Economía

Cae la venta hasta 12%

El aumento de combustible jaquea a las estaciones

Desde la Federación Argentina de Expendedores de Naftas del Interior indicaron que las petroleras se quedan con la rentabilidad de cada suba, que la caída de las ventas llega al 12% en el interior y que corren riesgo la continuidad de las estaciones de servicio y los empleos


Foto: Juan José García

Desde que el gobierno nacional dejó el precio de los combustibles liberados al mercado, no paran de aumentar. Este año tuvieron una suba del 70% y la nafta súper superó los 40 pesos. Las petroleras son las únicas ganadoras, ya que a los estacioneros los afecta la caída de la demanda, que medida de manera interanual fue del 6,65% en octubre pero en el interior del país esa cifra llega al 12%. Entre las razones, el presidente de la Federación Argentina de Expendedores de Naftas del Interior (Faeni), Alberto Boz, señaló la “baja producción agropecuaria, consecuencia de la sequía”.

En declaraciones radiales, el presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines, Gabriel Bornoroni, aseguró que las estaciones de servicio registran una caída de ventas del 8% interanual en el arranque de noviembre. Consultado por El Ciudadano, Boz no dio cifras de noviembre, pero dijo que el 6,65% de caída que se registró en octubre es superior en el interior del país.

“La sequía, la baja de la actividad económica y la recesión generaron una significativa caída de la venta de gasoil. Como no se produce, no se transporta la producción, que en el país el 90% es en camiones”, dijo el titular de Faeni.

Las estaciones de servicio no se benefician con la suba y sufren las consecuencias al igual que los usuarios. “Con cada aumento, las petroleras toman decimales de nuestra rentabilidad. Cayeron las ventas, subieron los costos y la carga impositiva nos pasó por encima”, dijo Boz.

 

Haciendo equilibrio

 

Una estación de servicio necesita vender actualmente unos 330.000 litros de combustible por mes para ser rentable. Hace 10 años eran unos 150.000 litros. Boz confesó que hay muchas estaciones que no están logrando ese nivel de venta, por lo que hay riesgo de cierres y despidos.

“En promedio, las ventas están apenas por encima del punto de equilibrio. Ahora con esta caída hay muchas estaciones que no están llegando. Ya hay algunas en proceso preventivo de crisis, reuniendo papeles y negociando con el sindicato”, expresó el representante de los estacioneros. Y agregó: “Encima, según analistas, la recesión va a durar hasta marzo del año que viene. Estamos muy complicados”.

En la provincia de Santa Fe hay alrededor de 480 estaciones de servicio, 115 de ellas en el departamento Rosario. Emplean a unos 5.700 trabajadores en todo el territorio santafesino, unos 1.300 en Rosario.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios