El Hincha, Fútbol

Todo cambia

Doble moral en el fútbol argentino: algunos clubes ahora piden volver a entrenar

Todo cambia: Boca, River, Racing, Defensa y Tigre no quieren esperar porque deben jugar la Libertadores. Conmebol dispuso que los equipos argentinos jueguen desde el 17 de septiembre y empieza la presión a AFA. "No queremos que nadie saque ventaja por el lugar donde esté”, fue el argumento de Tapia


Intereses propios. Los clubes que pedían al interior no entrenar, ahora quieren arrancar.

La doble moral. Muy habitual en Argentina, en todo tipo de ámbitos, ni hablar en el fútbol. Y no parece casual que  este discurso contradictorio tenga que ver con aquellos que están más cerca del poder, que con la pandemia quedó mucho más claro que reside en Buenos Aires.

Desde hace más de un mes la mayoría de las provincias del interior están en fase de distanciamiento, con posibilidad de realizar ejercicios físicos, e incluso con entrenamientos deportivos individuales. Pero los clubes que pertenecen a AFA siguen en cuarentena. La crisis sanitaria en AMBA no permite que los equipos de esa área entrenen, y entonces AFA decidió que nadie lo haga. “No queremos que nadie saque ventaja por el lugar donde esté”, fue el fuerte argumento que presentó Chiqui Tapia. Y sonaba lógico, aunque en el interior el mensaje se miró con desconfianza. “Quisiera ver si Mendoza estuviera en fase 1 y AMBA en 4 si los equipos de allá se solidarizarían con los nuestros”, deslizó Federico Chiapetta, ministro de Deportes de Mendoza, cuando AFA le prohibió entrenar a Godoy Cruz a pesar de la autorización provincial.

“No vuelvan a las prácticas grupales, ni dentro ni fuera de los clubes. Tengan paciencia así todos podrán iniciar las actividades simultáneamente. En cuanto al reinicio de la actividad de los equipos, les quiero pedir a todos -pero especialmente a los equipos radicados en zonas en las cuales la actividad física grupal ya está permitida- que tengan un poco de paciencia, ya que tanto la idea de la AFA como de la Liga es que todos los planteles de primera división inicien las actividades simultáneamente”, fue la carta que envió Marcelo Tinelli como titular de la Liga Argentina, prohibiendo el regreso a los entrenamientos a los clubes del interior. Aclarando al final que de esta manera se iban a evitar “inconvenientes”.

Este pedido fue respetado a rajatabla por Newell’s y Central, hoy claramente alineados detrás de Chiqui Tapia. “Nos parece correcto la decisión que tome AFA, creo que es lo mejor para todos aunque en Rosario se podría entrenar”, afirmaron casi al unísono Cristian D’Amico y Ricardo Carloni, los representantes locales en el Comité Ejecutivo de AFA.

“Nos gustaría estar entrenando en Bella Vista. Hoy podemos salir a correr en Rosario, pero sería mucho más seguro y práctico para todos hacerlo en el predio de Newell’s, con todos los protocolos que se exijan”, comentó Alan Aguerre.

Y por la misma línea fue Marcelo Gallardo, quien hace algunas semanas dijo: “¿De qué ventaja me hablan? Por qué le restringen la posibilidad de entrenar a los futbolistas del  interior, es muy injusto. Deberían arrancar, no es sacar ventaja, es liberar la mente y el físico de los que viven de esto. Y para el resto puede ser una forma de saber cómo funciona”.

Así, el Muñeco salió a “defender” a los clubes del interior, aunque en realidad fue su excusa para “cuestionar” las decisiones de AFA. Claro que hubo una respuesta del ministro de Salud, Ginés González García, quien de alguna manera sacó a la luz la “doble moral” de Gallardo. Es que el funcionario recordó que cuando el fútbol aún no se había suspendido, River decidió no presentarse a jugar un partido con Atlético Tucumán y cerró las puertas del club por la cuestión sanitaria. Y en aquel momento Gallardo estuvo de acuerdo.

Más allá de este cruce, Chiqui Tapia fue muy claro y logró en consenso de los clubes a la hora de definir cuándo volver a entrenar: cuando el país completo esté en fase 4.

En ese sentido, AFA comenzó a trabajar en un protocolo de regreso a los entrenamientos, con un Comité encabezado por el doctor Donato Villani, donde Newell’s estuvo representado por Cristian D’Amico y Central por el doctor Hernán Giuria. Y ese protocolo ya está en manos del ministro Santiago Cafiero.

“La idea es volver a entrenar a mediados de agosto, siempre que la situación en AMBA se estabilice”, confió hace unos días Nicolás Russo, presidente de Lanús y muy cercano a Tapia.

En las charlas informales de AFA todos coincidieron en la necesidad de una pretemporada de 45 días, para iniciar el torneo en octubre, con un tiempo suficiente de 12 a 16 semanas para organizar un certamen en zonas.

Todos de acuerdo, hasta que Conmebol decidió no escuchar el reclamo de AFA, y decidió reiniciar la Copa Libertadores el 15 de septiembre. Sí, a pesar del reclamo de Chiqui Tapia, y con países en una situación sanitaria de gravedad como Brasil, Ecuador, Bolivia y Chile, la entidad madre del fútbol sudamericano le puso fecha al regreso del fútbol.

Y una vez más apareció la “doble moral”. Los clubes argentinos que deben jugar la Libertadores, y que hasta hace unos días exigían que el interior no entrenara para no sacar ventaja, ya piden volver a las prácticas.

Boca, River, Defensa y Justicia, Racing y Tigre, le enviaron una carta oficial a Conmebol pidiéndole el retraso de la fecha de reinicio del torneo por sentirse en desventaja con los otros equipos sudamericanos que participan en la Copa, y que a pesar de las situaciones complicadas de sus países están entrenando e incluso jugando, como en Brasil.

La misiva solicitaba un tiempo mínimo de entrenamiento de 60 días, pero la respuesta sólo les hizo ganar 48 horas. Sí, Conmebol sólo aceptó retrasar el inicio de los equipos argentinos para el jueves 17 de septiembre, algo que no cambia en nada la situación.

¿Cómo sigue el tema? Los cinco clubes, algunos muy cercanos a Tapia, ya empezaron a hacer llamadas para pedirle a AFA que le solicite al Gobierno nacional que revise y apruebe lo antes posible el protocolo del fútbol presentado esta semana, con la idea de regresar a las prácticas antes de fin de mes.

Una vez más la “doble moral”, esos mismos equipos que pedían equidad, que no querían que el “interior” sacara ventaja y volviera a entrenar por tener una mejor situación sanitaria,  ahora apuran la aprobación del Gobierno nacional, porque sus intereses así lo exigen.

Obviamente habrá que esperar la evolución de la pandemia en AMBA y el anuncio del presidente Aníbal Fernández tras el 17 de julio para saber en qué fase quedará Capital Federal y Buenos Aires. Aunque para los equipos que juegan la Copa, esa fase 4 que parecía ser el piso para volver a entrenar tal vez ahora no sea tan exigible. Porque hay intereses propios que borran con el codo lo escrito con la mano. Una vez más.

Comentarios