Economía, Ultimas

Las culpas son ajenas

Dujovne simplificado: la respuesta de gobierno es más ajuste

Baja más el gasto público al recortar la meta de déficit de 3,2 a 2,7% del PBI. El ministro de Hacienda no nombró al dólar ni reconoció errores. Cargó contra la oposición política, a la que tildó de demagógica por buscar revertir tarifazos. Y remitió todo a una coyuntura global


El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, rompió en la mañana de este viernes el silencio oficial en medio de la corrida cambiaria y la depreciación récord del peso del jueves con una conferencia de prensa en la que, en resumen, anunció que la respuesta del gobierno a la encrucijada no es una rectificación del rumbo sino su profundización: mayor ajuste. El funcionario adelantó que el llamado “plan fiscal” para 2018 se alejará del gradualismo para correrse hacia el extremo del shock. Las metas retocadas apuntan ahora a un recorte mayor del déficit primario, para fijarlo en un 2,7% del Producto Bruto Interno contra el 3,2% que figura en el Presupuesto 2018. El financiero también se recortará, en las intenciones, hasta el 4,9% del PBI.

Dujovne estuvo acompañado, durante los 40 minutos en los que habló y contestó unas pocas preguntas de periodistas, por su par de Finanzas, Luis Caputo. Ninguno de los dos reconoció errores en las políticas económicas de Cambiemos, a cargo de tres áreas (además de la que conducen ambos, la del Banco Central, que poco antes había informado lo suyo). Es más, cargaron las tintas sobre la oposición política, y respecto a un tema que no era el central de la conferencia: el de los tarifazos. “Queremos ratificar el rumbo de la política fiscal ante expresiones demagógicas (de la oposición). Vamos a modificar la meta fiscal del 3,2% al 2,7% (déficit en relación al PBI ), lo que significará un ahorro superior a los 3.000 millones de dólares” en las cuentas públicas, insistió Dujovne. Como comparación, lo que el Banco Central dilapidó en sus intentos fallidos por contener la cotización del dólar en los últimos dos meses asciende a más del doble: redujo sus reservas en 7.727 millones de la moneda estadounidense.

Respecto a la meta sobre déficit financiero –”las metas organizan nuestro programa”, repitió Dujovne–, Caputo lanzó un cepo deudor:  “Este año no vamos a salir a tomar deuda al mercado ni de dólares ni de euros”, prometió el titular de Finanzas.

El mensaje fue claro y también el destinatario: ortodoxia y mercados. El recorte en el gasto público tendrá un impacto extra en empleo y calidad de vida y producción de los argentinos: “Nos duele, porque uno no quiere tocar la obra pública. Pero es necesario”, admitió Dujovne sobre uno de los ejes promocionados de la gestión en el que sí se dará marcha atrás.

Traje de amianto para los precios

Dujovne tampoco acusó recibo de los efectos sobre los precios de la devaluación de las últimas jornadas, ni del impacto de los tarifazos. Por el contrario, dijo que “las metas de inflación no se van a cambiar. Siguen siendo del 15% para 2018, del 10% para 2019 y del 5% para 2020”. La porfía del ministro luce exagerada al calor de las propias cifras oficiales. En los primeros tres meses del año, ya se consumió casi la mitad de ese norte, en los que el costo de vida se elevó 6,7 por ciento.

Hablando al soberano: el mercado

Dujovne titubeó en algunos momentos de la conferencia sobre cómo seguir, en un primer tramo donde disparó porcentajes tendientes a justificar el rumbo económico y demostrar, pese a las variables dislocadas de tipo cambiario, déficit comercial y fiscal, empleo y precios, que el gobierno cumplió las metas fijadas en el Presupuesto de este año. El interlocutor elegido para el discurso fue el conglomerado conocido como “los mercados”. De hecho, escuchó ese mensaje de mayor ortodoxia: la cotización promedio del dólar se derrumbaba poco después de las palabras de los ministros 1,30 peso, hasta los 21,70 para la venta en el city porteña.

Las pizarras del Banco de la Nación Argentina mostraban un precio de 21,10 pesos para la compra y 21,70 para la venta, después de que el jueves cerrara la rueda cambiaria en los 23,30 en el extremo vendedor: la diferencia era de 1,60 peso. El dólar se había disparado este jueves en una nueva jornada marcada por el nerviosismo de los especuladores, pese a que el Banco Central había subido la tasa de referencia a 33,25% y vendido 451 millones de dólares.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios