País

Fue acusado de cuatro hechos de agresión

Detienen en Esteban Echeverría al futbolista Junior Benítez por violencia de género

Según la orden de detención del juez Vitale, el acusado cometió cuatro hechos, entre ellos amenazas a la familia de su expareja, Anabella Ayala, todo ello en contexto de violencia de género. La causa está caratulada como "coacción agravada por el empleo de arma en concurso real con daños, amenazas y desobediencia".


Oscar Junior Benítez, exjugador de Boca Juniors, Lanús y Benfica, entre otros clubes, fue detenido en el partido bonaerense de Esteban Echeverría acusado por violencia familiar y de género hacia su expareja y la familia de ella, a la que amenazó de muerte e incumplió la prohibición de acercarse, informaron hoy fuentes judiciales.

La detención fue realizada tras un pedido del fiscal José Luis Suárez ante el juez de garantías Gabriel Vitale en una causa caratulada como “coacción agravada por el empleo de arma en concurso real con daños, amenazas y desobediencia”.

Fuentes judiciales informaron que el delantero fue apresado en su vivienda de la localidad de Luis Guillón, partido de Esteban Echeverría, donde la Policía secuestró su celular, una pistola calibre 9 milímetros, tres cargadores y 39 municiones.

Junior Benítez tiene la documentación correspondiente por la tenencia de esa arma de fuego, mientras que la portación se le venció hace poco tiempo.

Según la orden de detención del juez Vitale, el acusado cometió cuatro hechos, entre ellos amenazas a la familia de su expareja, Anabella Ayala, todo ello en contexto de violencia de género. Los hechos denunciados comenzaron a ocurrir el 17 de enero de 2021 cuando el imputado amenazó con un arma de fuego a su exsuegro y prendió fuego algunas pertenencias de su expareja.

El segundo hecho que la fiscalía le endilgó al exjugador de Boca Juniors, Lanús, Benfica y Argentinos Juniors, entre otros equipos, ocurrió el 16 de enero de 2021 cuando “en un contexto de violencia de género” destruyó la “totalidad de archivos contenidos en la notebook propiedad de la familia Ayala sin contar autorización para ello”.

En tanto, el 28 de febrero del año pasado Benítez desobedeció la restricción de acercamiento de 300 metros y amenazó a los exsuegros y su excuñado con frases como “vos me denunciaste, vos me hiciste meter en cana, te voy a matar”.

El cuarto hecho sucedió el 18 de marzo de 2022 volvió a incumplir la perimetral y amenazó con un cuchillo a su exnovia para que le abriera la puerta de su casa pero como ella se negó él le dañó las cuatro llantas del auto del exsuegro. Para la Justicia, “los hechos atribuidos a Oscar Benítez no resultan ‘aislados’ sino que se enmarcan en el contexto de la violencia que Benítez ejerce sobre su pareja”.

El padre de la víctima, Juan Carlos, declaró en el marco de esta causa que su hija convivió con Benítez alrededor de un año y medio, entre el 2018 y 2019, cuando el jugador fue contratado por un club mexicano. Según su testimonio, en esa época comenzaron “los hechos de violencia” contra Anabella, a quien el imputado “le había sacado el celular”, por lo que no podía comunicarse con su familia.

“Ella se escapó de México, yo le tuve que sacar un pasaje a escondidas para que él no se enterara que volvía a Buenos Aires. Ella solo me decía que se quería volver, nunca mencionó que él la golpeara, pero no quería que Oscar se enterara de que quería volver a Buenos Aires porque él no le permitía siquiera salir. Le había llegado a romper toda su ropa para que no se fuera”, afirmó el hombre. Tras el regreso de la joven a nuestro país, su familia recibió “muchas amenazas por teléfono” e incluso fueron familiares de Junior a amenazarlos.

Entre el 2019 y 2020, Benítez fue a jugar a Ecuador y Anabella viajó con él hasta que comenzó la pandemia y “no había forma de traerla” porque ella se tenía “escapar” para llamar a sus padres.

Juan Carlos añadió que radicó una denuncia en el consulado porque el acusado le había quitado el pasaporte y recién pudo regresar a Argentina en octubre de 2020, por lo que ella se mudó nuevamente con su familia y “desde enero de 2021 se fueron sucediendo los distintos hechos”.

La joven nunca declaró contra Benítez pese a que fue convocada en varias oportunidades por la fiscalía, cuya motivación fue entendida a través de un informe victimológico a ella que determinó que “posee indicadores propios de las víctimas de violencia de género así como que la misma se encontraba expuesta a continuar sufriendo hechos de estas características por encontrarse inmersa en un círculo de violencia”.

Además, el magistrado recordó que el 21 de marzo de 2022 el exdelantero Xeneize fue condenado a 6 meses de prisión en suspenso por los delitos de “violación de domicilio, amenazas y lesiones leves agravados por el contexto de violencia familiar, resistencia a la autoridad y lesiones leves”, lo cual aseguró que “robustece la hipótesis fiscal entorno a la existencia de un contexto de violencia de género.

De esta manera, las características de los hechos endilgados son “demostrativos de un alto índice de agresividad exteriorizado hacia las víctimas” y la detención “excepcional” contra Benítez “se impone para permitir el avance de la investigación sin riesgo de obstaculización por parte del imputado al tiempo de evitar posibles nuevos y cercanos episodios de violencia de género como los investigados, y como una medida necesaria para garantizar la integridad psíquica y física de las víctimas”.

Benítez debutó en Lanús en 2011 y en 2016 fue transferido al Benfica de Portugal, donde nunca disputó partidos oficiales.

El club portugués lo cedió a préstamo a distintos equipos, entre ellos Boca (2017) y Argentinos Juniors (2018), y luego jugó en Atlético San Luis de México, Delfín de Ecuador y Atlético Tucumán hasta que en marzo de este año firmó contrato con Palmaflor de Bolivia.

Comentarios

10