Ciudad, Gremiales

trabajo en riesgo

El 2017 cierra con más despidos en firmas históricas de Santa Fe

77 personas fueron cesanteadas en la fábrica de cosechadoras Vassalli (Firmat) y la planta de quesos La Mucca (Díaz).


Dos grupos de trabajadores de firmas tradicionales de Santa Fe quedaron en la calle en las puertas de la Navidad. Se trata de 25 trabajadores de la fábrica de quesos La Mucca de Díaz, a 75 kilómetros de Rosario y 52 operarios de la planta de cosechadoras para el campo Vassalli en Firmat. En ambos casos los empresarios optaron por recortar personal por la baja en la demanda de los mercados. El martes los de Díaz, una localidad con 2 mil habitantes y que hasta el jefe comunal fue trabajador de la planta de quesos, conocerán quiénes se quedarán sin trabajo. El miércoles la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) se manifestará en Rosario contra el ajuste de Vassalli.

El año cierra como empezó. Con conflictos laborales en donde la empresa que quiere reducir costos corta por el personal y deja en la calle a familias en Santa Fe. Los recientes despidos en el Enacom y la fábrica militar en Fray Luis Beltrán se sumaron a los 65 de la fábrica de jabones Unilever de Villa Gobernador Gálvez que aceptaron la propuesta de la empresa y los más de 200 trabajadores echados de los 350 suspendidos de General Motors en la localidad de Alvear. En los dos casos reorganizaron el trabajo con menos personal porque las ventas cayeron y los costos de producción se hicieron insostenibles en un marco donde las importaciones entraron al país sin restricción. A la triste nómina de despidos se sumaron 77 ciudadanos más.

SEGUÍ LEYENDO: Agotados por la pelea gremial, empleados de Unilever y General Motors aceptaron indemnización.

Un queso

Este viernes, la empresa La Mucca confirmó que habrá 25 despidos y los telegramas llegarán recién el martes, por lo que ahí se sabrá quiénes son los cesanteados. La fábrica amaneció cerrada. Sólo ingresaron unos pocos empleados para tareas de mantenimiento. El martes se conocerán los nombres de los despedidos y la fábrica volverá a funcionar, pero con 25 trabajadores menos.

La Mucca tiene su planta sobre la ruta provincial 65 y fabrica distintas variedades de quesos. Hace más de 40 años que opera y es la principal fuente de trabajo de Díaz, una localidad de 2 mil habitantes del departamento San Jerónimo, a 75 kilómetros de Rosario. Si bien surgió como una empresa familiar, la propietaria actual es la multinacional francesa Lactalis. La firma también es dueña del grupo italiano Parmalat.

En diálogo con El Ciudadano, el presidente comunal de Díaz, Juan José González, dijo que la decisión de la empresa se debió a la baja en la demanda del producto. “La gente no tiene dinero para comprar quesos. El mercado interno está muy golpeado y los costos de producción son muy altos como para exportar”, describió el jefe comunal y ex trabajador de La Mucca.

“El pronóstico de venta para el primer semestre de 2018 es del 60 por ciento de lo produjeron en 2017. Por eso, necesitan 25 trabajadores menos”, se lamentó González y cuestionó las políticas del gobierno nacional. “Es muy difícil seguir así para quienes ponemos la cara con los vecinos. El aumento de tarifas elevó mucho los costos de producción. Es muy duro. La situación no es como muestra la televisión. No está todo bien. Las cosas se hacen mal y los que roban no van presos. Si fuera distinto la situación debería haber mejorado”, agregó.

La gente no tiene dinero para comprar quesos. El mercado interno está muy golpeado y los costos de producir son muy altos para exportar

Juan José González, intendente de Díaz

La empresa había adelantado al gremio la intención de despedir a parte de los trabajadores el 12 de diciembre. Había comunicado que iban a ser 36, pero finalmente confirmaron 25. De igual modo fue un duro golpe para la economía de Díaz. “Es la principal empresa que tenemos. Desde la comuna no podemos absorber la cantidad de trabajadores que despidieron. Son 25 familias que se quedan sin sustento”, dijo González.

Final amargo

La empresa firmatense Vassalli, que fabrica cosechadoras, anunció este viernes que despedirá a 52 operarios a partir del 1° de enero, en el marco de un proceso al que definió como una adecuación del personal a la producción actual. La seccional Firmat de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) convocó a una movilización en Rosario para el miércoles. “Con la cantidad actual de operarios no podemos seguir. Tenemos que ir a 350 trabajadores para tener una fábrica previsible y prolija”, dijo Néstor Girolami, uno de los propietarios de Vassalli. La planta funciona en la ciudad ubicada a 110 kilómetros de Rosario. El empresario dijo que al hacerse cargo de la firma en 2016 tenían a 500 operarios que, por retiros voluntarios y jubilaciones, se redujeron a 425. Girolami es uno de los cuatro concesionarios cordobeses que se hicieron cargo luego de que los dueños históricos debieran desprenderse de sus activos por una crisis financiera. Tuvieron que renegociaron un crédito con el Banco Nación que, en función de la subsistencia de la planta, reprogramó su pago a 15 años.

Con la cantidad actual de operarios no podemos seguir. Tenemos que ir a 350 trabajadores para tener una fábrica previsible
y prolija

Néstor Girolami, propietario de Vassalli

Girolami justificó los despidos en la merma en la producción y la venta. Informó que Vassalli producía entre 40 y 50 cosechadoras mensuales, y que, en la actualidad, fabrica entre nueve y diez en el mismo plazo. Según contó a El Ciudadano Diego Romero, de la UOM de Firmat, las ventas no cayeron. “Ingresos están teniendo, pero no tienen una idea clara de qué producir, y se quieren desprender de personal”, señaló.

El plan de la empresa es diversificar la producción al hacer regadoras, tractores y autodescargables. En la notificación que enviaron a la UOM dijeron que los despidos obedecen a “falta y disminución de trabajo no imputable a esta empleadora”. También informaron que pagarán las indemnizaciones de los 52 cesanteados al 50 por ciento por estar en un procedimiento de crisis.