en conjunto con Jonathan Pryce en Londres.
Juntos trabajaron el acento de Pryce, que aunque es galés debía sonar como un argentino hablando inglés; intercambiaron ideas sobre cómo enfocar las distintas edades del personaje y hasta “las formas de caminar”.

“Fui desplegando mi imaginación alrededor del material de archivo que existe, pero ese material es una referencia sobre lo que aportó mi propia humanidad”, finalizó.

Fernando Meirelles prepara una película sobre la crisis climática para Netflix

El cineasta brasileño Fernando Meirelles, en medio del éxito internacional de Los dos papas, anticipó que trabaja en una nueva película sobre la crisis climática que podrá verse por Netflix.

El realizador, que dijo estar “obsesionado” con el tema, manifestó su preocupación por los pobres resultados de la Cumbre del Clima realizada hace días en Madrid y aclaró que su proyecto buscará abordar la cuestión de una forma “muy accesible y popular” para que el mensaje llegue a la gente.

Se tratará de la segunda producción del brasileño para Netflix tras el estreno de Los dos papas aunque reconoció que aún no sabe si se tratará de una ficción, un documental o una mezcla de ambos lenguajes.

Sin embargo, lo que Mereilles sí pudo confirmar es que junto a él trabaja Braulio Mantovani, guionista de la aclamada Ciudad de Dios, película con la que se dio a conocer al público mundial.

“La crisis del clima es la principal obsesión de mi vida. Soy muy pesimista. En 15 años, todo habrá cambiado”, señaló Meirelles. En este punto, consideró que el cine puede ayudar a dar a conocer problemas, como primer paso para buscar soluciones.

“No sé si Ciudad de Dios ayudó, pero después muchas otras películas trataron el problema de la exclusión en Brasil, incluso algunas telenovelas. No sé si cambió algo pero al menos hay más gente que conoce el problema y trabaja sobre eso”, graficó finalmente.

Comentarios

10