Coronavirus, Economía

Empresas en crisis

Desde Fisfe destacaron que “más de 2 mil industrias santafesinas volvieron a estar operativas”

El secretario de la entidad, Walter Andreozzi, valoró el trabajo conjunto con Nación, provincia y municipios, durante la cuarentena. "Respetando protocolos sanitarios y cuidando la vida de cada trabajador, buscamos que gradualmente vayan volviendo a producir las empresas, en este difícil contexto”


El secretario de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe), Walter Andreozzi, señaló que “más de 2 mil empresas han podido volver a funcionar, en medio de la cuarentena, cuidando el aspecto sanitario”, y destacó que “el 41 por ciento de los rubros industriales de la provincia pudieron volver a la actividad, gracias las gestiones conjuntas” que viene “haciendo Fisfe, en conjunto con los distintos niveles del Estado, a nivel nacional, provincial y municipal”. Para el dirigente, “esto representa a 53 mil trabajadores registrados, de distintas localidades santafesinas, que estamos cuidando desde las empresas, con el acompañamiento del Ministerio de Trabajo de la provincia y sus protocolos sanitarios que se cumplen estrictamente, no haya riesgos de contagio”.

Las declaraciones fueron hechas este sábado, al programa Valor Agregado, por Radio Universidad de Rosario: “Que haya dos mil industrias en marcha, no significa que hayan vuelto a la normalidad. En el contexto de la cuarentena, no se ha dado casi comercialización. Se trata de un ‘volver a empezar’ en medio de problemas con la cadena de pagos y un contexto mundial que es otro que el que teníamos hace tres meses. Hay mercados globales cerrados, hay muchas complicaciones que seguro seguirán. El sector del calzado, por ejemplo, es uno de los que está en grave riesgo de perder el año, si no aparece alguna solución inteligente y con cierto grado de audacia para ubicar su producción. La idea desde FISFE es seguir trabajando, como lo venimos haciendo desde que llegó la pandemia al país, para buscar las soluciones a cada problema. Pero no podemos corrernos ni un centímetro, como sociedad, del cuidado de la salud. Y eso no quiere decir dejar de lado el tema económico”.

Durante la nota, el dirigente de la Federación Industrial de Santa Fe se refirió a la teleconferencia que la última semana mantuvo la entidad con el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, el gobernador Omar Perotti y su ministro de la Producción, Daniel Costamagna. “Demuestra un modo de llevar adelante la gestión gremial empresaria en este contexto. Vemos decenas de convocatorias virtuales que a veces, lamentablemente, resultan en un pasatiempo, casi un sustituto de Netflix, que no hacen más que alimentar el ego de quien aparece en un recuadro del Zoom, sin resolver nada. Para Fisfe es clave la gestión, con mayúsculas. Si entendemos que hay gobiernos activos ante la emergencia, a nivel nacional, provincial y municipal, la misión debe ser ponerse a disposición, con la prioridad de cuidar la salud de todos los argentinos, y desde el punto de vista de la producción articular acciones concretas, que puedan morigerar el impacto de la pandemia. A nadie le escapa que aunque hagamos los mejores esfuerzos, a nivel global y nacional, hay una crisis. El asunto es cómo gestionamos las soluciones”.

Finalmente, Andreozzi puso como ejemplo los buenos resultados logrados con el sector la maquinaria agrícola, que moviliza a numerosas localidades, en las que no hubo contagios de coronavirus: “Ese es un modelo de cómo debemos trabajar a nivel gremial y lo reconoció públicamente el propio Kulfas, que nombró a Guillermo Moretti y a Fisfe al anunciar su reapertura. Esta semana, justamente, terminamos de completar el su ciclo productivo. Iniciamos las gestiones, apenas decretada la primera cuarentena, explicando en el Comité de Crisis con la UIA y el gobierno nacional, que en los pueblos más chicos los trabajadores industriales van en bicicleta a la fábrica y por ende no hay aglomeraciones. Luego, se aprobaron protocolos sanitarios en la provincia y se volvió a fabricar y también se retomó la comercialización. Y lo último que hicimos, fue destrabar el funcionamiento de los registros, para lograr que se aprueben los créditos prendarios de operaciones que ya se habían hecho. En Las Rosas, Armstrong, Firmat o Las Parejas, esto es muy importante. Y vamos a profundizar el camino, para garantizar actividad donde no haya riesgo sanitario”.

Comentarios