Ciudad, Edición Impresa

De lo artesanal a la escala

Ésa es la meta que se impuso el área de Economía Solidaria de la Municipalidad para este 2011, tras el balance de lo actuado con los microemprendedores el año pasado. También se busca formalizar su trabajo.

Unos días antes de finalizar el año, la titular del área de Economía Solidaria municipal, Susana Bartolomé, ofreció ante la prensa un pormenorizado detalle de las actividades desarrolladas a lo largo de 2010 y adelantó los próximos ejes a desarrollar en el marco de los programas de promoción y asistencia a miles de microemprendedores que realizan su labor en los más variados oficios y rubros productivos.

En el transcurso del encuentro, Bartolomé abordó un detallado informe con lo realizado por las distintas áreas de la Secretaría a lo largo de 2010, como así también adelantó las líneas de trabajo para 2011. Los desafíos para este año que comienza comparten un mismo eje: pasar de lo artesanal a la producción en escala, de lo informal a lo formal. En primer lugar, se procurará intensificar esfuerzos para asegurar trabajo decente en la economía informal, ya que el 40 por ciento de la gente que trabaja en este rubro o no tiene boleta de salario, no está registrada, no tiene obra social ni seguridad previsional, o son cuentapropistas (gasistas, plomeros, carpinteros, pequeños emprendedores con muchas dificultades para dar un salto de calidad).

En este sentido, se buscará generar mecanismos de apoyo a la comercialización, que además de las instancias locales impliquen un acompañamiento decidido a entrar en cadenas de producción y a fortalecer el rol de las cadenas con las pymes; a generar mecanismos de apoyo sobre todo a las instancias de comercialización; y a que el Estado sea uno de los promotores fuertes, no sólo utilizando su poder de compra sino su capacidad para interactuar y abrir caminos para la comercialización. Otra de las metas será generar nuevos marcos normativos que visibilicen la actividad, que permitan la comercialización con el Estado en mayor amplitud, que brinden estado de legalidad transitorio a situaciones que tienen que ser transitorias.

Por último, otro de los objetivos será incluir a los jóvenes en la Economía Social, en especial a aquellos más vulnerables (los que no estudian ni trabajan); y también fortalecer el acceso a microcréditos, lo que exige una tarea de acompañamiento.

Balance 2010

Durante el encuentro, Bartolomé realizó también un análisis de lo trabajado a lo largo de 2010 en cada una de las áreas que de su subsecretaría se desprenden.

En primer lugar, se destacó que a lo largo del año pasado se crearon dos nuevos programas: el de Pesca Artesanal, orientado al acompañamiento y asesoramiento a los pescadores y a fortalecer la cadena de producción del pescado, y el de Servicios a la Construcción orientado a las cooperativas y a los cuentapropistas vinculados con el rubro. Luego, se hizo hincapié en los trabajos específicos realizados a lo largo del año.

En lo referente a cooperativas, concebidas desde Economía Solidaria como una herramienta fundamental para la recuperación de empresas y para la generación de empleo genuino, se informó que este año 70 cooperativas han recibido capacitaciones y se han constituido 25 nuevas. Algunas a destacar: la cooperativa de vendedores ambulantes, la de cuidacoches de Presidente Roca y el río, la primera de cartoneros, y dos estudiantiles. En el ámbito del municipio están trabajando 70 cooperativas que abarcan 800 asociados, y hay treinta más que trabajan en la construcción de viviendas en el Rosario Hábitat.

Por otro lado, fueron regularizados todos los planes sociales que realizaban su contraprestación en la Municipalidad; se implementaron capacitaciones en oficios a través de Presupuesto Participativo para 1.200 personas en diferentes rubros, y se profundizó la implementación de las distintas líneas de trabajo del Ministerio de Trabajo de la Nación. Se creó también el Área de comercialización, a raíz de un diagnóstico que indica que una de las mayores debilidades es, precisamente, la comercialización y la producción en escala. También se trabajó con el sector de los recuperadores urbanos, en el marco de los objetivos de Rosario+Limpia. A partir de incorporar tecnología se han logrado avances en sus ingresos e incrementar el material que la ciudad recupera de sus deshechos.

Paralelamente, se sumaron nuevos Parques Huerta, dando continuidad a una política que se inició en momentos muy difíciles para la ciudad y el país. De esta manera, los huerteros de la ciudad amplían sus actividades y se vinculan año tras año con quienes desarrollan la misma actividad en el resto del país. En tanto, los programas de Alimentos, Vestimenta y Calzado, Producciones Artesanales y Animales continúan consolidando emprendimientos.

Durante el encuentro con la prensa, Bartolomé agradeció a los comunicadores su aporte a la difusión de las actividades desarrolladas a lo largo del año. “El acompañamiento que hemos recibido es invalorable en la construcción de una economía social y solidaria que dé respuestas a aquellos que se encuentran excluidos del mercado laboral formal. La visualización en los distintos medios de los procesos productivos, las historias de vida de los emprendimientos, la difusión de las actividades como capacitaciones, ferias o presentaciones, facilitan el fortalecimiento de valores como el consumo responsable, el asociativismo y la centralidad del trabajo”, destacó la funcionaria.

La Subsecretaría de Economía Solidaria de la Municipalidad promueve desde hace ya casi una década el desarrollo de formas productivas y de comercialización para una mayor inclusión de todos los sectores. A través de la creación de redes sociales y la recuperación y apropiación de conocimientos y saberes, se involucran los programas de agricultura urbana, producción de alimentos, vestimenta y calzado, artesanías, reciclado de residuos, servicios a la construcción y producciones animales, a la par de instancias permanentes de asesoramiento, capacitación y promoción a microemprendedores y cooperativas.

Comentarios