Policiales

Desfile judicial

Daniela Ungaro, la organizadora

La ex del asesinado Luis Medina fue indagada por la Justicia federal como una de las cabezas de una banda comercializadora de drogas e integrada por miembros de su familia y el clan Funes. Brisa Amaral, imputada como partícipe.


Dos mujeres detenidas el jueves pasado junto con otras once personas en los 40 allanamientos que realizaron fuerzas nacionales y provinciales para desbaratar una asociación ilícita que cometía amenazas, abuso de armas y comercializaba estupefacientes fueron indagadas este miércoles por el juez federal Carlos Vera Barros. Daniela Ungaro, de 50 años, fue acusada como organizadora de una estructura criminal destinada a la venta de estupefacientes, mientras que a Brisa Amaral, de 18, le imputaron formar parte de esa organización. Ambas negaron los delitos que les achacaron y quedaron detenidas con prisión preventiva. Con ellas, ya son cinco las personas indagadas por la Justicia federal en el marco de una causa impulsada por el fiscal federal Claudio Kishimoto y la Procuraduría de Narcocriminalidad que investiga a los clanes Ungaro-Funes.

Con las imputaciones de este miércoles, se cierra un primer ciclo judicial donde los 13 detenidos el pasado 26 de abril más dos de sus presuntos líderes que impartían órdenes desde prisión, desfilaron por los tribunales provinciales y federales. En ambos fueros se investiga una banda dirigida por René “Brujo” Ungaro (hermano de Daniela, quien purga condena por el crimen del ex jefe de la barra rojinegra Roberto “Pimpi” Caminos): una asociación ilícita ante la Justicia provincial y una organización de narcomenudeo en la federal. Como uno de sus lugartenientes figura el yerno de Daniela, Carlos Jesús “Pelo Duro” Fernández, también investigado por homicidio. Estos dos se sumaron el domingo pasado a los imputados en el fuero provincial.

Este miércoles, el juez Vera Barros acusó a Daniela Ungaro como organizadora. La mujer detenida en su casa de la ciudad de Funes negó los hechos y se abstuvo de declarar. A su turno, Brisa Amaral fue acusada de formar parte de la organización. La joven de 18 años que hace tres meses presenció el asesinato a balazos de Jonatan Funes –emboscado en la intersección de las ruta 14 y la AO12 cuando salía de visitar a sus hermanos de la cárcel de Piñero– negó la acusación y habló. Lo primero que aclaró fue que el departamento del Fonavi de Lola Mora e Hipócrates donde la detuvieron el pasado jueves no era su domicilio ya que allí había llegado poco antes que la Policía a buscar un chaleco antibalas que le ofrecieron porque le habían sacado la custodia y temía por su vida; y que en la vivienda había varias personas.

Según su abogado Juan Pablo Audisio, Brisa declaró que hacía pocos días había regresado de Buenos Aires, donde estaba bajo un programa de protección al testigo, y vivía en Rosario con su mamá y sus dos hermanas menores. Su defensor, junto con Federico Laurito, agregó que se encuentra en trámite el pedido de excarcelación de la joven, quien a su entender no debería estar con prisión preventiva porque no tiene antecedentes penales, nunca en su vida pisó una comisaría y el delito que le achacan tiene un mínimo de tres años. Ante la Justicia provincial Brisa fue acusada como integrante de la asociación ilícita.

El viernes pasado ya habían declarado en la misma causa federal Solange C. (hija de Daniela Ungaro), Kevin O. y Néstor F. El abogado de esos acusados, Marcelo Piercecchi, tildó de “sorprendente la gravedad de la imputación por el hallazgo minúsculo de estupefacientes”.

En tanto, las acusaciones en el fuero provincial tuvieron lugar el domingo pasado en una maratónica audiencia en la que el juez Hernán Postma dictó prisión preventiva para ocho acusados. Al Brujo Ungaro se le achacó liderar la banda desde la cárcel, otros siete fueron acusados como integrantes de la asociación ilícita y un octavo por tenencia ilegal de armas.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios