Ciudad, Edición Impresa

Derechitos

El bebé siempre tiene la razón

El Concejo aprobó una ordenanza que dispone que los edificios de uso público tienen que contar con un espacio para cambiar a los chiquitos en baños de hombres y de mujeres, o un lugar especial adecuado para hacerlo.


“Establécese la obligatoriedad en los edificios de uso público, privados o públicos, de contar con cambiadores para bebés en al menos uno de los sanitarios masculinos y uno de los sanitarios femeninos”, establece en su primer artículo una ordenanza que el Concejo aprobó por unanimidad en su última sesión. La iniciativa, de autoría de los ediles María Eugenia Schmuck y Sebastián Chale, se fundamenta en los cambios culturales que se han dado en las familias y en la sociedad “luego de décadas de lucha por la igualdad entre hombres y mujeres” y en “la necesidad de facilitar el cuidado y crianza de los niños”. Con ese fin dispone exista un espacio para atenderlos en cada sanitario o bien instalar en un área “espacios especiales y únicos destinados al uso de cambiador para bebés”.

Los beneficiarios de la ordenanza son, claro está, las llamadas “familias jóvenes”, en las que los ediles de la bancada de Radicales Progresistas consideran que “se ha abandonado el rol tradicional de la mujer como encargada de cuidar el hogar y los niños, pasando a una concepción más igualitaria donde las responsabilidades tienden a ser compartidas”. Y en ese marco de trabajo repartido entre los padres “se encuentra el cambiar la ropa de los bebés y niños pequeños en diferentes ámbitos de la ciudad”, por lo que dieron luz verde en el proyecto a los baños de ambos sexos.

Los ediles llamaron la atención sobre la “situación de desigualdad” heredada de “pasadas diferencias sobre el rol de la mujer en la sociedad a la hora de poder cambiar a los bebés y niños pequeños en los edificios de uso público de la ciudad”, los que tienen “en su gran mayoría” espacios cambiadores “sólo en los baños femeninos”. Esa situación, indicaron, se transforma en una dificultad para cambiar a los bebés y niños pequeños cuando salen acompañados sólo de padres o de familiares de sexo masculino.

También marcaron que, ante la ausencia de espacios adecuados en los edificios de uso público que no contemplaron arquitectónicamente la situación, padres y madres muchas veces se ven obligados a realizar esta actividad en lugares riesgosos para la salud del bebé, por no estar acondicionados o por falta de higiene. “La existencia de cambiadores de bebés en sanitarios de ambos sexos en edificios de uso público no sólo garantiza los derechos a una vida sana, sino también propicia la igualdad de género”, resaltaron Schmuck y Chale, que además marcaron que en los extremos norte y sur del país, Posadas, capital de Misiones, y Ushuaia, capital de Tierra del Fuego, “han aprobado normas que establecen la obligatoriedad de cambiadores de bebé en baños de hombres”.

Finalmente los ediles marcaron que la instalación de cambiadores en ambos sanitarios, o un espacio especial destinado a cambiador, “no genera una inversión elevada para los privados” y, en contrapartida, “brinda un servicio fundamental a los clientes”.

Con todo, la norma aprobada deja en manos del Ejecutivo municipal los plazos de adecuación y las características, tamaño, disposición y condiciones de higiene y seguridad con las que deben contar los dispositivos cambiadores para bebés, detalles se puntualizarán en la reglamentación de la ordenanza.

Comentarios